Los investigadores del UA explican la conexión del ejercicio-cerebro de la perspectiva evolutiva

La prueba científica del montaje muestra que el ejercicio es bueno no sólo para nuestras carrocerías, pero para nuestros cerebros. Con todo, porqué la actividad física se beneficia el cerebro no está exactamente bien entendido.

En un nuevo artículo publicado en las tendencias del gorrón en neurologías, los investigadores de la Universidad de Arizona sugieren que el eslabón entre el ejercicio y el cerebro es un producto de nuestra historia evolutiva y de nuestro pasado como cazador-recolectores.

El antropólogo David Raichlen del UA y gen Alexander del psicólogo del UA, que junto funciona con un programa de investigación sobre ejercicio y el cerebro, proponen un “modelo de la capacidad adaptante” para entender, de una perspectiva evolutiva de la neurología, cómo la actividad física afecta la estructura y la función del cerebro.

Su argumento: Mientras que los seres humanos transitioned de una existencia antropomorfa relativamente sedentaria a una forma de vida más físicamente exigente del cazador-recolector, comenzando hace alrededor 2 millones de años, comenzamos a empeñar a las tareas complejas del forraje que simultáneamente exigían físicamente y mentalmente, y que pueden explicar cómo la actividad física y el cerebro vinieron ser conectados tan.

“Pensamos nuestra fisiología desarrollada para responder a esos aumentos en niveles de actividad física, y esas adaptaciones fisiológicas van de sus huesos y sus músculos, al parecer hasta el final a su cerebro,” dijo a Raichlen, profesor adjunto en la escuela del UA de la antropología en la universidad de ciencias sociales y del comportamiento.

“Es muy impar pensar que la mudanza de su carrocería debe afectar a su cerebro de esta manera -- ese ejercicio debe tener cierto impacto beneficioso en la estructura y la función del cerebro -- pero si usted comienza a pensar en él de una perspectiva evolutiva, usted puede comenzar a juntarlo porqué ese sistema respondería adaptante a los retos y a las tensiones del ejercicio,” dijo.

Tener esta comprensión que era la base de la conexión del ejercicio-cerebro podía ayudar a investigadores a subir con maneras de aumentar las ventajas del ejercicio incluso más futuras, y de desarrollar las intervenciones efectivas para la disminución cognoscitiva relativa a la edad o aún las enfermedades neurodegenerative tales como Alzheimer.

Notablemente, las partes del cerebro gravado más durante una actividad compleja tal como forraje -- áreas que desempeñan un papel dominante en funciones de la memoria y del segundo comandante tales como solución de problemas y proyectar -- son las mismas áreas que parecen beneficiarse de ejercicio en estudios.

El “forraje es un comportamiento cognoscitivo increíblemente complejo,” Raichlen dijo. “Usted está moviendo conectado un paisaje, usted está utilizando memoria no sólo para saber adónde ir pero también navegar su manera detrás, usted está prestando la atención a sus alrededores. Usted es polivalente el tiempo entero porque usted está tomando decisiones mientras que usted está prestando la atención al ambiente, mientras que usted también está vigilando sus sistemas del motor sobre terreno complejo. El poner todo el que junto crea un esfuerzo polivalente muy complejo.”

El modelo de la capacidad adaptante podría ayudar a explicar conclusión de la investigación tales como ésos publicados por Raichlen y Alexander que mostraba el año pasado que los cerebros de los rotores de turbina aparecen ser conectados que cerebros de no-rotores de turbina.

El modelo también podría ayudar a informar a las intervenciones para la disminución cognoscitiva que acompaña a menudo el envejecimiento -- en un período en la vida en que los niveles de actividad física tienden a disminuir también.

“Qué estamos proponiendo somos, si le no contratan suficientemente a esta clase de actividad aerobia cognoscitivo desafiadora, después esto podemos ser responsables de lo que vemos a menudo como envejecimiento sano del cerebro, donde la gente comienza a mostrar algunas capacidades cognoscitivas disminuidas,” dijimos a Alexander, profesor del UA de la psicología, de la psiquiatría, de la neurología y de las ciencias fisiológicas. “Tan el proceso natural del envejecimiento pudo realmente ser parte de una capacidad reducida en respuesta a no ser empeñado suficientes.”

La capacidad reducida se refiere a qué puede suceso en sistemas del órgano en la carrocería cuando él se priva de ejercicio.

“Nuestros sistemas del órgano se adaptan a las tensiones que experimentan,” dijo Raichlen, un rotor de turbina ávido y al experto en ejecutarse. “Por ejemplo, si usted empeña a ejercicio, su sistema cardiovascular tiene que adaptarse para desplegar capacidad, sea directo aumentando su corazón o aumentando su vasculatura, y ese toma energía. Tan si usted no es desafiador él de esa manera -- si usted no está empeñando a ejercicio aeróbico -- para salvar energía, su carrocería reduce simple esa capacidad.”

En el caso del cerebro, si no está esfuerzo suficientes puede comenzar a atrofiar. Éste puede ser especialmente el tratar, considerando cuánto se han convertido en las formas de vida de seres humanos más sedentarios.

“Nuestra historia evolutiva sugiere que seamos, fundamental, atletas cognoscitivo contratados de la autonomía, y que si no seguimos siendo activos vamos a tener esta baja de la capacidad en respuesta a ésa,” dijo a Alexander, que estudia el envejecimiento y la enfermedad de Alzheimer del cerebro como pieza del instituto de Evelyn F. McKnight Brain del UA. “Tan realmente puede haber un desequilibrio de impedancia entre nuestras formas de vida relativamente sedentarias del hoy y cómo nos desarrollamos.”

Alexander y Raichlen dicen que la investigación futura debe observar cómo diversos niveles de intensidad del ejercicio, así como diversos tipos de ejercicio, o de ejercicio emparejado específicamente con tareas cognoscitivas, afectan al cerebro.

Por ejemplo, el ejercicio en un ambiente nuevo que plantee un nuevo reto mental, puede demostrar ser especialmente beneficioso, Raichlen dijo.

“La mayor parte de la investigación en esta área pone a gente en un ambiente cognoscitivo empobrecido. Ella pone a gente en un laboratorio y la tiene ejecutada en una rueda de ardilla o una bicicleta estática, y usted no tiene que realmente hacer tanto, así que es posible que faltamos algo no aumentando la novedad,” él dijo.

Alexander y Raichlen dicen esperan que el modelo de la capacidad adaptante ayude a la investigación anticipada sobre ejercicio y el cerebro.

“Esta perspectiva evolutiva de la neurología es algo que se está faltando generalmente en que el campo,” Alexander dijo. “Y pensamos que esto pudo ser útil de avance la investigación y de ayudar a desarrollar algunas nuevas hipótesis y maneras específicas de determinar las intervenciones más universal efectivas que podrían ser útiles todo el mundo.”