Advertencia: Esta página es una traducción de esta página originalmente en inglés. Tenga en cuenta ya que las traducciones son generadas por máquinas, no que todos traducción será perfecto. Este sitio Web y sus páginas están destinadas a leerse en inglés. Cualquier traducción de este sitio Web y su páginas Web puede ser imprecisa e inexacta en su totalidad o en parte. Esta traducción se proporciona como una conveniencia.

Investigación: Los niños de América muy probablemente a vivir en pobreza

Fuera de todos los grupos de la misma edad, los niños son todavía más probable de vivir en pobreza, según la nueva investigación del Centro Nacional para los Niños en la Pobreza (NCCP) en la Escuela del Cartero de la Universidad de Columbia de la Salud Pública. Usando los últimos datos disponibles de la Encuesta Sobre Americana la Comunidad, los investigadores de NCCP encontraron que en 2015, mientras que el 30 por ciento de adultos tiene sueldos bajos, el más de 40 por ciento de todos los niños vive en familias de bajos ingresos -- incluyendo 5,2 millones de bebés y niños pequeños bajo 3. A Pesar De avances importantes en ingresos domésticos y reducciones en el índice de pobreza total estos últimos años, el 43 por ciento (30,6 millones) de los niños de América está viviendo en las familias descubierto capaces de permitir sus necesidades más básicas, según Hechos Básicos sobre Niños De bajos ingresos, la serie anual del centro de perfiles en pobreza del niño en América.

“Mientras Que la ayuda alimentaria, el seguro médico público, y otros programas han tenido ciertamente un efecto de la atenuación sobre la pobreza para muchas familias, el hecho sigue siendo ése en los Estados Unidos que los niños jovenes tienen cerca del que está en la ocasión dos de la vida a punto de pobreza,” dijo a Renée Wilson-Simmons, DrPH, director de NCCP. “Pero el ser un niño en una familia de bajos ingresos o pobre no suceso por casualidad, y ningunos si nuestra aproximación a aliviar pobreza del niño. Las próximas semanas, los centenares de nuevos arranques de cinta tomarán el timón en las dependencias responsables de aplicar los planes de acción que tocan las vidas de niños pobres y afectan a sus probabilidades del éxito en vida. Es imprescindible que hacen tan con una comprensión real de millones de las desventajas de superficie de los Americanos de edades muy jovenes y qué crecer a pobres parece en América.”

Accesible en línea en http://www.nccp.org/publications/fact_sheets.html, los Hechos Básicos Sobre las hojas de datos De bajos ingresos de los Niños ilustran la severidad de la inestabilidad económica hecha frente por los niños de bajos ingresos y pobres en los Estados Unidos. NCCP define un hogar pobre como uno donde están las rentas debajo del umbral federal de la pobreza (es decir, $24.036 para una familia de cuatro miembros con dos niños en 2015). Consideran sueldo bajo e incluyen a las Familias con las ganancias menos de dos veces el umbral de la pobreza a las familias pobres (es decir, $48.072 para una familia de cuatro miembros con dos niños en 2015). Según investigadores de NCCP, el número de niños en familias de bajos ingresos aumentó ligeramente a partir del 42 por ciento en 2009 al 43 por ciento en 2015, y del por ciento de niños pobres en los E.E.U.U. crecientes en 1 punta de porcentaje.

“El hecho de que tengamos casi 300.000 más niños el vivir cerca de pobreza hoy que en la altura de la Gran Recesión está tratando,” director adicional de NCCP del Brezo Koball de la Fianza Económica de la Familia. “La ansiedad, la depresión, y la tensión constante de ser hojas financieramente vulnerables a la marca duradera en niños como vienen edad adulta, afectando a las ganancias potencial y a los resultados de la salud. Estas figuras ilustran porqué es esencial para que los abogados y los responsables políticos entiendan el impacto a largo plazo de la pobreza del niño y de los factores -- como la educación y la carrera/la pertenencia étnica parentales -- que aparezca distinguir a niños de bajos ingresos y pobres de sus pares más económicamente favorecidos.”

Éstos son algunas de las conclusión en la edición 2017 de Hechos Básicos sobre Niños De bajos ingresos:

Han dejado los Niños en gran parte de avances económicos en los E.E.U.U. desde la Gran Recesión. Aunque un millón menos niños viviera en pobreza en 2015 que el año anterior, el porcentaje de niños en el borde económico sigue siendo obstinado alto: el 43 por ciento de niños que la menor de edad 18 (30,6 millones) vivió en hogares de bajos ingresos y el 21 por ciento vivió en las familias pobres (14,8 millones). Por la comparación, en la altura de la Gran Recesión en 2009, el 42 por ciento (30,4 millones) de niños era considerado sueldo bajo y el 20 por ciento (14,5 millones) vivió en hogares pobres.

  • Las Disparidades en pobreza del niño persisten a lo largo de líneas raciales. Los Niños del color explicaron al aproximadamente 49 por ciento de toda la gente joven en 2015, pero fueron sobrerepresentados entre ésos viviendo en familias pobres y de bajos ingresos. El Más de 60 por ciento de cabritos negros, Hispánicos, y del Nativo Americano vive en las familias de bajos ingresos, comparadas al 30 por ciento de niños Asiáticos y blancos -- un en gran parte sin cambios dinámico estos últimos años.
  • La mayoría de niños en familias de bajos ingresos tiene por lo menos un padre que trabaje a tiempo completo, durante todo el año. Los Niños cuyos emplean a padres a tiempo completo son menos probables vivir debajo del umbral de pobreza, pero la ganancia de un salario no era ninguna garantía de la fianza económica en 2015, según la investigación de NCCP. Más que la mitad (el 53 por ciento) de niños de bajos ingresos y el 31 por ciento de niños pobres viven con por lo menos un padre empleado a tiempo completo, a lo largo del año.

Publicados anualmente desde 2009, los Hechos Básicos sobre Niños De bajos ingresos presentan características demográficas y las condiciones socioeconómicas de niños pobres y de bajos ingresos de hecho cubren para cinco grupos de la misma edad, de bebés y niños pequeños a los adolescentes.

Fuente: Escuela del Cartero de la Universidad de Columbia de la Salud Pública