Advertencia: Esta página es una traducción de esta página originalmente en inglés. Tenga en cuenta ya que las traducciones son generadas por máquinas, no que todos traducción será perfecto. Este sitio Web y sus páginas están destinadas a leerse en inglés. Cualquier traducción de este sitio Web y su páginas Web puede ser imprecisa e inexacta en su totalidad o en parte. Esta traducción se proporciona como una conveniencia.

El estudio determina el mecanismo nuevo por el cual los tumores pueden resistir inmunoterapia del cáncer

Un estudio de la investigación de cáncer de Luis llevado por Benoit Van den Eynde, director de Luis Bruselas, ha determinado un mecanismo nuevo por el cual los tumores del melanoma agresivo del cáncer de piel pueden resistir inmunoterapia del cáncer. Su papel, que aparece en comunicaciones de la naturaleza, describe cómo una célula inmune reclutada al tumor induce el suicidio programado, o apoptosis, de las células de T del asesino aprovechadas por muchas inmunoterapias. También determina la acción recíproca molecular específica responsable de este efecto. Esa acción recíproca--entre una proteína en las células de T conocidas como FAS y su ligand produjo por las células inmunes represivas--podía ser roto para perfeccionar la eficacia de las inmunoterapias del cáncer.

La “inmunoterapia ha estado entregando algunos resultados impresionantes, pero solamente para una parte de pacientes,” dice a Van den Eynde. ¿“Ahora millón de preguntas del dólar es, cuál puede nosotros hacer para perfeccionar a la proporción de pacientes que respondan a estos tratamientos? Hay una variedad de mecanismos de la resistencia inmune que operan en el tumor. Esto es lo que estamos dirigiendo en nuestros estudios.”

De los investigadores tumores del trasplante típicamente en los ratones genético convenientes para estudiar los efectos de inmunoterapias. Pero tales tumores no reflejan cómo los cánceres se convierten en gente. Para tomar la raíz y crecer, un tumor debe desarrollar mecanismos durante meses o años para evadir ataque inmune.

“Que son qué suceso en situaciones clínicas y que es lo que queremos modelar en nuestros estudios,” dice a Van den Eynde. “Si usted apenas inyecta las células de millón de tumores en un ratón para crear un tumor, usted no recapitula este proceso--la interacción entre el ordenador principal y el tumor, la inmunorespuesta que comienza pero por otra parte consigue humedecida por el tumor, o el escape final del tumor de esa reacción.”

Para recapitular ese proceso, las personas de Luis Bruselas dirigieron un ratón para expresar un gen cancerígeno y un antígeno del cáncer conocidos como P1A, pero solamente cuando estaban dadas una droga determinada. Los investigadores después indujeron tumores del melanoma en su modelo y evaluaron los efectos de una batería de inmunoterapias. Estas vacunas incluidas del cáncer contra el antígeno de P1A, y los diversos regímenes del punto de verificación bloquean las terapias, que sueltan un ataque del linfocito T contra las células cancerosas. Ninguno trabajada contra los tumores inducidos. Entonces intentaron la terapia adoptiva del linfocito T (ACTO), en la cual las células de T dirigidas contra un tumor se infunden en un paciente.

“A mi gran sorpresa, incluso la inyección de 10 millones de células de T activadas específicas al antígeno de P1A no afectó a incremento del tumor en este modelo inducido del tumor,” dice a Van den Eynde. Cuando trasplantaron a las mismas células cancerosas inducidas en ratones para generar tumores, la terapia del linfocito T autorizó invariable los tumores trasplantados.

Para descubrir porqué, los investigadores hecharon una ojeada lo que suceso a las células de T entregadas por ACTO. En modelos inducidos y trasplantados, encontraron, las células de T inundaban en el tumor y alistan para combate a las células cancerosas. Pero, después de ése, sus destinos divergieron importante.

“Encontramos eso en los tumores inducidos, sobre la mitad de las células de T estaban ya los cuatro días apoptotic después del ACTO,” dice a Van den Eynde. “Esto explicada porqué no persistieron: El tumor inducido se comporta como un sumidero para estas células de T. Eso no suceso en los tumores trasplantados.”

Puesto que las células cancerosas en ambos tipos de tumores eran lo mismo, los investigadores compararon las células noncancerous presentes en los tumores inducidos y trasplantados para explorar qué pudo causar el apoptosis del linfocito T. Un tipo de célula, la célula mieloide-derivada polimorfonuclear del supresor (PMN-MDSC), estaba presente exclusivamente en los tumores inducidos. MDSCs es una familia de células inmunes que se sepan para soportar la evasión inmune de una variedad de maneras.

El análisis molecular de los tumores inducidos reveló que el PMN-MDSCs en los tumores inducidos exprese niveles de una proteína superficial conocida como FAS-ligand, que induce suicidio del linfocito T cuando ata su receptor en las células de T. Los investigadores muestran que eso el agotamiento de PMN-MDSCs de los tumores o cegar el FAS-ligand que ataba a su receptor restableció la capacidad de las células de T de matar a tumores inducidos.

“Éste es un mecanismo nuevo por el cual estas células suprimen inmunorespuestas en tumores,” dice a Van den Eynde. El “alcance de FAS-ligand podía ser una buena terapia del adjunto para reforzar los efectos de drogas immunotherapeutic.” Tales drogas, él observa, está ya en fase de desarrollo. Mientras tanto, Van den Eynde y sus personas es ya duro en el trabajo que busca los otros mecanismos nuevos de la supresión inmune en su modelo.