Advertencia: Esta página es una traducción de esta página originalmente en inglés. Tenga en cuenta ya que las traducciones son generadas por máquinas, no que todos traducción será perfecto. Este sitio Web y sus páginas están destinadas a leerse en inglés. Cualquier traducción de este sitio Web y su páginas Web puede ser imprecisa e inexacta en su totalidad o en parte. Esta traducción se proporciona como una conveniencia.

El estudio podía ofrecer nuevas maneras de aumentar inmunoterapia del cáncer

Cuando un linfocito T inmune divide en dos células de hija, la actividad de una enzima llamó mTORC1, que controla la producción de la proteína, las hendiduras irregular entre la progenie, produciendo dos células con diversas propiedades. Tal “división asimétrica,” destapó por los investigadores del centro del cáncer de Johns Hopkins Kimmel que usaban las células laboratorio-crecidas y crió especialmente ratones, podría ofrecer nuevas maneras de aumentar inmunoterapia del cáncer y puede tener otras implicaciones para estudiar cómo las células madres distinguen.

Los resultados de su estudio, descritos en la aplicación de junio la inmunología de la naturaleza sugieren que la división irregular de mTORC1 reprograma las células de hija, de modo que una continúe convertirse en un linfocito T activo del asesino del sistema inmune, y la otra se convierte en un linfocito T de la memoria que persiste, ofreciendo una fuente constante de las células de T antígeno-específicas que pueden reconocer amenazas como infecciones y células cancerosas y reactivan la inmunorespuesta contra ellas.

Los experimentos de Powell y de sus colegas en ratones mostraron que cuando una célula del “molde-madre” de T que es naïve a las amenazas inmunes encuentra tal amenaza y divisorias, una de sus células de hija heredan lejos más actividad mTORC1 comparada con la otra célula de hija. La diferencia en niveles de actividad mTORC1 entre las dos células de hija varió -- algunas eran 2 a 3 veces tanto y unas 10 veces como mucho -- dependiendo de la población de células estudiadas.

Esta distribución ladeada, él dice, aparece para reprogramar el uso de la energía y de otras actividades metabólicas de cada célula de hija de modo que la hija de la alto-actividad continúe generar los asesinos activos del sistema inmune, llamadas las células de T del determinante, mientras que la hija de actividad baja genera las células de T de la memoria.

“Uno de los pasos críticos necesarios para perfeccionar inmunoterapia del cáncer en general está descubriendo maneras de hacer que las células de T antitumores persisten o colgar alrededor en la carrocería más larga,” dice Jonatán Powell, M.D., Ph.D., profesor de la oncología en la Facultad de Medicina de la Universidad John Hopkins y el director adjunto de su instituto de Bloomberg-Kimmel para la inmunoterapia del cáncer.

Para determinar la distribución irregular de mTORC1, los científicos activaron las células de T del ratón con un antígeno inmune-estimulante específico (un virus en este caso). Una vez que estuvieron activadas, las células de T divididas, y los científicos utilizaron los anticuerpos para descubrir actividad enzimática mTORC1 en cada uno de las células de hija. Entonces, Powell y sus personas clasificación las dos células de hija y examinaron su función inyectándolas en los ratones dados dos infecciones idénticas y rastrearon la actividad de las células. Las células con niveles de la actividad mTORC1 fueron encontradas potente para ser activadas, asesino/las células de T del determinante, mientras que las células con los niveles inferiores mTORC1 se comportaron como las células de T de la memoria, persistiendo por largos periodos del tiempo y activando rápidamente sobre la reinfección.

Uno de los aspectos más importantes del descubrimiento, los investigadores nota, es la perspectiva que la división asimétrica de mTORC1 pudo ser dispersa a través de las células en muchos sistemas biológicos. Powell dice que es posible que el mecanismo puede ayudar a explicar cómo las células madres se convierten en células especializadas en la médula, por ejemplo, o cómo las células distinguen a partir de la otra para sentir bien a pelo, a piel, a hígado o a neuronas en un embrión creciente. “Pensamos que habrá implicaciones para la biología bastante más allá del sistema inmune,” dice a Powell.

Source:

Johns Hopkins Medicine