El Estudio destaca la asociación de la obesidad con incontinencia fecal en pacientes de la espina bífida

En la aplicación De noviembre de 2017 las Enfermedades del Colon y del Recto, el Dr. Charlène Brochard y sus colegas de un centro de remisión de la espina bífida en Rennes, Francia, señalan sobre la frecuencia de problemas intestinales en 26 - a los pacientes de 45 años con espina bífida. El estudio multidisciplinario incluyó los datos clínicos obtenidos durante un período de ocho años en casi 400 pacientes de la espina bífida, acentuando la asociación de la obesidad con la disfunción fecal de la incontinencia y del intestino.

La Espina bífida es una anormalidad congénita común resultando cuando hay cierre incompleto del tubo de los nervios en la parte más inferior del dorso, dando por resultado la protuberancia de la pieza o de todo el contenido del canal espinal con este defecto. Esta anormalidad se puede asociar a problemas múltiples tales como parálisis de la pata, flúida en el cerebro (hidrocefalia) y el diafragma, así como los problemas del intestino y sexuales. Aunque ha habido muchos estudios en estos pacientes cuando son niños, ha habido pocos partes sobre cómo estos individuos se van como se convierten en edad adulta, especialmente en cuanto a problemas del intestino tales como incontinencia.

Los autores de este estudio utilizaron las herramientas muy cuidadosas de la evaluación para evaluar la presencia y la severidad de la incontinencia del intestino, del estreñimiento, y de la incontinencia urinaria, así como para determinar la presencia de problemas con la función sexual en hombres y mujeres. Baje la disfunción del trecho urinario, incluyendo incontinencia urinaria así como las infecciones de vías urinarias, eran el problema más común y ocurrido en el 28% de pacientes. Esto fue seguida por la disfunción del intestino en el 16% de pacientes. Tres Cuartos de pacientes podía recorrer, mientras que un cuarto de pacientes era obeso, definido como teniendo un índice de masa corporal sobre 30kg/m.2 Más que la mitad de estos pacientes tenían por lo menos disfunción moderada del intestino según lo medido por la Muesca Neurogénica de la Disfunción del Intestino, con el 70% de pacientes que experimentaban incontinencia fecal, muchos con síntomas severos. Una Mitad de pacientes tenía la orina e incontinencia del intestino.

Los Hombres, los que eran obesos, los que tenían incontinencia urinaria, y ésos con el estreñimiento severo eran más probables tener incontinencia fecal severa. El nivel neurológico del defecto de la espina bífida y otros factores neurológicos (tales como presencia de hidrocefalia) no fueron asociados a incontinencia fecal severa ni a la función severa del intestino (definida como teniendo menos defecaciones, necesitando un rato más largo de moverse los intestinos, requiriendo uso frecuente del estímulo digital para la defecación y teniendo un mayor número de episodios de la incontinencia fecal).

Los autores destacan las altas tasas del estreñimiento (el 85%), incontinencia fecal (el 70%), incontinencia fecal severa (el 60%), y la disfunción severa del intestino observó a este grupo de adultos relativamente jovenes. A Diferencia de algunos estudios anteriores, no había correlación con la disfunción fecal de la incontinencia o del intestino con el nivel neurológico del defecto de la espina bífida. La correlación con obesidad y el estreñimiento presenta los factores modificables que pudieron mejorar importante calidad de vida en este grupo de pacientes. Los estudios Cuidadosos tales como esto tienen el potencial de mejorar calidad de vida con muchos desordenes de la niñez, en los cuales la continuación en edad adulta no es a menudo tan buena como debe ser.

Fuente: http://journals.lww.com/dcrjournal/

Advertisement