Advertencia: Esta página es una traducción de esta página originalmente en inglés. Tenga en cuenta ya que las traducciones son generadas por máquinas, no que todos traducción será perfecto. Este sitio Web y sus páginas están destinadas a leerse en inglés. Cualquier traducción de este sitio Web y su páginas Web puede ser imprecisa e inexacta en su totalidad o en parte. Esta traducción se proporciona como una conveniencia.

Los científicos desenredan el mecanismo que los eslabones destripan bacterias a la hipertensión

Uno en tres adultos americanos sufre de la tensión arterial alta, o de la hipertensión. La enfermedad se puede pasar hacia abajo en familias, y cierta forma de vida descompone en factores por ejemplo fumar, dietas del alto-sodio, y la tensión puede aumentar el riesgo. Estos últimos años, los científicos han descubierto que ciertas bacterias de la tripa pueden contribuir a la hipertensión, también.

En algunos estudios, cuando las bacterias de la tripa fueron matadas lejos con los antibióticos, los pacientes con la hipertensión vieron una caída en la presión arterial. Y cuando las bacterias de la tripa fueron trasplantadas de gente hipertensa en ratones normales, desarrollaron la tensión arterial alta. Las pruebas están obligando, pero hasta ahora, los científicos no han determinado un mecanismo para explicar cómo las bacterias aumentan la presión arterial.

Los investigadores de la Universidad de Illinois y Brown University están persiguiendo un avance prometedor. Jason Ridlon, profesor adjunto en el departamento de las ciencias animales en U de I, primero descubrió el gen para una enzima en ciertas bacterias que cambia el cortisol, una hormona esteroide, en otro esteroide conocido como andrógeno.

Ridlon trabajó con el endocrinólogo David Morris en Brown y encontró que cuando las bacterias rompen ese andrógeno hacia abajo más lejos, el producto final, una molécula llamada un GALF, rompe un proceso que regule transporte del sodio fuera de las células humanas del riñón. Cuando suceso eso, el sodio se acumula en células, y subidas de la presión arterial.

Para mantener la presión arterial normal, un receptor determinado tiene que atar con una molécula llamada aldosterona y después trasladarse al núcleo de célula. Ese chispea una cascada de las reacciones cuyo producto final es una proteína en la cual maneja transporte normal del sodio y del potasio y fuera de la célula. Pero el receptor se puede engañar, atando al cortisol en vez de la aldosterona. Si suceso eso, como hace en individuos raros con una enfermedad llamada exceso evidente del mineralocorticoide (AME), la cascada de reacciones entra hyperdrive. El sodio se importa más rápidamente que puede ser exportado, y la célula comienza a hincharse en un estado hipertenso peligroso.

En individuos normales, una enzima llamó 11βHSD2 actúa como el guarda de ese receptor, guardando el cortisol de atar cambiándolo a la cortisona. GALFs - y hay vario ellos - pare 11βHSD2 del trabajo. El cortisol inunda los puntos de enlace del receptor, y la hipertensión sigue según lo descrito previamente.

“Hay probablemente los mecanismos múltiples a través de los cuales las bacterias de la tripa pueden afectar a la hipertensión, pero el es un que necesita ser perseguida,” Ridlon dice. Él y Morris exploran la idea profundizada en un nuevo artículo publicado en los esteroides del gorrón.

De un diverso esfuerzo de investigación, Ridlon ha encontrado que no todas las bacterias de la tripa metabolizan el cortisol de la misma manera, o generan GALFs.

“Dos personas pudieron tener misma cantidad de los scindens del clostridium de la bacteria, por ejemplo, solamente una persona pudo tener el tipo que tiene el camino para generar estos esteroides. Usted puede informar solamente cuantificando los genes, pero tenemos que encontrarlos primero,” Ridlon dice.

En un artículo reciente, publicado en el gorrón de la investigación de lípido, él hace apenas eso, denunciando los genes implicados en la formación de GALF en los desmolans de Butyricicoccus.

“El paso siguiente está intentando considerar si estos caminos correlacionan en los pacientes que tienen ciertas formas de la hipertensión,” Ridlon dicen. “Hay una abundancia más alta de estos genes?”

La esperanza es que un día la investigación llevará a una medicación para combate la hipertensión. Ridlon dice si pueden mejor entender lo que están haciendo las bacterias, él serían posibles desarrollar los inhibidores de las enzimas que producen GALFs en estas bacterias. “Sería grande si podríamos encontrar una solución apuntada en vez de limpiar fuera todo con los antibióticos,” él dice.