Advertencia: Esta página es una traducción de esta página originalmente en inglés. Tenga en cuenta ya que las traducciones son generadas por máquinas, no que todos traducción será perfecto. Este sitio Web y sus páginas están destinadas a leerse en inglés. Cualquier traducción de este sitio Web y su páginas Web puede ser imprecisa e inexacta en su totalidad o en parte. Esta traducción se proporciona como una conveniencia.

El estudio determina el tratamiento prometedor para reducir la lesión cerebral en bebés

los Investigación-clínicos en el sistema nacional de la salud de los niños llevaron el primer estudio para determinar un tratamiento prometedor para reducir o para evitar la lesión cerebral en los recién nacidos que han sufrido hipoxia-isquemia, una complicación seria en la cual el flujo de sangre reservado priva el cerebro del oxígeno.

Las consecuencias de la lesión cerebral que resultan de la privación del oxígeno afectan a la vida útil y al alcance enteros de suave (las discapacidades de aprendizaje) a severo (incapacidad para respirar, para recorrer, para hablar o para ver). Esta complicación puede ocurrir durante o antes de que nacimiento debido a los problemas maternales/placentarios, tales como prolapso placentario de la abrupción o de la cuerda, o debido a las entregas fetales/recién nacidas, tales como asfixia debido a las dificultades de trabajo, a la infección, a la extracción de aire fetal-maternal o a la transfusión gemelo-a-gemela.

Publicado en Neonatology el 13 de octubre de 2017, los modelos experimentales recién nacidos evaluados estudio expusieron a la hipoxia-isquemia. Los modelos experimentales fueron dados la terapia de enfriamiento estándar (hipotermia terapéutica) solamente y conjuntamente con un inhibidor selectivo de la cinasa de Src, PP2, que ciega una enzima reguladora del apoptosis (muerte celular), que se intensifica como resultado de hipoxia-isquemia. Food and Drug Administration ha aprobado un inhibidor de la cinasa de Src como tratamiento de la oncología. Este estudio es el primer para probar las ventajas de cegar esta enzima en reducir el daño neurológico causado por hipoxia-isquemia del cerebro.

“En la hipoxia-isquemia, cinasa del elevador sobre-se activa, pero la hipotermia se ha mostrado para disminuir la activación de esta enzima. Teorizamos que un inhibidor de la cinasa de Src, además de la hipotermia, atenuaría más lejos la activación de la cinasa IV del elevador y que el resultado pudo ser menos daño cerebral,” explicamos a Panagiotis Kratimenos, M.D., Ph.D., el autor importante del estudio, y especialista en neonatology y cuidado neurocritical neonatal en los niños nacionales. “De este estudio, éramos contentos que éste parece ser el caso.”

El equipo de investigación fijó la neuropatología, concentraciones del trifosfato de adenosina y de la fosfocreatina así como actividad de la cinasa IV del elevador. La actividad de la cinasa IV del elevador en tejido cerebral era 2.002 (más/menos 729) con los niveles normales del oxígeno y en temperaturas normales, 4.104 (más/menos 542) en hipoxia con el tratamiento de la hipotermia, y 2.165 (más/menos 415) en hipoxia con el tratamiento de la hipotermia combinado con la administración PP2.

Los autores concluyen que la hipotermia solamente atenuó la sobre-activación de la cinasa IV del elevador y perfeccionó la neuropatología después de hipoxia. Sin embargo, la combinación de la hipotermia con hipoxia de siguiente de la inhibición de la cinasa de Src atenuó más lejos la activación creciente de la cinasa IV del elevador, comparada con la hipotermia sola en el cerebro modelo experimental recién nacido.

Actualmente, el único tratamiento para la hipoxia-isquemia es hipotermia terapéutica. Comenzando sobre las primeras seis horas de vida, doctores en la temperatura neonatal Unidad de Cuidados Intensivos más bajo del bebé por cerca de 3 grados de cent3igrado por tres días. Esta terapia es demostrada reducir defectos de los nervios por el hasta 30 por ciento, con todo muchos niños todavía tienen resultados pobres incluso después el tratamiento de enfriamiento terapéutico.

“En la privación del oxígeno del cerebro, los caminos que llevan a la muerte celular sobre-se activan, incluyendo la cinasa nuclear IV. del elevador de la enzima. Intentamos intervenir en este camino para reducir la muerte celular aumentada, que lleva al daño cerebral,” explicamos al Dr. Kratimenos, profesor adjunto de la pediatría en las ciencias de la Facultad de Medicina y de la salud de la universidad de George Washington cuyo foco de la investigación es encefalopatía neonatal e hipotermia terapéutica.

Para continuar la investigación preclínica en esta aproximación, el Dr. Kratimenos preve el estudiar del efecto de otros tipos de pequeños inhibidores de la molécula para apuntar la cascada apoptotic, quizás en las dosis múltiples, eliminando los efectos secundarios potenciales, y determinando la mejores dosis y duración del tratamiento.

“Si es confirmado por otros estudios, esta aproximación--conjuntamente con el enfriamiento -- puede ayudar a atenuar más lejos el daño neurológico que los bebés sufren después de experimentar hipoxia-isquemia,” dice al Dr. Kratimenos.