Los Científicos resuelven la estructura de la toxina de BinAB que mata a larvas de cierto tipo de mosquitos

¿Podríamos librarnos de mosquitos sin la contaminación del ambiente? ¡Sí, podemos! La toxina de BinAB, producida en el formulario cristalino por una bacteria, mata específicamente a las larvas de los mosquitos del Mosquito y de los Anófeles, pero está inactiva en mosquitos del tigre (o Aedes), los vectores para la fiebre de dengue y chikungunya. El Conocimiento de la estructura molecular de BinAB es necesario si debemos ensanchar su espectro de la acción. De largo siendo inaccesible, esta estructura ahora está siendo publicada el 28 de septiembre de 2016 en Naturaleza por un consorcio internacional que implica a científicos del Institut de Biologie Structurale (CNRS/CEA/Université Grenoble Alpes) en Francia, y UCLA, UCR y SLAC en los E.E.U.U.

Los Mosquitos son vectores para las enfermedades devastadoras numerosas, incluyendo la malaria que es extendida por los mosquitos de los Anófeles, y la filariasis transmitida por los mosquitos del Mosquito. La toxina de BinAB, producida bajo la forma de nanocrystals por el Bacilo sphaericus de la bacteria, apunta específicamente las larvas de estos dos grupos de mosquitos. Un complejo, proceso de la intoxicación del cinco-paso de progresión explica el seguro ambiental de BinAB, que es inofensivo a otros insectos, crustáceos y seres humanos. BinAB por lo tanto se utiliza en muchos países para regular las poblaciones del mosquito.

Lamentablemente, la fuerza de BinAB es también su debilidad: la toxina es ineficaz en las larvas de los mosquitos del Aedes, que extienden los virus para la Dengue, Zika y el chikungunya. Un remodelado de BinAB pudo permitir un ensanchamiento de su espectro, pero lograr esto es necesario entender su estructura. La cristalografía de la Radiografía es un método excelente para revelar la estructura de una proteína, pero es generalmente solamente aplicable a los cristales grandes que miden alrededor de un décimos de un milímetro. Con Todo, los nanocrystals de BinAB que desarrollan in vivo solamente ten-thousandths de la dimensión de un milímetro, y disuelto una vez, la toxina no recristaliza.

Un consorcio internacional de científicos llevados por Jacques-Felipe Colletier, el científico de CS$CNRS en el Institut de Biologie Structurale (CNRS/CEA/Université Grenoble Alpes), Brian Federici, Profesor en la Universidad de California, la Orilla (UCR) y el David Eisenberg, Profesor en la Universidad de California, Los Ángeles (UCLA), acaba de publicar esta estructura, resuelta trabajando en nanocrystals naturales.

Hecho Frente con el obstáculo del tamaño pequeño de estos cristales, emplearon un nuevo tipo de fuente de la Radiografía, un laser de electrón libre, pulsos ultracortos pero altamente intensos de la entrega de la Radiografía. Porque no se sabía nada de la estructura de BinAB, una aproximación puramente experimental para la determinación de la estructura (de novo que organiza) fue requerida, que había sido aplicada previamente solamente a las muestras de estructuras sabidas para demostrar su viabilidad.

Así la estructura de BinAB es no sólo la primera haber sido resuelto de tales pequeños cristales (~ 300 nanómetro) pero también la primera estructura desconocida para haber sido sido de revelador novo usando un laser de electrón libre. Esto aumenta esperanzas de resolver las estructuras de reuniones naturales más pequeñas y más complejas, tales como organelos, los componentes de células.

Más inmediatamente, la comprensión de la estructura de BinAB abre la manera hacia el ensanchamiento de su espectro de la acción, con el objetivo para desarrollar “tres-en-uno” la toxina que puede apuntar las larvas de tres tipos de mosquito: Aedes (en la orden notablemente para controlar la extensión del virus de Zika), Mosquito (el vector para la filariasis) y Anófeles (el vector para la malaria).

Fuente: CS$CNRS (Délégation París Miguel-Ange)