Peso Abdominal encontrado para ser calculador dominante del riesgo de cáncer en mujeres posmenopáusicas

La distribución de las grasas de Cuerpo en el enlace es más importante que peso corporal cuando se trata de riesgo de cáncer en mujeres posmenopáusicas, según un estudio presentado en el Congreso 2017 de ESMO en Madrid.

Las conclusión pusieron una nueva barrena en la administración del peso que las prioridades para las mujeres en este este grupo de la misma edad, que son avance de peso abdominal propenso, dijeron la Línea Mærsk Staunstrup del investigador del estudio, el MSc, un estudiante del Doctorado con Ciencia Biológica Nórdica y ProScion, en Herlev, Dinamarca.

“Cuando evaluar riesgo de cáncer, el índice de masa corporal (BMI) y el porcentaje gordo puede no ser dimensiones adecuadas mientras que no pueden evaluar la distribución de la masa gorda,” ella explicó. “Evitar obesidad central puede consultar la mejor protección.”

Las conclusión vienen del estudio Epidemiológico Anticipado del Factor de Riesgo, un estudio ficticio de observación, anticipado diseñado para conseguir una mejor comprensión de enfermedades relativas a la edad en mujeres posmenopáusicas Danesas.

Incluyó a 5.855 mujeres (edad media 71 años) que experimentaron exploraciones absorptiometry de la Radiografía de la doble-energía de la línea de fondo (DXA) para evaluar la composición de las grasas de cuerpo y de las grasas de cuerpo y para haber sido seguidas por 12 años.

Usando la información de registros nacionales del cáncer, el estudio registró 811 cánceres sólidos en las mujeres y mostró que la relación de transformación de la grasa abdominal a la grasa periférica era un calculador independiente importante de la diagnosis del cáncer hasta 12 años después de la línea de fondo (relación de transformación del peligro [HORA] 1,30; el 95%, CI: 1,11 a 1,52; p < 0,001). Ni BMI ni porcentaje gordo mostrado la significación.

Específicamente, había 293 pecho y cánceres ováricos, el pulmón 345 y cánceres (GI) gastrointestinales, y 173 otros cánceres. El Considerar detalladamente los cánceres y los factores de riesgo específicos los investigadores determinó que solamente el pulmón y los cánceres del SOLDADO ENROLLADO EN EL EJÉRCITO fueron asociados a arriba abdominal a las relaciones de transformación gordas periféricas (HORA: 1,68; el 95%, CI: 1,12 a 2,53; p < 0,05 y HORA: 1,34; el 95%, CI: 1 a 1,8; p < 0,05, respectivamente).

Los factores de riesgo Adicionales de cáncer eran una más vieja edad, recibo de la terapia de reemplazo hormonal y de fumar, pero después de controlar para estos factores de riesgo, la relación de transformación gorda seguía siendo un factor de riesgo independiente.

“Las mujeres mayores medias pueden mucho uso esta información, pues se sabe que la transición de la menopausia inicia una rotación en grasas de cuerpo hacia el área de enlace central. Por Lo Tanto las mujeres mayores deben ser especialmente conscientes de su forma de vida cuando se acercan a la edad de la pre-menopausia,” dijeron a Mærsk Staunstrup. Los “Clínicos pueden utilizar además la información para una conversación preventiva con las mujeres que están en un riesgo más alto del cáncer. Mientras Que los clínicos tienen acceso a los hospitales de los analizadores del cuerpo entero DXA a lo más, los analizadores portátiles de DXA han estado disponibles en el mercado comercial y éste puede permitir el hueso regional y exploración gorda, no obstante puede no ser la más segura para medir obesidad central,” ella concluyó.

Comentando respecto al estudio, Andrea De Censi, DOCTOR EN MEDICINA del Hospital de Galliera, en Génova, Italia dijo que el estudio proporciona a la confirmación importante del papel de la obesidad y determinado a la resistencia a la insulina en la etiología de varios cánceres.

“Mientras Que la obesidad se ha conectado previamente al riesgo de cáncer, la conexión al cáncer de pulmón es nueva e intrigante,” él comentó.

“Aumenta de insulina, resultando del consumo excesivo de hidratos de carbono simples tales como patatas, trigo, arroz y maíz, da lugar a la acumulación gorda que es específicamente visceral y abdominal,” De Censi explicó. La Insulina también tiene efectos perjudiciales sobre la producción de la hormona, y las células adiposas en tejido gordo aumentan la inflamación crónica en el cuerpo, otro factor de riesgo para varios cánceres.

“Estos datos abren la puerta para los clinicans en el intiate varias intervenciones en pacientes obesos. Además de baja gorda con dieta y de ejercicio, puede haber un papel potencial de una droga de la diabetes, tal como metformin, que puede bajar efectos de la insulina y contribuir a la prevención de cáncer.”

Fuente: http://www.esmo.org/Conferences/ESMO-2017-Congress/Press-Media/Press-Releases/Abdominal-Fat-a-Key-Cancer-Driver-for-Postmenopausal-Women

Advertisement