Advertencia: Esta página es una traducción de esta página originalmente en inglés. Tenga en cuenta ya que las traducciones son generadas por máquinas, no que todos traducción será perfecto. Este sitio Web y sus páginas están destinadas a leerse en inglés. Cualquier traducción de este sitio Web y su páginas Web puede ser imprecisa e inexacta en su totalidad o en parte. Esta traducción se proporciona como una conveniencia.

MRI semestral bate mamogramas en descubrir el cáncer de pecho entre mujeres con riesgo genético

La vigilancia intensiva incluyendo un examen de resonancia magnética contraste-aumentado dinámico de la proyección de imagen (DCE-MRI) era cada seis meses lejos más efectiva en descubrir el cáncer de pecho en mujeres más jovenes con un perfil genético de alto riesgo que un mamograma anual, según un equipo de investigación basado en el remedio de la Universidad de Chicago y la universidad de Washington, Seattle.

Los resultados, presentados el 8 de diciembre de 2017 en el simposio anual del cáncer de pecho de San Antonio, sugieren que para esta población, los esfuerzos intensivos “downstage” cáncer de pecho agresivo encontrando pequeñas lesiones tempranas en mujeres con mutaciones de alto riesgo son cruciales a perfeccionar resultados.

“Este estudio demuestra, por primera vez, que los cánceres de pecho agresivos se pueden coger temprano, sin llamadas o las biopsias excesivas,” dijo a Olufunmilayo Olopade, Doctor en Medicina, profesor de medicina distinguido del servicio y una genética humana y director de la universidad del centro de Chicago para la genética clínica del cáncer. “Debido a vigilancia intensiva y el cuidado de alta calidad la mayoría de mujeres de alto riesgo en esto estudio--la mayoría de los cuales tenían mutaciones genéticas altamente penetrantes--no han desarrollado el cáncer de pecho.”

El estudio fue diseñado para evaluar niveles y calidad de vida sicosociales de la señal de socorro en las mujeres que experimentaban vigilancia intensiva.

Entre 2004 y diciembre de 2016, los investigadores reclutaron a 305 mujeres en una juicio clínica. Los voluntarios tuvieron que tener por ciento del riesgo del cáncer de pecho del curso de la vida un mayor de 20. Más que la mitad de las mujeres alistadas (el 53%) tenían mutaciones en genes relacionados del cáncer de pecho, tales como BRCA1, BRCA2 o CDH1. Diez voluntarios cayeron fuera antes del primer cartucho de la investigación.

Las mujeres que alistaron tuvieron que tener mutaciones en uno de 11 genes cáncer-relacionados sabidos del pecho, o una diagnosis del cáncer de pecho o in situ de carcinoma antes de la edad 35, o un molde-madre o una hermana diagnosticada con el cáncer de pecho antes de la edad 50 (antes de la edad 40 para los de la ascendencia africana). La edad media en el asiento era 43,3 años.

Después de la evaluación de un médico y de un consejero genético, programaron a los participantes experimentar un examen clínico del pecho y una exploración de DCE-MRI cada seis meses, y un mamograma digital cada 12 meses. El estudio sujeta también tenía pruebas genéticas del panel de BROCA el buscar de 12 genes asociados a una predisposición al cáncer de pecho. Ésos con las altas mutaciones genéticas del riesgo que terminaron cinco años del protocolo del estudio fueron ofrecidos el blindaje continuado. (Alistamiento cerrado en diciembre de 2016.)

A lo largo del estudio, los investigadores realizaron 2.111 DCE-MRIs (por término medio, cerca de siete por participante) y 1.223 mamogramas (cuatro por participante). Todos los cánceres descubiertos durante el estudio eran más pequeños que un centímetro.

Los investigadores encontraron 17 cánceres: cuatro del primero tiempo in situ de carcinoma cánceres de pecho ductales y 13. Quince de esos cánceres ocurrieron en participantes con mutaciones patógenas. Once implicaron BRCA1, tres BRCA2 implicados, y un CDH1 implicado. Ningunos de los cánceres se habían extendido a los ganglios linfáticos. La talla de tumor media era 0,61 centímetros.

Siguieron a los 17 pacientes que desarrollaron un cáncer contínuo para un punto medio de 5,3 años (alcance 0,5 a 11 años). Todos siguen siendo activos y libres de enfermedad sistémica. Los niveles de la ansiedad disminuyeron en un cierto plazo y calidad de vida para los participantes perfeccionados.

Los autores del estudio recomiendan “estudios más lejos interventional que evalúan esta aproximación nueva de la investigación para personalizar la evaluación de riesgos y la prevención del cáncer de pecho.”

En este estudio, DCE-MRI que cada 6 meses “realizó bien para la detección temprana del cáncer de pecho invasor en mujeres de alto riesgo, logrando el objetivo último de la investigación de cáncer de pecho--el descubrir nodo-negativo, tumores invasores menos de 1 centímetro,” dijo a Olopade, profesor clínico de la investigación de la Sociedad del Cáncer americana. “Estas exploraciones se realizaron especialmente bien en las ondas portadoras de la mutación BRCA1, que están en riesgo de subtipos agresivos del cáncer de pecho.”

Los “mamogramas siguen siendo importantes para la mayoría de las mujeres,” Olopade dijo. “Pero para las mujeres en de alto riesgo quién están consiguiendo un DCE-MRI cada seis meses, los mamogramas anuales podrían ser eliminados probablemente. “Para este grupo de mujeres más jovenes en el riesgo importante elevado, especialmente ésas con una mutación BRCA1, soportamos fuertemente conseguir un DCE-MRI cada seis meses.”

“La meta central de nuestro estudio era entender las necesidades de las mujeres del riesgo más alto,” dijo al rey de Maria Claire del co-autor del estudio, doctorado, profesor de las ciencias del genoma y del remedio en la universidad de Washington y del profesor Disney-Americano de la investigación de la Sociedad del Cáncer de Walt para el cáncer de pecho. El rey ha abogado para que todas las mujeres sean ofrecidas la prueba para BRCA1 y BRCA2 aproximadamente la edad 30, sin importar antecedentes familiares personales o del cáncer, de modo que las mujeres con mutaciones puedan tomar medidas para prevenir el cáncer en sus futuros.

“Mi preocupación es que la mamografía y MRI estén utilizados en las maneras que tienen sentido dado la genética personal de una mujer,” ella dijeron. Las “mujeres con mutaciones en BRCA1 o BRCA2 tienen necesidades muy diversas de la vigilancia para la enfermedad del pecho que las mujeres sin mutaciones en estos genes. Esto es determinado verdad para las mujeres jovenes sanas con mutaciones. Es verdad crítico ofrecer vigilancia intensiva a las mujeres aún-sanas con las mutaciones BRCA1 o BRCA2.”

La Sociedad del Cáncer americana (ACS) recomienda actualmente un DCE-MRI anual así como un mamograma anual para las mujeres que están en de alto riesgo, comenzando típicamente a la edad de 30 años.