Advertencia: Esta página es una traducción de esta página originalmente en inglés. Tenga en cuenta ya que las traducciones son generadas por máquinas, no que todos traducción será perfecto. Este sitio Web y sus páginas están destinadas a leerse en inglés. Cualquier traducción de este sitio Web y su páginas Web puede ser imprecisa e inexacta en su totalidad o en parte. Esta traducción se proporciona como una conveniencia.

El nuevo estudio examina eslabón entre el sueño y la administración del peso

Un nuevo estudio de los expertos del sueño en la universidad de Loughborough está examinando cómo la administración del sueño y del peso es relacionada.

En un primero-de-su-bueno, la investigación experimental observará el eslabón entre la duración del sueño y el apetito - y si una hora extra podría llevar para mejorar la administración del peso.

El Dr. Iuliana Hartescu, que está supervisando el proyecto, tituló la extensión del sueño para la salud metabólica (sueño a adelgazar), dijo: “Es un estudio experimental, donde manipulamos la duración del sueño aumentándola con una intervención del comportamiento y después examinando los efectos sobre diversos biomarkers metabólicos.

“Estamos determinado interesados en la regla de la glucosa y de la insulina, y hormonas del apetito.”

Los estudios de población grandes han determinado eso el cerca de 25% de la población están durmiendo menos que las 7 horas recomendadas por noche.

Hay varias razones de esto, el Dr. explicado Hartescu, algunos de los cuales se conecta a la forma de vida.

Se percibe el “sueño como una época flexible opcional que se puede acortar a favor de gimnasio, de trabajo, o de niños jovenes,” ella dijo.

Las “pruebas actuales las hormonas del apetito indican que la duración del sueño corto por seis horas o menos por noche - y sueño también roto, tal como empleados de turno - puede afectar a metabolismo por la regla de la glucosa que rompe, y el romper.

“Estos mecanismos fisiológicos podrían animar el comportamiento que lleva al avance de peso - causado comiendo más o comiendo en las horas inadecuadas, por ejemplo.

“Además, el ser fatigado y soñoliento de sueño corto lleva a la actividad física disminuida durante el día, que puede exacerbar más lejos avance de peso.”

El estudio, que comenzó en el verano de 2017, está reclutando actualmente a los hombres envejecidos entre 20 y 50 años que regularmente consigan a menos de seis horas de sueño a la noche.

“Esto es una juicio controlada seleccionada al azar. Estamos reclutando a hombres,” dijo al Dr. Hartescu. “Durmientes cortos.

“Los que habitual logran seis horas o menos por noche, y que tienen por lo menos dos factores de riesgo importantes de la diabetes, tales como ser gordos u obesos, hipertenso, o que tiene historia parental de la diabetes.”

Los participantes tendrán que adaptar sus configuraciones de sueño por seis semanas, sobre la base de varios parámetros fijados por los investigadores.

La mitad tendrá su sueño creciente en una hora-por-noche, trayéndolos conforme a qué se considera actualmente duración óptima del sueño - cerca de siete a nueve horas.

“La idea central es ésa a través de este cambio relativamente simple de la forma de vida - aumentando su sueño en una hora, podría perfeccionar fatiga y somnolencia, y ayuda a gente a hacer más activa en el día.

“También observaremos si ayuda a regular las hormonas y la glucosa del apetito, y si la gente tiene menos tiempo en la hora de acostarse al bocado inadecuado, por lo tanto ayudando a mando de peso, o a baja de peso.”