Advertencia: Esta página es una traducción de esta página originalmente en inglés. Tenga en cuenta ya que las traducciones son generadas por máquinas, no que todos traducción será perfecto. Este sitio Web y sus páginas están destinadas a leerse en inglés. Cualquier traducción de este sitio Web y su páginas Web puede ser imprecisa e inexacta en su totalidad o en parte. Esta traducción se proporciona como una conveniencia.

La prueba para los marcadores moleculares en orina podía revelar signos tempranos de la falla de trasplante del riñón

La prueba para los marcadores moleculares en la orina de los pacientes trasplantados del riñón podría revelar si el trasplante está fallando y porqué, según la investigación presentada en el 27mo congreso europeo de la microbiología clínica y de las enfermedades infecciosas (ECCMID).

Los trasplantes son tratamientos salvavidas para los pacientes con la enfermedad de riñón de la fase final pero el fall en el plazo de cinco años, cualquiera del alrededor 25% porque la carrocería comienza a rechazar el nuevo órgano, o porque una infección viral ha tomado el asimiento del riñón. Los dos problemas requieren tratamientos diametralmente opuestos pero a menudo, para el momento en que la causa de la falla se confirme, es demasiado atrasada prevenirla.

La nueva investigación sugiere que los dos problemas podrían ser distinguidos de uno a vía la detección del cóctel de las proteínas vertidas del riñón en la orina del paciente. La investigación podría formar la base de un análisis de orina para tomar signos tempranos de la falla de trasplante y se da asegurar el tratamiento correcto.

El estudio fue presentado por el Dr. Ibai Los-Arcos, persona predoctoral en el instituto de investigación del d'Hebron de Vall y con un contrato de Río Hortega en el departamento de las enfermedades infecciosas en el d'Hebron de Universitari Vall del hospital, Barcelona, España. Él explica: Dan los “pacientes trasplantados del riñón las drogas de supresión inmunes para evitar que sus carrocerías rechacen el órgano dispensador de aceite, pero esto es un ejercicio de equilibrio. Si el tratamiento es escaso, el órgano se puede destruir por el sistema inmune. Por otra parte, demasiada supresión puede permitir que una infección se arraigue. A menudo para el momento en que conozcamos a cuáles están suceso, es demasiado atrasada salvar el órgano.”

El estudio centrado en un virus llamó BK. El virus de BK causa una infección común que la mayoría de la gente experimente durante niñez principal sin síntomas. Sigue habiendo la infección de siguiente el virus en la carrocería, la mentira inactiva en los riñones y el trecho urinario. Sin embargo, cuando dan los pacientes trasplantados las drogas de supresión inmunes, el virus puede reactivar, infectando y destruyendo el nuevo riñón. Esto suceso generalmente en el plazo de dos años del trasplante.

La investigación era un estudio experimental en cuatro hospitales españoles que implicaban a 30 pacientes trasplantados del riñón. Habían diagnosticado a diez de los pacientes con el rechazo agudo mediado linfocito T (TCMR), significando que el riñón era rechazado. Otros diez habían sido diagnosticados con la nefropatía del virus de BK, significando que el virus destruía el riñón. Los otros diez pacientes no tenían ningún problema sabido con sus riñones trasplantados (injerto estable).

El Dr. Los-Arcos y sus colegas analizaba muestras de orina de cada paciente para descubrir que las proteínas estaban presentes. La mayor parte de las proteínas que encontraron se saben para venir del cuerpo humano. Sin embargo, en ésas con la infección viral, podían descubrir las proteínas que se saben para venir del virus de BK. Éstos no fueron encontrados en muestras de pacientes con TCMR o con un injerto estable.

Cuando miraban más de cerca las proteínas humanas, los investigadores también encontraron que podrían utilizar los niveles de esas proteínas para distinguir entre los pacientes que tenían nefropatía de virus de TCMR, de BK o un injerto estable.

El Dr. Los-Arcos informó al congreso: “Si podemos confirmar estos resultados en una cohorte validada anticipada de pacientes, podemos poder desarrollar un análisis de orina para indicar cuando un trasplante del riñón está fallando, y en un primero tiempo mucho. Más importantemente, podría distinguir si está fallando debido al virus de BK o debido al rechazo del órgano. Si ése es el caso, podremos elegir el tratamiento correcto para abordar el problema y esperanzadamente para tener trasplantes de riñón más acertados.

Los pacientes en el estudio tenían ya biopsias del riñón debido a falla de trasplante sospechosa. Ahora los investigadores quieren realizar un estudio más grande donde prueban a pacientes pronto después de que trasplante para ver si la prueba puede tomar los signos muy tempranos de la falla. Al mismo tiempo, están trabajando para desarrollar un estuche de prueba simple y barato que se podría utilizar para medir las proteínas dominantes en las muestras de orina, que podrían estar disponibles dentro de algunos años.

El estudio fue diseñado y desarrollado por el Dr. Joan Gavaldà y el Dr. Óscar Len del d'Hebron de Universitari Vall del hospital. El análisis de la proteína fue realizado por el proteomics controlado en laboratorio por el Dr. Francesc Canals del d'Hebron Institut de Vall de la oncología. El estudio fue realizado dentro de la red española para el estudio de la infección (REIPI) con una concesión del Ministerio de Sanidad español.