Advertencia: Esta página es una traducción de esta página originalmente en inglés. Tenga en cuenta ya que las traducciones son generadas por máquinas, no que todos traducción será perfecto. Este sitio Web y sus páginas están destinadas a leerse en inglés. Cualquier traducción de este sitio Web y su páginas Web puede ser imprecisa e inexacta en su totalidad o en parte. Esta traducción se proporciona como una conveniencia.

El Estudio encuentra la conexión entre las variaciones circadianas en temperatura del cuerpo y el despertar en pacientes cerebro-heridos

Para la gente con las lesiones cerebrales severas, los investigadores han encontrado que el ritmo de fluctuaciones diarias en temperatura del cuerpo está relacionado con su nivel de conciencia, según un estudio preliminar publicado en la aplicación en línea la Neurología, el gorrón médico del 19 de abril de 2017 de la Academia Americana de Neurología.

“Nuestro estudio sugiere que cuanto más cercanos están los modelos de la temperatura del cuerpo de una persona herida cerebro están seriamente a los del ritmo circadiano de una persona sana, cuanto mejor rayaran en pruebas de la recuperación de la coma, especialmente al observar el despertar, que es necesario para la conciencia,” dijo el estudio autor Christine Blume, Doctorado, de la Universidad de Salzburg en Austria.

Los ritmos Circadianos, que son variaciones rítmicas en funciones del cuerpo causaron por el reloj interno del cuerpo, son los ciclos diarios que nos informan cuándo dormir, despertar o comer. Este reloj biológico también regula muchas de otras funciones del cuerpo incluyendo temperatura. Es fijado por señales de entrada ambientales, como períodos de la hora solar y de la oscuridad.

En gente sana, las variaciones diarias en temperatura del cuerpo siguen de cerca el ciclo de la sueño-estela, el modelo de sueño diario de 24 horas controlado por el reloj interno del cuerpo. Otros estudios han encontrado que las desorganizaciones al ciclo de la sueño-estela pueden afectar a diversos aspectos de la salud como el sistema inmune y la memoria a corto plazo. Durante un ciclo normal de la sueño-estela, la temperatura de la base del cuerpo fluctúa y puede caer un a dos grados durante las horas de la madrugada.

Para este estudio, los investigadores vigilaron a 18 personas con las lesiones cerebrales severas, ésas con síndrome insensible de la vela y ésas en un estado como mínimo consciente. El síndrome Insensible de la vela, también conocido como estado vegetativo, es cuando alguien ha despertado de una coma, se está abriendo los aros y está teniendo períodos del sueño, pero sigue siendo insensible. Un estado como mínimo consciente es cuando alguien muestra señales de la percatación.

Para una semana, los investigadores vigilaron continuamente las temperaturas del cuerpo de participantes con los sensores externos de la piel. Con esos datos de la temperatura, podían determinar la longitud del ritmo circadiano para cada persona. La Longitud de los ciclos de la temperatura de participantes colocó a partir del 23,5 a 26,3 horas.

Los Investigadores también evaluaron el nivel de conciencia para cada persona con las cosas Escala-Revisadas, de mediciones de la Recuperación de la Coma como la reacción al sonido y la capacidad de abrir aros con o sin el estímulo. Encontraron que los que rayaron mejor en esa escala tenían modelos de la temperatura del cuerpo que alinearon más de cerca con un ritmo de 24 horas sano.

“Esto es la primera vez que una asociación se ha encontrado entre las variaciones circadianas en temperatura del cuerpo y el despertar en pacientes cerebro-heridos. Importantemente, el despertar es esencial para la conciencia,” dijo a Blume. Las “variaciones Circadianas son algo se cuidan deben tener presente al diagnosticar a pacientes. La época del día cuando prueban a los pacientes podría ser crucial. También, los doctores pueden querer considerar crear los ambientes para los pacientes que imitan los modelos pálidos de la noche y del día para ayudar a lograr un ciclo normal de la sueño-estela. La esperanza es que ésta puede ayudar a traer a una persona con una lesión cerebral severa más cercano a conciencia.”

Los investigadores probaron el estímulo pálido brillante en ocho participantes para una semana y encontraron efectos positivos en dos pacientes. Blume dijo que estudios más grandes son necesarios probar la hipótesis que la luz brillante es de hecho beneficiosa para los pacientes.

Una limitación del estudio era que los datos de resonancia magnética (MRI) de la proyección de imagen no estaban disponibles para evaluar el fragmento del daño cerebral, especialmente en el hipotálamo, la porción del cerebro donde se localiza el reloj de cuerpo.

Blume sugiere que los estudios futuros observen el lazo entre los ritmos de la temperatura del cuerpo y otros ritmos del cuerpo como modelos de la hormona y ciclos de la descanso-actividad.

Fuente: https://www.aan.com/PressRoom/Home/PressRelease/1546