Advertencia: Esta página es una traducción de esta página originalmente en inglés. Tenga en cuenta ya que las traducciones son generadas por máquinas, no que todos traducción será perfecto. Este sitio Web y sus páginas están destinadas a leerse en inglés. Cualquier traducción de este sitio Web y su páginas Web puede ser imprecisa e inexacta en su totalidad o en parte. Esta traducción se proporciona como una conveniencia.

Los investigadores destapan el mecanismo que contribuye a la inflamación común en pacientes de la artritis reumatoide

Las nuevas conclusión de la investigación publicadas en el gorrón de la biología del leucocito, sugieren que las células de T sinoviales de CD4+ que producen IL-21 contribuyen a la inflamación común activando fibroblastos sinoviales en pacientes de la artritis reumatoide. La comprensión de los mecanismos de la inflamación en artritis reumatoide es importante para el diseño de las nuevas terapias para esta enfermedad.

Los “pacientes con artritis reumatoide con la enfermedad activa (juntas inflamadas) tienen dificultad por ejemplo al usar sus manos y también con recorrer,” dijo a Maria Cristina Lebre, Ph.D., investigador implicado en el trabajo del centro médico académico en la universidad de Amsterdam, departamento de la inmunología experimental en Amsterdam, los Países Bajos. Las “nuevas terapias apuntadas tales como ésa propuestas en este estudio (la disminución de la inflamación) perfeccionarán ciertamente la calidad de vida de pacientes aumentando su movilidad.”

Usando un método nuevo del aislamiento, los científicos aislaron las células de T del líquido sinovial de pacientes con la artritis reumatoide que produjo IL-21 y TNF y compararon éstos con las células que no produjeron este cytokine. Cuando las células que produjeron IL-21 fueron puestas en cultura con los fibroblastos sinoviales (que son los contribuidores principales a la inflamación común en artritis reumatoide), indujeron la producción de cytokines proinflammatory por estos fibroblastos sinoviales, y las células que no producen IL-21, no demostraron este mismo resultado. Los resultados de este estudio sugieren que una terapia combinada que apuntaba IL-21 y TNF pudiera ser beneficiosa para los pacientes que no responden a la terapia anti-TNF o a otras terapias actuales. Esta investigación podía también tener un impacto en otras enfermedades tales como esclerosis eritematosa de lupus sistémico, sistémica y enfermedad de Crohn.

Los “pacientes con artritis reumatoide hacen a menudo refractarios al tratamiento que provoca la necesidad de intentar diversas drogas que apuntan diversos caminos,” dijo el esquife de Juan, Ph.D., diputado Editor del gorrón de la biología del leucocito. “La identificación de un nuevo objetivo inflamatorio en la promesa de los asimientos de la artritis reumatoide para un mejor tratamiento para estos pacientes y quizás ésos con otras enfermedades autoinmunes o inflamatorias.”