Advertencia: Esta página es una traducción de esta página originalmente en inglés. Tenga en cuenta ya que las traducciones son generadas por máquinas, no que todos traducción será perfecto. Este sitio Web y sus páginas están destinadas a leerse en inglés. Cualquier traducción de este sitio Web y su páginas Web puede ser imprecisa e inexacta en su totalidad o en parte. Esta traducción se proporciona como una conveniencia.

Los Latinos se fueron de juicios clínicas… y de vulcanizaciones posibles

Hace Dos décadas, Luis Antonio Cabrera recibió noticias devastadoras: Él tenía probablemente solamente tres meses a vivir.

El conductor de camión Puertorriqueño, entonces 50, había atribuido su dolor de pata cada vez mayor a pasar tan muchas horas en el camino. El culpable real era un tumor malo en su riñón izquierdo que prensaba en los nervios de su espina dorsal más inferior.

Su tratamiento inicial implicó el quitar del órgano, una cirugía compleja que, en sí mismo, probó escaso, pues las células cacerígenas se habían extendido ya a sus pulmones. Por Lo Tanto, su médico de la atención primaria en Puerto Rico hizo contacto con a doctores en los Institutos de la Salud Nacionales (NIH), en Bethesda, Md., y manejado alistar Cabrera en un estudio médico para probar una terapia innovadora: células madres de trasplante de la sangre para destruir a las células cancerosas.

Hoy, en 70, Cabrera, un padre de cinco y el abuelo que se movieron a Virginia Occidental con su esposa para estar más cercano a NIH, asierra al hilo fuertes y sanos. “Vengo hacer pruebas cada seis meses - soy como un at large paciente,” él dijo.

Sin Embargo, Cabrera es uno de un número relativamente pequeño de Hispanico que participen en juicios clínicas. “Solamente el menos de 8 por ciento de enrollees es Hispánico, aunque los Hispanico comprenden al 17 por ciento de la población,” dijo al Dr. Eliseo Pérez-Estable, director del Instituto Nacional de NIH en Salud de la Minoría y Disparidades de la Salud.

Eso significa no sólo los Hispanico tiene menos acceso a los tratamientos punta experimentales pero a los investigadores tener menos datos sobre cómo una droga trabaja en esa población. Los Estudios han mostrado que diversos grupos étnicos pudieron responder diferentemente a los tratamientos. La falta de pacientes de los grupos minoritarios es un problema endémico en juicios clínicas; representan a las minorías típicamente en un muy de tarifa reducida.

Los “Estudios deben representar los datos demográficos del país,” dijo al Dr. Jonca Bull, comisión auxiliar en salud de la minoría en Food and Drug Administration. “Necesitamos cerrar esa separación así que podemos entender mejor cómo una droga o una terapia determinada trabaja en diversas comunidades.”

Hay muchas razones por las que los Latinos no alistan en estos estudios, Pérez-Estable dijo: la falta de información, las disparidades en el acceso a la atención sanitaria y el no ser fluidos en inglés Están entre factores principales. El Dr. Otis Brawley, director médico con la Sociedad del Cáncer Americana (ACS), dijo que las familias del Latino está abierto a participar en juicios clínicas, a ayudar especialmente a tratar un hijo o a una hija enfermo, pero necesitan consejo de un doctor navegar el proceso.

Los funcionarios Federales apuntan aumentar estos números. en Marzo, el FDA puso en marcha una campaña para educar Hispanico sobre estudios médicos. Los “médicos de la Atención primaria tienen que ser los campeones. … Además, la comunidad que los centros de salud pueden ayudar, porque son los lugares del cuidado que la gente confía en,” dijo el Boletín.

el 5 de Julio, había 94.545 juicios clínicas en curso en los Estados Unidos, según el Web site oficial del NIH, clinicaltrials.gov. Como en el caso de Cabrera, el médico primario ayuda generalmente a paciente para encontrar un estudio médico, aunque el advenimiento del Internet en las últimas décadas haya significado que un número creciente de pacientes descubre las juicios ellos mismos en línea. Para participar, la persona debe cumplir las consideraciones de los investigadores para la elegibilidad: edad, género o condición. A Menudo, el centro conducto el estudio reviste costos relacionados de drogas, de tratamientos y de pruebas.

Para Brenda Aldana, recibiendo cuidado en el Hospital Cruzado Santo en Silver Spring, el Md., diferenció todo el.

Aldana, 34, llegados en los Estados Unidos de Zacatecoluca, El Salvador, hace nueve años. Durante su primer año en los E.E.U.U., ella comenzó a aserrar al hilo que cansado y su pelo comenzó a caer. Ella pensó inicialmente que ésos eran síntomas de la tensión de comenzar una nueva vida en un nuevo país, pero mientras que visitaba a su hermana en Frederick, se desmayó el Md., Aldana. La resultó sufría más que los nervios: Ella tenía una embolia pulmonar. En El Plazo De dos semanas de pruebas, la diagnosticaron con el lupus, una condición crónica debilitante con una alta incidencia entre Latinas.

“En la Cruz Santa, los doctores me informaron que iban a ayudarme a conseguir en un programa médico para una medicación a la artritis de la invitación [causada por su lupus],” dijeron a Aldana, que tiene tres niños, edades 17, 6 y 5.

Aldana viaja de Olney, Md., al Centro Clínico de NIH una vez al mes para recibir la medicación intravenosa.

Actualmente, los “Hispanico reciben menos asistencia médica de la calidad, así que es importante que estén implicados más en juicios clínicas,” dijo a Brawley, observando que el alistar en una juicio clínica da a pacientes el acceso a un médico de alta calidad que puede ser que no vean de otra manera.

“En un estudio médico, en vez de tener la opinión de un único doctor, usted conseguirá la opinión de un grupo de los doctores altamente calificados que pueden decir, “Esto es bueno para la gente como usted,”” Brawley dijo. La Sociedad del Cáncer Americana tiene un servicio informativo para ayudar a pacientes a encontrar las juicios clínicas que corresponden con su dolencia. Este servicio está también disponible en español.

Juan Vasquez, 21, de San Antonio, de Tejas, solamente del acceso a internet necesario y de un teléfono móvil para encontrar el estudio médico que podría cambiar su vida. en Septiembre de 2015, mientras que en su manera al partido de fútbol de su hermano, él perdió la sensación en su pata, arma y parte correcta de su superficie. “Pensé que tenía un recorrido,” él dijo.

Él tenía anemia aplástica, un desorden de sangre raro potencialmente mortal que destruía sus glóbulos rojos y blancos, y plaquetas, que ayudan al mecanismo de coagulación del cuerpo.

En un grupo de Facebook para la gente con sangre severa condiciona, le aconsejaron hacer contacto con el NIH, que le envió un conjunto para los análisis de sangre. Después de analizar su historia clínica, le informaron que él era elegible participar en un estudio médico, que abrió las entradas en un trasplante innovador que podría cambiar el curso de su enfermedad. Temporalmente viviendo con una hermana en Maryland, lo programan para un trasplante de la médula el 1 de agosto. Su donante: su hermano de 14 años.


http://www.kaiserhealthnews.orgEste artículo fue reimpreso de kaiserhealthnews.org con permiso del Asiento de Henry J. Kaiser Family. Las Noticias de la Salud de Kaiser, un servicio de noticias editorial independiente, son un programa del Asiento de la Familia de Kaiser, una organización de investigación independiente del plan de acción de la atención sanitaria unaffiliated con Kaiser Permanente.