Advertencia: Esta página es una traducción de esta página originalmente en inglés. Tenga en cuenta ya que las traducciones son generadas por máquinas, no que todos traducción será perfecto. Este sitio Web y sus páginas están destinadas a leerse en inglés. Cualquier traducción de este sitio Web y su páginas Web puede ser imprecisa e inexacta en su totalidad o en parte. Esta traducción se proporciona como una conveniencia.

El nuevo método rápido y asequible muestra la promesa para la diagnosis de enfermedades oculares secas

Los investigadores de UPM han desarrollado un biosensor óptico con un fácil, rápidamente y el método asequible de lectura que permite la detección in vitro de un material biológico. Los resultados obtenidos son prometedores para la diagnosis de enfermedades oculares secas.

Debido a la demanda cada vez mayor de la diagnosis para las enfermedades oculares diversas, del grupo de la óptica, de Photonics y de Biophotonics de Universidad Politécnica de Madrid (UPM) ha desarrollado un dispositivo (PoC) de lectura óptica del Punto-de-Cuidado que, gracias a una tecnología patentada de los investigadores de este grupo, permite que in vitro descubramos concentraciones muy pequeñas de material biológico de una manera rápida y asequible.

Las primeras juicios parecen ser efectivas para la diagnosis del aro seco con los desgarros del paciente. Además, su uso se podía aplicar a otras enfermedades e incluso ampliar a otras áreas tales como agricultura y comida.

En 1992, la Organización Mundial de la Salud publicó una clasificación relevante de las enfermedades y de los daños relacionados con el aro. Tal clasificación ha aumentado desde entonces progresivamente y ésta ha dado lugar a un de mucha demanda de las diagnosis para las patologías oculares diversas. Enterado de esto la necesidad, investigadores del grupo de la óptica, de Photonics, y de Biophotonics en el centro de la tecnología biomédica de UPM (CTB-UPM) comenzó a trabajar en el revelado de un dispositivo rápido de la diagnosis para estos tipos de enfermedades tales como enfermedad ocular seca.

Durante los años pasados, la incidencia del síndrome del aro seco ha aumentado dramáticamente. Sus síntomas son irritación de aro, rojez, y la fatiga, entre otros, y ella pueden causar el destacamento y la baja retinianos de la visión en los escenarios más serios de la enfermedad. Por lo tanto, la detección temprana de tal enfermedad es esencial. Sin embargo, éstos evidencian se pueden confundir con el otro afecto del aro que no se relacionan con DED. Afortunadamente, las influencias del desorden del aro seco también rasgan la composición variando su concentración de proteínas. Estos regímenes, también llamados los biomarkers, siempre se encuentran relacionados a una enfermedad, aro seco en este caso y son los elementos necesarios para la diagnosis.

Los gracias a esta tecnología desarrollada por los investigadores de UPM, autorizados a BIOD S.L, podemos in vitro descubrir una concentración más inferior (en el rango de nanograms por mililitro) de ciertos materiales biológicos (bacterias, virus, proteínas y así sucesivamente) que laboratorios profesionales hacen de la misma manera para descubrir estos tipos de enfermedades.

La ventaja del nuevo dispositivo comparado a los dispositivos tradicionales es que es portátil y puede ser colocada en un centro médico. Además, es fácil de utilizar y esta característica está de una gran ayuda para los personales no-calificados. Otra característica de este dispositivo que es escritura de la etiqueta-libre, así que él significa que ése no requiere la etiqueta para amplificar la reacción (enzimas, fluorophores, las partículas del oro…) qué da lugar a costos del ahorro.

El método de la lectura de este dispositivo del PC se basa en el cambio de las propiedades ópticas de los sensores cuando se agrega el material biológico. Por lo tanto, vigilando la reacción espectral de la luz reflejada podemos determinar simple las moléculas biológicas de la cantidad en la superficie.

El punto principal cuando analizar el desgarro de pacientes es el volumen limitado de muestra que puede ser obtenido puesto que logran apenas cinco microlitres, que hace difícil su manipulación y examen. Los investigadores han resuelto este problema desarrollando una superficie del sensor en la cual algunos bioreceptors (anticuerpos) relacionados con las proteínas del objetivo se inmovilizan y pueden recibir muestras incluso de un microlitre sin la evaporación.

Además, hay otros problemas en el caso de análisis de los desgarros puesto que tienen las proteínas, las sales y otros componentes que pueden interferir con la diagnosis. Sin embargo, esto también se ha resuelto con la selección de anticuerpos hechos y la detección de la única proteína relacionada con DED, el metallopsidase 9 de la matriz, qué prueba el trabajo correcto de este dispositivo.

Hoy en día, el grupo está trabajando en otros dos biomarkers para la enfermedad ocular seca y preveen lograr los mismos buenos resultados, apuntan integrar todos los biomarkers en uno y desarrollar un estuche de la diagnosis del aro seco.

Según el investigador Beatriz Santamaría, “esta tecnología es muy versátil y se podría también utilizar para otras diagnosis con otras muestras tales como sangre, urea y saliva y no sólo en el campo médico pero en otros campos tales como agricultura o industria alimentaria”.