Advertencia: Esta página es una traducción de esta página originalmente en inglés. Tenga en cuenta ya que las traducciones son generadas por máquinas, no que todos traducción será perfecto. Este sitio Web y sus páginas están destinadas a leerse en inglés. Cualquier traducción de este sitio Web y su páginas Web puede ser imprecisa e inexacta en su totalidad o en parte. Esta traducción se proporciona como una conveniencia.

Las diferencias claves en inmunorespuesta pueden explicar la propensión de los niños jovenes al infecion

Las escuelas se conocen común como caldos de cultivo para los virus y las bacterias, pero esto no se puede conectar necesariamente a la higiene. La nueva investigación en ratones muestra que porque sus sistemas inmunes no operan en la misma eficiencia que adultos, los niños pueden no sólo ser más probables contratar una infección viral, pero también lo llevan un sin obstrucción más largo. Específicamente, el estudio examinado cómo las T-células CD4 (células inmunes que desempeñan un papel dominante en luchar infecciones virales) responden a la gripe, y encontró que los sistemas inmunes de los niños pueden todavía no poder hacer suficiente moléculas del anticuerpo para librar sus pulmones del virus de gripe tan rápidamente como adultos. Estas conclusión fueron denunciadas en la aplicación de julio de 2016 el gorrón de la biología del leucocito.

“Nuestra esperanza es ésa entendiendo las diferencias claves en las inmunorespuestas de niños jovenes, nosotros puede poder desarrollar mejores maneras de alentar su inmunidad hacia los patógeno comunes que afectan a su población,” dijo a David E. Verhoeven, Ph.D., investigador implicado en el trabajo de la universidad de la veterinaría en la universidad de estado de Iowa en Ames, Iowa. “Más importantemente, este conocimiento puede tenernos considerar nuevos diseños de vacunas actuales, puesto que los sistemas inmunes del adulto y de los niños pueden responder a ellas en maneras diferentes.”

Para hacer este descubrimiento, los científicos utilizaron dos grupos de ratones para modelar los efectos de la infección de la gripe en niños jovenes y adultos. El primer grupo era 21 días de viejo, y el otro grupo era 8-10 semanas de viejo. Infectaron a ambos grupos con el virus de gripe, deformación H1N1. Los investigadores entonces compararon sus inmunorespuestas a la infección. Encontraron que las T-células CD4 en ratones jovenes secretaron un cytokine antivirus dominante, gamma del interferón, en importante los niveles inferiores que las T-células adultas CD4. Estos niveles inferiores de la gamma del interferón llevaron a índices más altos de muerte del linfocito T CD4 durante una infección. Porque las T-células CD4 están implicadas en la producción del anticuerpo, los ratones jovenes no podían montar bastante fuerte una inmunorespuesta para autorizar el virus de sus pulmones hasta muy tarde.

“Cualquier persona con los niños jovenes sabe que traen a casa toda clase de gérmenes y de infecciones, y de hecho, los niños pueden ser una fuente importante de la extensión epidemiológica de algunas infecciones,” dijo el esquife de Juan, Ph.D., diputado Editor del gorrón de la biología del leucocito. “Estos nuevos datos son importantes porque comienzan a apuntar en los mecanismos inmunes dominantes que operan diferentemente en las edades jovenes que pudieron permitir retrasos en la tolerancia viral que podría traducir a una capacidad más larga de transmitir tales infecciones a los nuevos ordenadores principal.”

Source:

Federation of American Societies for Experimental Biology