El Nuevo estudio revela la significación de períodos críticos en la temprano-vida que aprende en el revelado del cerebro

Un nuevo estudio en la formación infantil de la memoria en las ratas apunta a la importancia de períodos críticos en temprano-vida que aprenden en el revelado funcional del cerebro. La investigación, conducto por los científicos en el Centro de la Universidad de Nueva York para la Ciencia De Los Nervios, revela la significación de las experiencias de aprendizaje durante los primeros dos a cuatro años de vida humana; éste es cuando las memorias se creen para ser fenómeno rápidamente olvidado-uno conocido como amnesia infantil.

“Qué nuestras conclusión nos informan es que los cerebros de los niños necesitan conseguir suficientes y la activación sana incluso antes de que inscriben el preescolar,” explican a Cristina Alberini, profesor en el Centro de NYU para la Ciencia De Los Nervios, que llevó el estudio. “Sin esto, el sistema neurológico corre el riesgo no correctamente de desarrollar funciones del aprendizaje y de memoria.”

Los otros autores del estudio, conducto en colaboración con la Facultad de Medicina de Icahn en el Monte Sinaí, incluido: Alessio Travaglia, investigador postdoctoral en NYU; Reto Bisaz, científico de la investigación de NYU a la hora del estudio; Dulce de Eric, persona postdoctoral en la Facultad de Medicina de Icahn en el Monte Sinaí; y Roberto Blitzer, profesor en la Facultad de Medicina de Icahn en el Monte Sinaí.

En su estudio, que aparece en la Neurología de la Naturaleza del gorrón, los investigadores examinaron los mecanismos de la memoria infantil en rats-i.e., las memorias crearon 17 días después del nacimiento. Éste es el equivalente de seres humanos bajo edad de tres y cuando las memorias de quién, de lo que, cuando, y donde--conocido como memorias episódicas--se olvidan rápidamente. El fenómeno, remitido en cuanto a “amnesia infantil o de la niñez,” es de hecho la incapacidad de adultos para extraer las memorias episódicas que ocurrieron durante los primeros dos a cuatro años de vida.

En abordar esta materia, Alberini y sus colegas compararon la memoria infantil de las ratas con ésa cuando alcanzaron 24 días viejo-que es, cuando son capaces de formar y de conservar memorias a largo plazo y en una edad que corresponda áspero a los seres humanos en seis a nueve años.

La memoria episódica probada en los roedores era la memoria de una experiencia aversiva: una descarga eléctrica suave del pie recibida sobre entrar en un nuevo lugar. Las ratas Adultas, como seres humanos, recuerdan las experiencias desagradables o dolorosas que tenían en lugares específicos, y después las evitan volverles.

Para hacer Así pues, los roedores fueron colocados en un rectángulo dividido en dos compartimientos: compartimiento “seguro” y un compartimiento de la “descarga eléctrica”. Durante el experimento, cada rata fue colocada en el compartimiento seguro con su cara principal lejos de la puerta. Después de 10 segundos, la puerta que separaba los compartimientos fue abierta automáticamente, permitiendo el acceso de la rata al compartimiento de la descarga eléctrica. Si la rata entró en el compartimiento de la descarga eléctrica, recibió una descarga eléctrica suave del pie.

El primer conjunto de resultados no era asombrosamente. Los autores encontraron la amnesia infantil para las 17 ratas de un día, que mostraron la evitación del compartimiento de la “descarga eléctrica” justo después de la experiencia, pero perdieron esta memoria muy rápidamente: estas ratas volvieron un día más adelante rápidamente a este compartimiento. En cambio, las ratas expuestas al compartimiento de la descarga eléctrica en 24 días de vida aprendieron y conservaron la memoria durante mucho tiempo y evitaron esto lugar-que revelaba una memoria similar a la de ratas adultas.

Sin Embargo, notable, las ratas más jovenes, que habían olvidado al parecer la experiencia inicial, mostraron posteriormente que habían guardado real un trazo de la memoria. Cuando, más adelante en vida, estas ratas fueron incitadas con reminders-i.e., fueron presentadas con los recuerdos del contexto y del pie que descarga-indicaron tener una memoria específica, que fue revelada por su evitación del contexto específico en el cual ella recibió una descarga eléctrica en el día 17 de vida. Estas conclusión muestran cómo la experiencia temprana de la vida, aunque no esté expresada o recuerda, puede influenciar comportamiento adulto de la vida.

Las conclusión plantearon la pregunta siguiente: ¿cuál es ocurrir-neurológico-que explica porqué las memorias son conservadas por las ratas más jovenes solamente en un formulario latente pero son salvados y largo plazo expresado por los más viejos? ¿O, más concretamente, qué ocurre durante el revelado que aumenta la capacidad de formar memorias duraderas?

Para dirigir esto, los científicos centrados en el hipocampo del cerebro, que la beca anterior ha mostrado son necesarios para codificar nuevas memorias episódicas. Aquí, en una serie de los experimentos similares al rectángulo prueba, encontraron que si el hipocampo estaba inactivo, la capacidad de ratas más jovenes de formar memorias latentes y revocarlas por recordatorios como consiguieron más viejas fueron disminuidas más adelante. Entonces encontraron que los mecanismos de “períodos críticos” son fundamentales para establecer estas memorias infantiles.

Un período crítico es un escenario de desarrollo durante el cual el sistema nervioso es especialmente sensible a los estímulos ambientales. Si, durante este período, el organismo no recibe los estímulos apropiados requeridos para desarrollar una función dada, puede ser difícil o aún imposible desarrollar esa función más adelante en vida. Los ejemplos Bien conocidos de funciones período-basadas críticas son funciones sensoriales, como la visión, y adquisición de lenguaje.

El estudio muestra que hay un período crítico para el aprendizaje episódico y que durante este período el hipocampo aprende llegar a ser capaz de tramitar y de salvar eficientemente las memorias a largo plazo.

“Temprano en vida, mientras que el cerebro no puede formar eficientemente memorias a largo plazo, “está aprendiendo” cómo hacer Así pues, permitiendo establecer las capacidades de memorizar largo plazo,” explica Alberini. “Sin Embargo, el cerebro necesita el estímulo con el aprendizaje de modo que pueda conseguir en la práctica de la memoria formación-sin estas experiencias, la capacidad del sistema neurológico de aprender será empeorado.”

Estos estudios, los investigadores observan, sugieren que ése usando el aprendizaje e intervenciones ambientales durante un período crítico puede ayudar importante a dirigir discapacidades de aprendizaje.

Fuente: Universidad de Nueva York