Advertencia: Esta página es una traducción de esta página originalmente en inglés. Tenga en cuenta ya que las traducciones son generadas por máquinas, no que todos traducción será perfecto. Este sitio Web y sus páginas están destinadas a leerse en inglés. Cualquier traducción de este sitio Web y su páginas Web puede ser imprecisa e inexacta en su totalidad o en parte. Esta traducción se proporciona como una conveniencia.

El estudio incita la evaluación adicional uso de los extractos del tomate' en la prevención de cáncer gástrica

Un nuevo estudio muestra que los extractos enteros del tomate a partir de dos diversos cultivares meridionales de Italia inhiben incremento gástrico de la célula cancerosa y las características malas, pavimentando la manera para los estudios futuros dirigidos ejecutando hábitos de la forma de vida no sólo para la prevención pero potencialmente como apoyo a las terapias convencionales.

“Su efecto antitumoral parece no relacionado a los componentes específicos, tales como licopeno, pero sugiere bastante que los tomates sean considerados en su totalidad,” dice a Daniela Barone, investigador en el centro de investigación de la oncología de Mercogliano (CROM), y uno de los autores del estudio.

Los experimentos analizaban los extractos lipofílicos del tomate entero para que su capacidad aborde las diversas características neoplásticas de las variedades de células gástricas del cáncer. Los extractos las variedades del tomate de San Marzano y de Corbarino podían inhibir el incremento y el comportamiento de la reproducción de células malas. El tratamiento con el tomate entero extrae procesos dominantes afectados dentro de las células que obstaculizan su capacidad de la migración, arrestando el ciclo celular con la modulación de las proteínas de la familia del retinoblastoma y de los inhibidores específicos del ciclo celular, e induciendo final muerte celular de célula cancerosa con apoptosis.

El estudio, publicado en el gorrón de la fisiología celular, de las conclusión de los detalles por Daniela Barone y de Letizia Cito, del grupo de investigación dirigido por profesor Antonio Giordano en el Instituto Nacional del Cáncer de Nápoles, asiento de Pascale, CROM.

“Nuestros resultados incitan la evaluación adicional del uso potencial de alimentos específicos no sólo en la fijación de la prevención de cáncer pero también como una estrategia de apoyo junto con terapias convencionales,” dice a profesor Antonio Giordano, director del instituto de Sbarro para el remedio molecular, Temple University y profesor de la patología y de la oncología en la universidad de Siena, Italia.

La “especie distinta puede ejercer diversos efectos, en diversos escenarios de cierto neoplasma,” agrega Barone.

El cáncer gástrico es el cuarto la mayoría del tipo común de cáncer por todo el mundo y se ha asociado a la infección genética de las causas, de los píloros de Helicobacter, y a hábitos alimentarios, tales como consumo de comida ahumada y salada.

Los tomates se consumen por todo el mundo y son una grapa de la dieta mediterránea, que se piensa popular para bajar riesgo de cáncer. Los diversos componentes del tomate también se han analizado para que su capacidad contrarreste incremento del tumor en sistemas experimentales, aunque pocos estudios hayan analizado los efectos de tomates en su totalidad.

Los autores del estudio trabajaron en colaboración con investigadores del grupo y del Dr. Rocco De Prisco de profesor Barbara Nicolaus en el Consejo de Investigación nacional de Pozzuoli, Italia.

“Este trabajo proviene el programa de investigación de SHRO realizado con una prolongada colaboración con el departamento del remedio, cirugía y neurología, universidad de Siena, y el instituto de Pascale, CROM de Mercogliano. En la estela del Dr. Atilio Bianchi de estos resultados, del general director del instituto de Pascale y del CROM, y del mí combinó hacia arriba para renovar la colaboración con SHRO que ejecutaba los estudios del nutrigenomics en.beneficio de enfermos de cáncer,” concluye a Giordano.