El Genoma que corrige la aproximación previene pérdida de oído progresiva en animales

Usando las tijeras moleculares envueltas en un conjunto grasiento de la salida, los investigadores han roto una variante del gen que ésa lleva a la sordera en ratones.

Un único tratamiento que implicaba la inyección de un genoma que corregía el cóctel previno pérdida de oído progresiva en los animales jovenes que habrían ido de otra manera sordos, Investigador (HHMI) David Liu del Howard Hughes Medical Institute y los colegas señalan el 20 de diciembre de 2017 en la Naturaleza del gorrón.

El trabajo está entre el primer para aplicar un genoma que corrige la aproximación a la sordera en animales, Liu dice. Porque el estudio fue realizado en ratones, las implicaciones para tratar a seres humanos son todavía no entendibles. Pero, él dice, “Esperamos que el trabajo un día informe al revelado una vulcanización con certeza forme de sordera genética en gente.”

Casi la mitad de todos los casos de la sordera tiene una raíz genética, pero las opciones del tratamiento son limitadas. Eso es porque, hasta hace poco tiempo, los investigadores no tenían la tecnología para tratar directamente el problema subyacente: las mutaciones genéticas que sabotean la audiencia.

Una tal mutación está en un gen llamado Tmc1. Una única falta de mecanografíia en este gen causa la baja de las células del pelo del oido interno en un cierto plazo. Estas células cerda-revestidas delicadas ayudan a detectar el sonido: las ondas acústicas doblan las cerdas, como tallos del trigo en el viento; las células de pelo entonces convierten esa información física en el nervio hacen señales ese viaje al cerebro.

Apenas una copia de un gen transformado Tmc1 causa la pérdida de oído progresiva que lleva a la sordera profunda, en seres humanos y en ratones. Liu y los colegas conjeturaron eso que destruía la copia transformada del gen, llamada Beethoven en ratones, pudieron preservar una cierta audiencia.

Los investigadores golpearon ligeramente Tan el genoma que corregían la tecnología conocida como CRISPR-Cas9. Cas9, una enzima que actúe como tijeras moleculares, corta con tijeras ambos hilos del doble hélice de la DNA, que puede desactivar final un gen. Pero la dirección de Cas9 solamente a la copia mala de Tmc1 - y no el buen - es difícil, porque las dos copias difieren por apenas una carta de la DNA. Los Científicos utilizan una guía del ARN para llevar Cas9 a su meta, pero un poco después, la enzima puede comenzar a cortar la otra DNA que parece similar.

Las personas de Liu emplearon una técnica que habían señalado en 2015. Empaquetaron Cas9 y el ARN de la guía en un manojo grasiento que se desliza dentro de las células - y no adhiere alrededor. Que permita Cas9 golpear la copia mala del gen, y desvanecerse de distancia antes de que podría dañar el buen, dice Liu, el Profesor de Richard Merkin y al Vicepresidente de la Facultad en el Instituto Amplio, y el Profesor de la Química y de la Biología de la Substancia Química en la Universidad de Harvard.

Las personas de Liu comenzaron años de este trabajo antes de que sus personas inventaran un genoma más reciente que corregían la herramienta conocida como editores bajos. Pero, en principio, él dice, la precisión que corregía capacidades de editores bajos podría también corregir directamente, bastante que rompe, las mutaciones conectadas a los desordenes de la pérdida de oído.

Estudie al co-autor Zheng-Yi Chen de la Facultad de Medicina de Harvard y los compañeros de trabajo inyectaron la herramienta CRISPR-basada en los oidos internos de ratones infantiles con la mutación de la pérdida de oído. Después de ocho semanas, las células de pelo en oídos tratados se asemejaron a ésos en los animales sanos - pila de discos y empenachados denso con los manojos hairlike. Las células de pelo de los ratones no tratados, en cambio, parecidos dañados y escasos.

Entonces los investigadores midieron la función del oido interno colocando los electrodos en las cargas de los ratones y la actividad de supervisión de las regiones del cerebro implicadas en la audiencia. Los Investigadores necesitaron más sonido chispear la actividad cerebral en los ratones no tratados comparados con los ratones tratados, las personas encontradas. Por término medio, después de cuatro semanas, los oídos tratados podían oír sonidos cerca de 15 oídos que no tratados de los decibelios más bajo. “Que es áspero la diferencia entre una conversación reservada y una eliminación de basura,” Liu dice.

En seres humanos, tal cambio podría diferenciar una diferencia principal en la calidad de vida de los pacientes de la pérdida de la audición, él dice.

Los Científicos todavía tienen mucho por hacer antes de intentar esta aproximación en seres humanos. Pero si procede, el tratamiento podría ser el mejor durante niñez, Liu dice. Eso es porque la baja de la célula de pelo en el oido interno es progresiva e irreversible. “El pensamiento convencional en el campo es que una vez que usted ha perdido sus células de pelo, es difícil conseguirlas detrás.”

Fuente: https://www.hhmi.org/news/crispr-treatment-prevents-hearing-loss-mice