Advertencia: Esta página es una traducción de esta página originalmente en inglés. Tenga en cuenta ya que las traducciones son generadas por máquinas, no que todos traducción será perfecto. Este sitio Web y sus páginas están destinadas a leerse en inglés. Cualquier traducción de este sitio Web y su páginas Web puede ser imprecisa e inexacta en su totalidad o en parte. Esta traducción se proporciona como una conveniencia.

El estudio traza raíces moleculares del carcinosarcoma uterino usando análisis genomic, proteomic

Los investigadores han trazado la biología molecular compleja del carcinosarcoma uterino, de un cáncer ginecológico raro y agresivo, según un estudio publicado el 13 de marzo en célula cancerosa.

Usando esta nueva colección de información genomic, los médicos podrán mejor determinar la huella dactilar genética específica del tumor de cada paciente y encontrar las opciones del tratamiento que mejor adáptese a ellas, dice el estudio autor Douglas A. Levine, Doctor en Medicina, director del guía de la división de oncología ginecológica en el centro del cáncer de Perlmutter del centro médico de NYU Langone.

Él y sus colegas encontraron eso mientras que todos los tumores uterinos (UCS) del carcinosarcoma comparten algunos rasgos genéticos, allí es gran diversidad entre los tumores. En vez de tener algunos genes común transformados, los tumores del UCS fueron encontrados para tener mutaciones (cambios en la DNA) en los genes que juegan una variedad más amplia de papeles en biología del cáncer que pensaron previamente.

Así, diga a los autores, las drogas anticáncer, que trabajan contra objetivos genéticos específicos, son más probable ser efectivo contra ciertos tumores del UCS, pero no contra otros, porque hay tan muchas diversas mezclas de mutaciones. El estudio trazó las raíces moleculares del UCS usando análisis genomic, epigenéticos, transcriptomic y proteomic para crear un “nuevo atlas genético” para la enfermedad.

“La sorpresa más grande era la variedad genética dentro de tumores de este tipo,” dice a Levine, agregando que las ayudas que encuentran explican porqué el UCS ha sido especialmente difícil de tratar. Sin embargo, también apunta a doctores hacia los tratamientos posibles, algún ya aprobado y otros actuales en estudios clínicos.

Esta búsqueda para las nuevas opciones en urgente, agrega a Levine, porque solamente cerca de uno de cada tres mujeres sobrevive más de largo de cinco años después de la diagnosis con carcinosarcoma uterino.

Este estudio conducto usando muestras de tejido a partir de 57 mujeres con los casos confirmados del UCS. De las 57 mujeres muestreadas, el 64 por ciento hizo que el cáncer se repitiera dentro del período de la continuación del estudio, y el 58 por ciento murió. El período medio de la continuación era 25,7 meses.

El análisis de las 57 muestras rindió 60.000 características individuales, que entonces fueron estrechadas hacia abajo a 9.149 mutaciones genéticas. De acuerdo con esta información, datos clínicos sobre el UCS, y estudios de otros cánceres relacionados, las personas determinaron cinco genes lo más común posible asociados con el UCS. Un gen que protege normalmente contra cáncer, P53, fue transformado en el 91 por ciento de los tumores en el estudio.

Además, el UCS tiene con frecuencia células epiteliales que puedan transición en un tipo más dañino de tumor-estimulación, vástago célula-como la célula cancerosa, los investigadores encontrados. Este rasgo, sabido como la transición epitelial-mesenquimal o EMT, tiende a derrotar las drogas anticáncer, así que más nuevos esfuerzos de investigación apuntan desarrollar las drogas que apuntan EMT.

Después de un análisis molecular intensivo de las muestras de tejido, las personas también compararon la muestra del UCS a los datos sobre otros cánceres en el atlas del genoma del cáncer del Instituto Nacional del Cáncer y del instituto de investigación nacional del genoma humano. El atlas del genoma del cáncer es un depósito central de los datos genomic espigados de muestras de tejido de más de 11.000 personas, ofreciendo a los detalles de la referencia en 33 diversos cánceres.

Según Levine, comparar rasgos de los tumores del UCS a estas bases de datos grandes ha revelado que el UCS puede ser relacionado en el nivel molecular a clases totalmente diversas de cáncer. Aunque ese significa tratar el UCS sigue siendo difícil, este descubrimiento podría ser buenas noticias para los pacientes y sus doctores, dicen a Levine. “Ahora, podemos aplicarnos lo que hemos aprendido a crear juicios clínicas más específicas.”

Con éxito tratar el cáncer requiere la interrupción del proceso que permite que las células cancerosas crezcan o que se extiendan a otros órganos. Si los doctores saben que la mutación o las mutaciones genética exacta está implicada en el cáncer de un paciente individual, pueden seleccionar la quimioterapia u otros tratamientos sabidos para trabajar contra tumores similares.

Los cánceres uterinos incluyen los carcinomas que originan en las células epiteliales, que forran o revisten la mayoría de los órganos, y los sarcomas que forman en músculo, grasa, o células de hueso, así como en células en tendones o ligamentos. El UCS tiene características de los cánceres que comienzan en células endometriales del guarnición uterino combinado con las características de los cánceres que comienzan en músculo uterino o tejidos conectivos.