Advertencia: Esta página es una traducción de esta página originalmente en inglés. Tenga en cuenta ya que las traducciones son generadas por máquinas, no que todos traducción será perfecto. Este sitio Web y sus páginas están destinadas a leerse en inglés. Cualquier traducción de este sitio Web y su páginas Web puede ser imprecisa e inexacta en su totalidad o en parte. Esta traducción se proporciona como una conveniencia.

Muerte temprana de los subtipos pediátricos del cáncer más probablemente a suceso que denunciados previamente

Los tratamientos para los cánceres de la niñez han perfeccionado al punto que las tasas de supervivencia de cinco años están sobre el 80 por ciento. Sin embargo, un grupo no ha podido beneficiarse de estas mejorías, a saber los niños que mueren tan pronto después de que diagnosis que no pueden recibir el tratamiento, o que reciben el tratamiento tan tarde en el curso de su enfermedad que se destine para fallar. Un estudio publicado hoy en el gorrón de la oncología clínica explora esta población desafiadora, encontrando que la muerte dentro de un mes de la diagnosis es más probable en niños muy jovenes y ésas de la minoría racial y de los grupos étnicos incluso independientes de estado socioeconómico inferior. El estudio utiliza una base de datos nacional grande para encontrar que el índice de muertes en el plazo de un mes de la diagnosis bajo-se ha denunciado previamente en datos de la juicio clínica, con muertes tempranas de algunos subtipos pediátricos del cáncer hasta cuatro veces mas comunes que había sido implicado por partes de la juicio clínica.

“Durante mi residencia pediátrica un adolescente entró con leucemia, pero tenía tanto cáncer cuando él presentó que él tenía falla del multi-órgano y murió en más o menos de 24 horas de venir a nuestra atención, antes de que podríamos incluso comenzar el tratamiento. Quise descubrir quién son estos cabritos en las esperanzas que como un sistema que podríamos aprender observarlas, cuando el tratamiento todavía tiene una oportunidad de éxito,” dice anterior el verde de Adán, el Doctor en Medicina, el investigador en la universidad del centro del cáncer de Colorado y al oncólogo pediátrico en el hospital de niños Colorado. El verde originó este estudio durante su beca clínica en el instituto del cáncer de Dana Farber, trabajando con Carlos Rodriguez Galindo, Doctor en Medicina.

El verde y los colegas utilizaron datos de la base de datos de la vigilancia, de la epidemiología y de los resultados finales (ADIVINO), encontrando 36.337 casos de cáncer pediátrico entre los años 1992 y 2011. De estos pacientes jovenes, el 555 o 1,5 por ciento murió en el plazo de un mes de la diagnosis del cáncer. Total, el calculador más fuerte de los pacientes que morirían pronto después de que la diagnosis fuera edad abajo de un año.

“Los bebés son generalmente apenas desafiadores, clínico, porque no pueden informarle lo que están aserrando al hilo. Los padres y los médicos tienen que escoger los que está con el cáncer de los que está con un frío, sin el paciente que puede informarle sobre los síntomas que podrían ser diagnósticos. Los bebés tienden a conseguir cánceres agresivos, es duro informar cuándo están consiguiendo enfermos, y algunos incluso se soportan con los cánceres que han progresado ya. Estos factores combinan para hacer edad muy joven al calculador más fuerte de muerte temprana en nuestro estudio, el” verde dice.

Además, la carrera negra y la pertenencia étnica de los hispanos predijeron muerte temprana, incluso más allá de la influencia del estado socioeconómico. Esperanzas verdes que los estudios futuros podrán descubrir si los factores biológicos o culturales pueden ser responsables de estas disparidades, o si índices más altos de muerte temprana en poblaciones de la minoría podrían ser debido a los factores incorporados a seguro y a sistemas sanitarios.

Él también señala que el índice de muertes tempranas debido a los cánceres pediátricos es más alto que denunciado previamente.

“La mayor parte de qué sabemos sobre los resultados para los enfermos de cáncer venga de las juicios clínicas, que tienen reglas mucho más completas de la información que juicios exteriores tratadas cáncer. Sin embargo, estos cabritos en nuestro estudio no están sobreviviendo de largo bastante para ensamblar juicios clínicas, el” verde dice.

Por ejemplo, el papel muestra que una juicio clínica contra leucemia mieloide aguda de la niñez (AML) denunció muerte temprana en 16 de 1.022 pacientes jovenes, o el 1,6 por ciento de estos casos. En cambio, la base de datos del ADIVINO, que cerco el cerca de 15 por ciento de todos los resultados del cáncer a través de los Estados Unidos (representando un corte transversal geográfico y socioeconómico), muestra 106 muertes tempranas en 1.698 diagnosis, o el 6,2 por ciento de todos los casos, casi cuatro veces más altas que denunciadas previamente. Al comparar los índices de muertes tempranas consideradas en la base de datos del ADIVINO a los índices de muertes tempranas denunciadas en datos de la juicio clínica, la muerte temprana era más alta para todos los subtipos del cáncer (0,7 comparado con el 1,3 por ciento en no-niño TODO; 2,0 comparado con el 5,4 por ciento en niño TODO; 1,4 comparado con el 3,8 por ciento en hepatoblastoma; 0,04 comparado con el 0,5 por ciento en el tumor de Wilms).

“Tenía una corazonada que esto era un problema más grande que pensamos. Ahora vemos que es de hecho el caso,” decimos verde.

Ahora que el verde ha mostrado el hecho de la muerte temprana en esta población, él espera trabajar con los colegas del centro del cáncer del CU para diseñar un estudio anticipado nacional que podría examinar más de cerca los factores asociados a este resultado. “De modo que siempre que una familia tenga un niño que muera de cáncer dentro de un mes de la diagnosis, pudiéramos contacto a la familia para recopilar la información sobre la sincronización de síntomas y de su cuidado que llegaba hasta de la experiencia. Podemos actuar ya en nuestras conclusión en este estudio actual para perfeccionar la identificación con anticipación de estos pacientes. Pero con anticipado, los datos del paciente-nivel, podemos movernos desde la comprensión de la extensión y los factores de riesgo para la muerte temprana a determinar problemas en el proceso diagnóstico que podemos reparar,” verde explican.

La meta total de esta línea en curso de la investigación es cambiar muertes tempranas del potencial a los sobrevivientes a largo plazo.

“Ésta es una población que merece nuestra atención,” verde dice.