Advertencia: Esta página es una traducción de esta página originalmente en inglés. Tenga en cuenta ya que las traducciones son generadas por máquinas, no que todos traducción será perfecto. Este sitio Web y sus páginas están destinadas a leerse en inglés. Cualquier traducción de este sitio Web y su páginas Web puede ser imprecisa e inexacta en su totalidad o en parte. Esta traducción se proporciona como una conveniencia.

Niños con alergia alimentaria existente en el riesgo creciente de desarrollar asma y rinitis

Los niños con una historia de la alergia alimentaria tienen un de alto riesgo del asma que se convierte y de la rinitis alérgica durante niñez también. El riesgo aumenta con el número de alergias alimentarias que un niño pudo tener, dice a investigadores del hospital de niños de Philadelphia (CHOP) en un nuevo estudio publicado recientemente en pediatría de BMC.

“Eczema, el asma y la rinitis alérgica están entre las dolencias mas comunes de la niñez de los E.E.U.U.,” dijo al investigador David A. Hill, Doctor en Medicina, doctorado, una alergia y persona del guía de la inmunología con un interés en la alergia alimentaria. Los “regímenes de la enfermedad para estas condiciones parecen ser cambio, incitando una necesidad de más información y vigilancia.” Comparado con partes anteriores, este estudio encontró índices más altos de asma y índices más inferiores de eczema, una inflamación de la piel.

En Philadelphia, los regímenes del asma están entre el más alto de la nación, afectando a uno en cinco niños. En este estudio, los investigadores encontraron un índice de la incidencia del asma del 21,8 por ciento.

El estudio es un análisis retrospectivo de los historiales médicos electrónicos de más los de un millón niños urbanos y suburbanos en la red del cuidado de la TAJADA a partir de 2001 a 2015. Los investigadores dividieron los archivos en dos cohortes: una cohorte del cerrado-nacimiento de 29.662 niños, seguida contínuo por sus primeros cinco años de vida, y una cohorte seccionada transversalmente de 333.200 niños y adolescentes, seguida por lo menos 12 meses. Los pacientes eran el 48 por ciento blanco y 40 del por ciento del negro.

Mientras que los estudios anteriores han sugerido que los pacientes con las alergias alimentarias están en el riesgo creciente de desarrollar asma, esos análisis eran pequeños y limitados. Este estudio es el más grande hasta la fecha para examinar las características del eczema proveedor-diagnosticado atención sanitaria, del asma, de la rinitis alérgica y de la alergia alimentaria en una población pediátrica de la atención primaria.

En la cohorte del cerrado-nacimiento, la incidencia por lo menos de una alergia alimentaria entre el nacimiento y la edad cinco eran el 8 por ciento, con la edad máxima de la diagnosis entre 12 y 17 meses de la edad. La incidencia total por lo menos de una alergia alimentaria para la cohorte seccionada transversalmente grande coincidía el 6,7 por ciento, con regímenes previamente publicados. Sin embargo, las alergias a las comidas específicas divergieron de configuraciones anteriores. Las alergias al cacahuete, a la leche, a los crustáceos y a la soja eran proporcionalmente más altas en la población del estudio, mientras que la alergia del trigo era proporcionalmente más rara, y alergia del sésamo era más alto que apreciado previamente.

Los investigadores dijeron que otros estudios deben examinar si la alergia alimentaria los modela encontró es comparable a ésas encontradas en otras áreas geográficas.

Totales, los niños con alergia alimentaria existente estaban en el riesgo creciente de desarrollar asma y rinitis alérgica. “Para los pacientes con una diagnosis establecida de la alergia alimentaria, el 35 por ciento continuó desarrollar asma; y los pacientes con alergias alimentarias múltiples estaban en el riesgo creciente de desarrollar asma con respecto a ésos con una única alergia alimentaria,” dijo Jonatán mayor Spergel autor, Doctor en Medicina, doctorado, jefe de la división de alergia y de inmunología y el casquillo de la silla de Estuardo Starr de la pediatría en la TAJADA. “Semejantemente, el 35 por ciento de pacientes con la alergia alimentaria continuó desarrollar rinitis alérgica.” Este los regímenes del asma y de la rinitis alérgica en niños con la alergia alimentaria eran los regímenes áspero dobles encontrados en la población en general.

“De los alergénicos mayores de la comida, de la alergia al cacahuete, de la leche y del huevo predispuso importante a niños al asma y rinitis alérgica,” agregó la colina.

“Usando datos proveedor-basados de la diagnosis ofreció la información importante que faltaba a menudo en estudios existentes,” Spergel adicional. “Encontramos diversos regímenes de la enfermedad que denunciados previamente, y nuestra investigación ofrece los datos dominantes a la prevención, a la diagnosis y a la administración dirigidas los esfuerzos futuros de la forma de estas condiciones pediátricas comunes.”

Source:

Children's Hospital of Philadelphia