Advertencia: Esta página es una traducción de esta página originalmente en inglés. Tenga en cuenta ya que las traducciones son generadas por máquinas, no que todos traducción será perfecto. Este sitio Web y sus páginas están destinadas a leerse en inglés. Cualquier traducción de este sitio Web y su páginas Web puede ser imprecisa e inexacta en su totalidad o en parte. Esta traducción se proporciona como una conveniencia.

La duración del presupuesto de los investigadores de la exposición del sol requerida para obtener recomendó dosis de la vitamina D

Los investigadores españoles han estimado la duración de la exposición de radiación solar requerida para obtener las dosis recomendadas de la vitamina D. Mientras que en muelle y verano 10 a 20 minutos en el sol están suficientes, en los meses de invierno casi dos horas serían necesarias, por lo tanto para la gran mayoría de la población es difícil lograr los valores óptimos.

Cada año, estudios en las ventajas de tomar el sol en dosis moderadas se entremezcla con los que confirmen los riesgos de hacerlo excesivamente.

Aunque la radiación (UV) solar ultravioleta contribuya al revelado del eritema, del cáncer y del envejecimiento del sol de la piel, también reduce la presión arterial, sintetiza la vitamina D y perfecciona el tratamiento de varias enfermedades.

Ahora, el grupo de investigación de la radiación solar en la universidad politécnica de Valencia (UPV) ha analizado el tiempo de exposición necesario para obtener las dosis recomendadas de la vitamina D sin el daño de nuestra salud. Los resultados se han publicado en el gorrón “ciencia del ambiente total”.

Como María Antonia Serrano, científico en el UPV y autor principal del estudio, explica a SINC: “En España, a pesar de ser un país con muchas horas de luz del sol, varios artículos han denunciado un alto porcentaje de la deficiencia de la vitamina D entre diversos estratos de la población española.”

La deficiencia de la vitamina D se conecta en adultos a un riesgo más alto del sufrimiento de diversas enfermedades. Puesto que muy pocas comidas contienen esta vitamina, su síntesis en la piel como resultado de la exposición del sol es la fuente natural principal que existe.

Serrano y sus colegas estimaban el tiempo necesario para obtener las dosis recomendadas - que es equivalente a una admisión diaria de 1.000 IUs (unidades internacionales) de la vitamina D - en un área tal como la ciudad de Valencia, que recibe una dosis grande de la radiación ULTRAVIOLETA a lo largo del año.

Quema en 30 minutos

El estudio analizaba la irradiación solar ultravioleta (UVER) alrededor de mediodía (entre el 12:30 y el 13:30) por cuatro meses del año (uno de cada estación) a partir de 2003 a 2010. Con estas figuras el tiempo llevado para causar el eritema - enrojecimiento de la piel causada por las quemaduras - era calculado.

Como tal, los hechos muestran eso en julio, un individuo con el tipo III (el más común de la piel entre la población de España) no deben pasar más de 29 minutos en el sol si desean evitar eritema. Sin embargo, en enero, el mismo individuo puede permanecer en el sol por 150 minutos.

La época de exposición mínima de obtener la dosis diaria recomendada de la vitamina D fue obtenida de la misma manera. “El problema puede aparecer en el invierno debido a los niveles bajos de la radiación ULTRAVIOLETA y porque la gente reviste la mayor parte de sus carrocerías,” el experto agrega.

Fue encontrado que alrededor de mediodía en enero, con el 10% de la carrocería expuesta, alrededor 130 minutos son necesarios obtener la dosis diaria recomendada de la vitamina D.

Pues este vez es más corto que el tiempo llevado para conseguir eritema, no hay riesgo de quemadura. Por el contrario, en abril y julio, con el 25% de la carrocería expuesta, alrededor 10 minutos son suficientes detectar la vitamina. Y en octubre, por ejemplo, 30 minutos serían suficientes.

“Estos cálculos fueron hechos para el tipo III de la piel, pero las figuras cambiarían para las que son que más livianos o más oscuros en la tez,” Serrano señala. “Es también esencial tener en cuenta que hemos considerado el porcentaje usual de la carrocería expuesta para la estación. Si se expone más piel, el tiempo de exposición se puede reducir.”

Semejantemente, la época obtenida para que el eritema ocurra era calculada por los días medios. “Debe ser tomada con cautela. En días extremos, los tiempos de exposición permisibles serían mucho más cortos,” ella esfuerzo.

Vitamina que mantiene D en invierno

Los resultados muestran que, aunque haya suficiente radiación en países como España, él es difícil lograr dosis recomendadas de la vitamina D en invierno (de noviembre a febrero) en una latitud media septentrional, desde el tiempo de exposición requerido son excesivos (130 minutos).

En estos meses, con el 10% de la carrocería expuesta, al mediodía solar dos horas de exposición del sol serían necesarias obtener una dosis óptima de la vitamina D; pero en el 10:00 aproximadamente 9,7 horas serían requeridas y en el 16:00 alrededor 5,7 horas.

Por otra parte, sobre las horas centrales del día en muelle y verano, con el 25% de la carrocería expuesta, alrededor 10 minutos de 13:00 de la exposición del sol aproximadamente y 20 minutos a partir del 15:00 al 17:00 serían suficientes cumplir requisitos diarios de la vitamina D.

La “radiación recibida también depende de postura, de forma de la carrocería y de ropa. Debe también ser que no todas las áreas de la carrocería sintetizan la vitamina D con la misma eficiencia,” Serrano recordado revela.

La edad de un individuo también desempeña un papel importante en la sintetización de la vitamina D de la radiación ULTRAVIOLETA, porque la más vieja consigue el menos capaz se convierte para producir la vitamina D: los adultos de mediana edad tienen el 66% de los niños potenciales tuvieron que hacer esto.

“Estos resultados pueden ayudar a adoptar las dimensiones correctas de compensar cualquier deficiencia, tal como información de la profesión médica sobre la utilidad de la admisión cada vez mayor de la vitamina D en la dieta o con suplementos,” el investigador español concluye.