Advertencia: Esta página es una traducción de esta página originalmente en inglés. Tenga en cuenta ya que las traducciones son generadas por máquinas, no que todos traducción será perfecto. Este sitio Web y sus páginas están destinadas a leerse en inglés. Cualquier traducción de este sitio Web y su páginas Web puede ser imprecisa e inexacta en su totalidad o en parte. Esta traducción se proporciona como una conveniencia.

El “eco residual” de genes del Neanderthal puede llevar a cabo pistas a los déficits en trastornos mentales

Los investigadores en el instituto nacional de la salud mental (NIMH) han producido las primeras pruebas directas que las partes de nuestros cerebros implicados en trastornos mentales se pueden dar forma por un “eco residual” a partir de nuestro pasado antiguo. El genoma más de la persona lleva los vestigios genéticos de Neanderthals, las partes más ciertas de su cerebro y el cráneo se asemeja a los de los primos evolutivos de los seres humanos que iban hace 40.000 años extintos, dice a Karen Berman, M.D. NIMH de NIMH es parte de los institutos de la salud nacionales.

Particularmente, las partes de nuestros cerebros que nos permitan utilizar las herramientas y visualizar y localizar objetos deben algo de su linaje a las variantes Neanderthal-derivadas del gen que son parte de nuestros genomas y afectar a la forma de esas estructuras -- en la medida en que un individuo abrigue las variantes antiguas. Pero esto puede implicar equilibrios con nuestro cerebro social. Las pruebas de exploraciones de MRI sugieren que tal variación genética Neanderthal-derivada pueda afectar a la manera nuestro trabajo de cerebros hoy -- y puede llevar a cabo pistas a los déficits la comprensión vistos en esquizofrenia y los desordenes autismo-relacionados, dicen a los investigadores.

El Dr. Berman, Michael Gregory, M.D., de la sección de NIMH en Neuroimaging integrante, y de los colegas, parte sobre su estudio de resonancia magnética (MRI) de la proyección de imagen publicó en línea, el 24 de julio de 2017 en los partes científicos del gorrón.

Durante su migración primordial fuera de África, piensan a los antepasados de seres humanos actuales para haber entrecruzado con los Neanderthals, cuyas características del cerebro se pueden deducir de sus cráneos fosilizados. Por ejemplo, éstos indican que los Neanderthals tenían sistemas visuales más prominentes que seres humanos modernos.

“Se ha propuesto que los Neanderthals dependieron de capacidades visual-espaciales y de la herramienta que hacían, para la supervivencia, más tan que en las actividades sociales de la afiliación y de grupo que caracterizan el éxito de seres humanos modernos -- y ese los cerebros del Neanderthal desarrollados para soportar preferencial estas funciones visuospatial,” Berman explicaron. “Ahora tenemos pruebas neuroimaging directas que tales equilibrios pueden todavía estar operativos en nuestros cerebros.”

Pudieron algunos de nosotros, más que otros, las variantes Neanderthal-derivadas puerto del gen que pueden orientar nuestros cerebros hacia la sociabilidad comercial para el valor visuospatial -- ¿o vice versa? El nuevo estudio agrega el apoyo a esta posibilidad mostrando cómo estas variantes del gen influencian la estructura de las regiones del cerebro que son la base de esas capacidades.

Para probar esta posibilidad, Gregory y Berman midieron el impacto de variantes del Neanderthal en dimensiones de MRI de la estructura del cerebro en una muestra de 221 participantes de ascendencia europea, extraídos del estudio genético de NIMH de la esquizofrenia.

Las nuevas pruebas de MRI apuntan a una variante del gen compartida por los seres humanos y los Neanderthals del moderno-día que esté implicada probablemente en el revelado del sistema visual del cerebro. Semejantemente, las variantes del Neanderthal que afectan el revelado de un área sospechada determinada del cerebro pueden ayudar a informar a la incapacidad cognoscitiva considerada en ciertos desordenes del cerebro, dicen a los investigadores.

Por ejemplo, en 2012, Berman y los colegas denunciaron sobre cómo la variación genética da forma la estructura y la función de un área del cerebro llamada la ínsula en el síndrome autismo-relacionado de Williams del desorden. La gente con este desorden genético raro ha terminado sociable y visuo-spatially empeorada - visible frente a las propensiones del Neanderthal presumidas y a los casos más típicos en el espectro del autismo. Los ratones en los cuales un gen afectado por el síndrome de Williams es demostración experimental suprimida aumentaron ansiedad de separación. Y apenas la semana pasada, los investigadores mostraron que la misma variabilidad genética también aparece explicar porqué los perros son más cómodos que lobos.