Las neuronas adultas pueden ser vulnerables a la infección de Zika, el nuevo estudio sugiere

Las preocupaciones por el virus de Zika se han centrado en las mujeres embarazadas debido a la pruebas crecientes que causa anormalidades del cerebro en fetos que se convierten. Sin embargo, la nueva investigación en ratones de científicos en la universidad de Rockefeller y del instituto de La Jolla para la alergia y la inmunología sugiere que ciertas neuronas adultas puedan ser vulnerables a la infección también. Entre éstos son las poblaciones de células que sirvan reemplazar las neuronas perdidas o dañadas en edad adulta, y son también probablemente críticas al aprendizaje y a la memoria.

“Éste es el primer estudio que observa el efecto de la infección de Zika sobre el cerebro adulto,” dice José Gleeson, el profesor del adjunto en Rockefeller y al jefe del laboratorio del investigador pediátrico de la enfermedad y del Howard Hughes Medical Institute de cerebro. “Basó en nuestras conclusión, consiguiendo infectadas con Zika pues un adulto puede no ser tan inofensivo como la gente piensa.”

Aunque más investigación sea necesaria determinar si este daño tiene implicaciones biológicas a largo plazo o el potencial de afectar a comportamiento, las conclusión sugieren la posibilidad que el virus de Zika, que ha llegado a ser disperso en central y Suramérica durante los últimos ocho meses, pueda ser más dañino que creído previamente.

“Zika puede entrar en sin obstrucción el cerebro de adultos y puede dar rienda suelta a estrago,” dice Sujan Shresta, profesor en el instituto de La Jolla de la alergia y de la inmunología. “Solamente es un complejo que enfermedad-es catastrófico para el revelado temprano del cerebro, con todo la mayoría de los adultos que se infectan con Zika muestra raramente síntomas perceptibles. Su efecto sobre el cerebro adulto puede ser más sutil, y ahora conocemos qué buscar.”

Progenitores neuronales
Temprano en la gestación, antes de que nuestros cerebros se hayan convertido en un órgano complejo con zonas especializadas, se comprenden totalmente de las células de los nervios del progenitor. Con la capacidad para llenar las neuronas del cerebro en su curso de la vida, éstas son las células madres del cerebro.
En individuos sanos, las células de los nervios del progenitor se convierten en eventual neuronas completo formadas, y se piensa que en algún momento a lo largo de esta progresión llegan a ser resistentes a Zika, explicando porqué los adultos aparecen menos susceptibles a la enfermedad.

Pero las pruebas actuales sugieren que Zika apunte las células de los nervios del progenitor, llevando a la baja de estas células y al volumen reducido del cerebro. Esto refleja de cerca qué se ve en la microcefalia, una condición de desarrollo conectada a la infección de Zika en fetos que se convierten que da lugar a una culata de cilindro pequeño-que-normal y a una amplia variedad de incapacidades de desarrollo.

El cerebro maduro conserva los lugares de estas células de los nervios del progenitor que aparezcan ser afectadas especialmente por Zika. Éstos lugar-en ratones existen sobre todo en dos regiones, la zona subventricular del forebrain anterior y la zona subgranular del hipocampo-son vitales para aprender y la memoria.

Gleeson y sus colegas sospecharon que si Zika puede infectar las células de los nervios fetales del progenitor, no sería lejos un alargamiento para que también puedan infectar estas células en adultos. En un modelo del ratón dirigido por Shresta y sus personas para imitar la infección de Zika en seres humanos, biomarkers fluorescentes iluminados para revelar que las células de los nervios adultas del progenitor se podrían secuestrar de hecho por el virus.

“Nuestros resultados son bastante dramáticos - en las partes del cerebro que se encendió hacia arriba, era como un árbol de navidad,” dice Gleeson. “Estaba muy sin obstrucción que el virus no afectaba al cerebro entero uniformemente, como gente está viendo en el feto. En el adulto, es solamente estas dos poblaciones que son muy específicas a las células madres que son afectadas por el virus. Estas células son especiales, y de alguna manera muy susceptibles a la infección.”

Más allá de la infección fetal del cerebro
Los investigadores encontraron que la infección correlacionó con pruebas de la muerte celular y redujeron la generación de nuevas neuronas en estas regiones. La integración de nuevas neuronas en los circuitos del aprendizaje y de memoria es crucial para el neuroplasticity, que permite que el cerebro cambie en un cierto plazo. Los déficits en este proceso se asocian a la disminución cognoscitiva y a condiciones neuropathological, tales como depresión y enfermedad de Alzheimer.

Gleeson y los colegas reconocen que los seres humanos sanos pueden poder montar una inmunorespuesta efectiva y evitar que el virus ataque. Sin embargo, sugieren que algunas personas, tales como esos sistemas inmunes debilitados, puedan ser vulnerables al virus sean una manera que todavía no se ha reconocido.

“En casos más sutiles, el virus podría afectar teóricamente memoria a largo plazo o el riesgo de depresión,” dice Gleeson, “solamente las herramientas no exista para probar los efectos a largo plazo de Zika sobre poblaciones adultas de la célula madre.”

Además de microcefalia, Zika se ha conectado al síndrome de Guillain-Barré, una condición rara en la cual el sistema inmune ataca partes del sistema nervioso, llevando a la debilidad muscular o aún a la parálisis. “La conexión ha sido dura de trazar puesto que Guillain-Barré se convierte generalmente después de que la infección haya autorizado,” dice Shresta. “Proponemos que la infección de las células de los nervios adultas del progenitor podría ser el mecanismo detrás de esto.”

Todavía hay muchas preguntas por contestar, incluyendo exactamente cómo las conclusión traducibles en este modelo del ratón están a los seres humanos. Las conclusión de Gleeson particularmente plantean preguntas por ejemplo: ¿El daño infligido en las células del progenitor por el virus tiene consecuencias biológicas de duración, y puede esto a su vez afectar al aprendizaje y a la memoria? ¿O, estas células tienen la capacidad a recuperarse? No obstante, estas conclusión mencionan la posibilidad que Zika no es simple una infección transitoria en seres humanos adultos, y que la exposición en el cerebro adulto podría tener efectos a largo plazo.

“El virus parece viajar muy una broca como la gente se mueve en todo el mundo,” dice Gleeson. “Dado este estudio, pienso que la empresa de la salud pública debe considerar vigilar para las infecciones en todos los grupos, no apenas mujeres embarazadas de Zika.”

Source:

The Rockefeller University