Naptime podía tener efecto beneficioso sobre el aprendizaje de idiomas en niños de la preescolar-edad

La investigación ha mostrado que las siestas desempeñan un papel importante en el mantenimiento del nuevo aprendizaje en niños. Un nuevo estudio de la Universidad de Arizona sugiere que el naptime podría tener un efecto similar sobre el aprendizaje de idiomas en niños de la preescolar-edad.

Los investigadores estudiaron verbo que aprendían en 3 años y encontraron que los que tomaron una siesta después de aprender nuevos verbos tenían una mejor comprensión de las palabras cuando estaban probada 24 horas más adelante.

Las conclusión, que serán publicadas en el desarrollo infantil del gorrón, sugieren que los padres puedan querer considerar mantener los naptimes regulares para los preescolares, que están en una edad en la cual las siestas tengan una tendencia de disminuir, dijeron el autor y a la alumna Michelle Sandoval del estudio del guía del UA, que conducto la investigación como estudiante doctoral en el departamento del UA de la psicología.

Sandoval y sus colegas probaron 39 que desarrollaban típicamente 3 años, divididos en dos grupos: nappers habituales (ésos que toman una siesta cuatro o más días a la semana) y nappers no-habituales (los que toman una siesta tres o menos días por semana). Dentro de cada grupo, destinaron los niños aleatoriamente a cualquiera una condición medio dormida, en la cual tomarían una siesta por lo menos 30 minutos después de aprender un nuevo verbo, o una condición de la vela, en la cual no tomarían una siesta después de aprender.

Los experimentadores enseñaron los niños a dos verbos construidos -- “blicking” y “rooping” -- y mostrado les un vídeo en el cual dos diversos actores realizaron acciones separadas de la entero-carrocería para corresponder con cada verbo.

Veinticuatro horas más adelante, mostraron los vídeos de dos nuevos actores que realizaban las mismas acciones que aprendieron el día anterior y fueron pedidos los niños apuntar en qué persona “blicking” y cuál “rooping.”

Niños que habían tomado una siesta en más o menos de una hora de aprender los verbos se realizaron mejor que los que tirante por lo menos cinco horas despiertas después de aprender, sin importar si eran nappers habituales.

Utilizaron a diversos actores en el entrenamiento y los vídeos de la prueba para permitir que los investigadores midan como de bien los niños “generalizaron” los nuevos verbos, significado podían reconocerlos incluso cuando fueron realizados en un diverso contexto por diversa gente.

“Estamos interesados en la generalización porque ése es el objetivo para el aprendizaje de la palabra. Usted tiene que poder generalizar palabras para poder utilizarlas productivo en lenguaje,” Sandoval dijo. “Sin importar el comportamiento medio dormido típico, niños que estaban en la condición del sueño -- quién fueron pedidas tomar una siesta después de aprender -- eran los que generalizaron, y los que tirante despiertos no podían generalizar 24 horas más adelante.”

Los investigadores eligieron estudiar verbo que aprendían puesto que los verbos son típicamente más difíciles de aprender que los sustantivos simples que son a menudo las primeras palabras de los niños, tales como “mamá,” “papá” y “perrito.”

Los “verbos son interesantes porque sabemos que son muy desafiadores para que los niños aprendan y conservar en un cierto plazo,” Sandoval dijo. Los “objetos individuales tienen límites sin obstrucción, y los niños aprenden sobre ésos muy temprano en el revelado -- antes de que peguen su primer cumpleaños, saben mucho sobre objetos. Los verbos no están según lo empaquetado cuidadosamente. Además de una acción físicamente perceptible, un verbo contiene la información sobre el número de gente implicada y puede contener la información sobre cuando ocurrió la acción.”

Los preescolares necesitan 10 horas de sueño

Los investigadores estaban interesados en efectos napping sobre preescolares particularmente porque ésa tiende a ser una edad en que los niños comienzan a tomar una siesta menos. Mientras que un niño entre el nacimiento y 6 meses puede tomar hasta seis siestas al día, muchos niños están hacia abajo a una siesta o a ningunas siestas un día al lado de preescolar.

Los investigadores piensan que la ventaja de aprendizaje de tomar una siesta podría venir de qué se conoce como sueño de la lento-onda.

“Hay muchas pruebas que diversas fases del sueño contribuyen a la consolidación de la memoria, y una de las fases realmente importantes es el sueño de la lento-onda, que es una de las formas más profundas del sueño,” dijo al co-autor Rebecca Gómez, profesor adjunto del estudio del UA de psicología, de ciencia cognitiva, y de segunda adquisición de lenguaje y de enseñanza.

“Cuál es realmente importante sobre esta fase es que esencialmente qué el cerebro está haciendo está jugando de nuevo memorias durante sueño, tan esos ritmos del cerebro que ocurran durante sueño de la lento-onda y otras fases del sueño no-REM están reactivando real esas configuraciones -- esas memorias -- y jugándolas de nuevo y fortaleciéndolas,” dijo a Gómez, que también sirve como investigador principal del laboratorio de la cognición del niño del UA.

Mientras que aparece que el tomar una siesta podría continuar para beneficiar a 3 años que aprendían, los padres no deben preocuparse necesariamente si no pueden conseguir a su preescolar tomar una siesta durante el día, puesto que hay mucha variabilidad en los comportamientos del sueño de los niños en esa edad, Gómez dijeron.

La cosa más importante es cantidad total de sueño. los niños de la Preescolar-edad deben conseguir 10 a 12 horas de sueño en un período de 24 horas, si sea toda en la noche o una combinación del sueño y de tomar una siesta de la noche, Gómez dijeron.

“Sabemos que cuando los niños no consiguen suficiente sueño puede tener consecuencias a largo plazo,” incluyendo déficits en pruebas cognoscitivas, Gómez dijo.

Tan para los niños que no consiguen suficiente sueño en la noche, crear oportunidades de tomar una siesta podría ser beneficioso.

“Es importante crear las oportunidades para que los niños tomen una siesta -- para tener un rato regular en su horario que podrían hacer eso,” Gómez dijo.