Advertencia: Esta página es una traducción de esta página originalmente en inglés. Tenga en cuenta ya que las traducciones son generadas por máquinas, no que todos traducción será perfecto. Este sitio Web y sus páginas están destinadas a leerse en inglés. Cualquier traducción de este sitio Web y su páginas Web puede ser imprecisa e inexacta en su totalidad o en parte. Esta traducción se proporciona como una conveniencia.

Los científicos determinan el nuevo método de tratar dolor neuropático en ratones

La nueva investigación de College Londres de rey ha revelado un mecanismo previamente sin descubrir de la comunicación celular, entre las neuronas y las células inmunes, en dolor neuropático.

Los autores, que publicaron sus conclusión hoy en comunicaciones de la naturaleza, determinaron un nuevo método de tratar dolor neuropático en los ratones, que podrían ser más seguros y de manera efectiva que los tratamientos actuales que comprendían de opiáceos y de drogas antiepilépticas.

El dolor neuropático es un tipo de dolor crónico que sea causado generalmente por un daño a los nervios, pero el dolor persiste de largo después de que el daño haya curado. El dolor neuropático puede ocurrir después de cirugía o de un accidente de tráfico, o en algunos casos cuando se ha amputado un limbo.

Las únicas drogas disponibles para el dolor neuropático son actualmente u opiáceos o medicación antiepiléptica. Los opiáceos, como la morfina y el tramadol, son altamente adictivos y NHS ha despertado recientemente inquietudes por la receta de estas drogas, debido al opiáceo overdoses más que duplicando en la década pasada. En los E.E.U.U. un opiáceo “epidemia” ha sido recientemente declarado debido al número de levantamiento de muertes conectadas a estas drogas. En cambio, la medicación antiepiléptica no es adictiva sino es acompañada a menudo por un ordenador principal entero de efectos secundarios desagradables tales como avance de los vértigos, de la fatiga, de la náusea y de peso.

Sin embargo, la gente con dolor neuropático tiene opción muy pequeña cuando se trata de otras opciones del tratamiento porque la causa del dolor neuropático es tan mal entendida.

Usando modelos celulares y del ratón del dolor neuropático los autores estudiaron un atado de las neuronas en el ganglio de raíz dorsal (DRG), que son parte de las neuronas sensoriales que desempeñan un papel importante en la información de comunicación del dolor al cerebro. Encontraron que después del daño del nervio, neuronas del dolor en las partículas biológicas muy pequeñas liberadas esta área que contenían microRNA-21. Estas partículas entonces fueron tomadas rodeando las células inmunes, final llevando a la inflamación local y al dolor neuropático.

Los autores mostraron eso cuando cegaron las neuronas del dolor del DRG de liberar microRNA-21 en partículas, éste tenían un efecto antiinflamatorio en un nivel celular, que evitó que el dolor neuropático ocurriera en ratones. La ventaja de este método es que estas partículas, conteniendo los agentes que ciegan microRNA-21, no infiltran el cerebro y no llevan a los efectos secundarios.

En seres humanos, un método similar se podría aplicar a las neuronas del dolor de la cuadra de liberar microRNA-21 en las partículas, que evitarían que ocurriera el dolor neuropático. Si es acertado, ésta sería la primera droga para apuntar el dolor neuropático en áreas específicas sin efectos secundarios, que está en fuerte contraste con los calmantes no específicos actualmente disponibles.

Afortunadamente, los tratamientos similares trialed ya en los enfermos de cáncer que reciben la inmunoterapia, haciendo el uso a otras condiciones como dolor neuropático altamente posible.

Profesor Marzia Malcangio, autor mayor del centro de Wolfson para las enfermedades relativas a la edad en el instituto de la psiquiatría, de la psicología y de la neurología (IoPPN), College Londres de rey, dijo “si los nuevos tratamientos basados en las conclusión de esto estudian, apuntando microRNA-21, podría ser diseñado para los pacientes con dolor neuropático que éste podría ofrecer una avenida a estrenar para el tratamiento de la droga. Nuestros pasos siguientes son explorar si el mismo mecanismo se aplica a otras condiciones crónicas del dolor.”