Advertencia: Esta página es una traducción de esta página originalmente en inglés. Tenga en cuenta ya que las traducciones son generadas por máquinas, no que todos traducción será perfecto. Este sitio Web y sus páginas están destinadas a leerse en inglés. Cualquier traducción de este sitio Web y su páginas Web puede ser imprecisa e inexacta en su totalidad o en parte. Esta traducción se proporciona como una conveniencia.

Los investigadores de UNAM desarrollan la capa comestible para ampliar la vida de frutas y verduras

Para ampliar la vida de frutas y verduras y preservarlas para una refrigeración más larga, los investigadores de UNAM desarrollaron una capa comestible con los ingredientes funcionales adicionales aplicados a las comidas recientemente cortadas.

El Dr. Maria de la Luz Zambrano Zaragoza, investigador en la facultad de un Cuautitlán más alto (FES) Cuautitlán, explicó que las ventajas colocan de tener un producto del corte atractivo, “por la oxidación, muchas frutas consumidas no más con esta tecnología, las bajas de la cosecha disminuirán también conservan los alimentos de las frutas o de las verduras”.

Con tecnología de la universidad ha sido la manzana preservada cortada hasta 25 días y un kiwi por dos semanas. Además, su producción es costosa porque cuesta 70 Pesos que un litro de dispersión puede ser 20 kilogramos revestidos de fruta cortada lista para ser colocado en colmados y para ser consumido más adelante.

Después de nueve años de investigación, los científicos de la universidad encontraron que si los nanocapsules cargados con el tocoferol y el betacaroteno alfa en frutas y verduras del fresco-corte se dispersan, la película homogénea forma un flexible, inhiben el bronceado enzimático y prolongan la vida de éstos.

“El microcapsulado diseñamos somos aditivos alimenticios con un similar al de una bola de la talla nanometric que coloca entre cientos a 500 nanómetros que la estructura internamente puede colocarle substancia activa tal como aceite o romero de limón, o tocoferol o betacaroteno alfa antioxidante; caídas fuera de esta área de la substancia activa a través de la pared que emigran a la fruta que logra su protección”, explicada el academic responsable de la investigación.

Físicamente, la capa no es evidente al aro, no es una película debido a la inmersión aplicada a las substancias tensoactivas de la fruta absorbentes, obteniendo un producto preparado.

Además, las capas con diversos sabores se pueden desarrollar para hacer el producto atractivo.

El revelado científico patentó y ganó ya las primeras recompensas del lugar en “patentar y la innovación del programa de revelado” (PROFOPI 2015-2016), cuyo propósito está ascendiendo una cultura de la propiedad industrial en UNAM. Después de esto, los investigadores apuntan traer a una instalación piloto para la producción industrial.

“Uno de los intereses del UNAM es contribuir a la sociedad con las tecnologías útiles que se pueden comercializar bien y exportación,” el Dr. concluido Zambrano Zaragoza.

Source:

Investigación y Desarrollo