El polen de la instalación y las esporas fungicidas se pueden encontrar en las elevaciones variables, demostraciones del estudio

El polen de la instalación y las esporas fungicidas se pueden encontrar en las alturas variables en el aire, incluso en las elevaciones hasta 2000 contadores. Ésta es la conclusión de un parte de los investigadores de Helmholtz Zentrum München y universidad de Munich técnica así como los colegas griegos, que fue publicada en el gorrón “partes científicos”. Fue asumido hasta ahora que tales alergénicos están principal presentes cerca de donde se liberan, a saber cerca del nivel del suelo.

Uno en cada cinco europeos sufre actualmente ya de alergias - y la tendencia está aumentando. El polen de la instalación y las esporas fungicidas contribuyen considerablemente a estas alergias. Para preparar a gente con alergias en tiempo hábil antes de la exposición del alergénico, en algunos lugares las concentraciones de tales alergénicos llevados por aire se registran y se comunican. “Sin embargo, esta aproximación tiene una desventaja importante,” dijo a profesor Claudia Traidl-Hoffmann, director del instituto del remedio ambiental en Helmholtz Zentrum München y universidad de Munich técnica: “Las concentraciones se miden actualmente principal en zonas denso pobladas, urbanas. Las fuentes del polen, sin embargo, son a menudo ciudades exteriores encontradas donde hay más vegetación.”

Para ofrecer datos en esta discusión, sus personas, así como el grupo del Dr. Athanasios Damialis de la universidad de Aristóteles de Salónica, investigaron la diversidad y la abundancia de polen muestreadas en diversas zonas de la atmósfera. Con este fin, usando un avión, los investigadores cerco muestras de aire en el nivel del mar así como en las elevaciones de hasta 2000 contadores. Según los autores, tal investigación del polen y la distribución fungicida de la espora en la atmósfera es únicas en el mundo.

Notable, los investigadores descubrieron que los alergénicos llevados por aire abundantes fueron encontrados incluso en las elevaciones de 2000 contadores: aquí el pino (Pinaceae) y el roble (quercus) comprendieron la parte principal del polen.

“Nuestros resultados refutan el mito disperso que el polen y las esporas fungicidas en el aire exterior originan solamente de fuentes locales y pueden por lo tanto para sacar síntomas alérgicos solamente en estas áreas,” dijeron a Traidl-Hoffmann.  “Las conclusión de nuestro estudio sugieren que puedan ocurrir en las altitudes hasta de varios kilómetros, donde forman las nubes del aeroallergen.” Por consiguiente, la exploración de cómo las nubes forman y el movimiento puede ser una herramienta importante para los diagnósticos y la prevención futuros de enfermedades alérgicas en áreas urbanas, denso pobladas.

El estudio es también una indicación que el contacto con las ondas portadoras llevadas por aire del alergénico no puede ser evitado totalmente, puesto que están presentes casi por todas partes. Por consiguiente, otro revelado de la predicción de la concentración del polen es un componente central de la prevención efectiva de la alergia. “Un sistema de alerta rápida con los aviones radiodirigidos, por ejemplo, sería concebible,” Traidl-Hoffmann sugirió. Ella quisiera investigar el tema más profundamente en el futuro.