Advertencia: Esta página es una traducción de esta página originalmente en inglés. Tenga en cuenta ya que las traducciones son generadas por máquinas, no que todos traducción será perfecto. Este sitio Web y sus páginas están destinadas a leerse en inglés. Cualquier traducción de este sitio Web y su páginas Web puede ser imprecisa e inexacta en su totalidad o en parte. Esta traducción se proporciona como una conveniencia.

Nunca demasiado tarde invertir efectos cardiacos del envejecimiento sedentario

Las personas en su última Edad Media no son demasiado atrasadas trabajar en sus rutinas del ejercicio para perfeccionar su salud del corazón, hallazgos un nuevo estudio. Dos años de ejercicios aeróbicos, por lo menos cuatro a cinco días a la semana pueden invertir el daño causado por años de vida inactiva sedentaria antes y también reducir el riesgo de paro cardíaco. El estudio fue publicado en la última aplicación la circulación del gorrón.

Haber de imagen: Ninikas/Shutterstock
Haber de imagen: Ninikas/Shutterstock

Las personas de los investigadores observados el corazón y su funcionamiento entre 53 participantes que fueron envejecidos entre 45 y 64 años. Eran todos sanos pero no tenían ninguna historia regular del ejercicio en sus rutinas diarias. De hecho habían estado llevando una vida sobre todo sedentaria con los lotes de estar sin hacer nada. Ésta es una causa definitiva que aumenta el riesgo de enfermedad cardíaca como se ha visto en estudios anteriores. Entonces fueron divididos en dos grupos.

Pidieron un grupo seguir un ejercicio aeróbico que consistía en rutinario que fue intensificado en intensidad durante dos años. El otro grupo seguía una rutina con el entrenamiento de la yoga, del peso y del balance. También entrenaban por tres veces a la semana por dos años.

Los aeróbicos rutinarios implicaron una sesión minuciosa 30 excepto calentamiento y calman períodos. Tuvieron que realizar cuatro equipos de los ejercicios por cuatro minutos cada uno. Cada uno de éstos fue seguida con tres minutos de la recuperación activa. Los equipos de ejercicio estaban en el 95% de sus ritmos cardíacos máximos y de las fases de la recuperación en 60-75% de los ritmos cardíacos máximos. Además realizaron dos o tres días a la semana del ejercicio moderado de la intensidad en donde podrían tener una conversación mientras que ejercitaron. El entrenamiento de la fuerza fue programado una vez por semana y tenían una vez por semana una sesión larga del ejercicio aeróbico por una hora que implicaba ejecutarse, el ciclaje, recorrer enérgico, y tenis o el baile. Los primeros tres meses tenían solamente tres sesiones moderadas del ejercicio de la media hora a la semana y las rutinas fueron intensificadas a estos niveles finales durante dos años.

En el final del período del estudio, encontraron a ambos grupos para hacer bien. El grupo del ejercicio aeróbico mostró la mejoría del 18% en su admisión máxima del oxígeno durante ejercicio. También mostraron una mejoría del 25% en la “plasticidad” de las paredes del ventrículo izquierdo del corazón. El “plástico” la pared del corazón está más, más sano es dice a científicos. Como persona envejece y desarrolla paro cardíaco, la pared del corazón tiende a endurecer y pierde su “plasticidad”. El grupo de entrenamiento de la yoga, del balance y del peso sin embargo no mostró estas ventajas.

Según el Dr. Benjamin Levine, autor importante del estudio, éste se podría llamar “la dosis correcta del ejercicio, en el momento adecuado en la vida,” que podría llevar a cabo la llave a un corazón más sano. Él es también el fundador y el director del instituto para el ejercicio y del remedio ambiental, un programa común entre los recursos sanitarios y el centro médico al sudoeste Dallas, Tejas de Tejas de UT. Él agregó, “encontramos lo que creemos para ser la dosis óptima de la clase correcta de ejercicio, que es cuatro a cinco por una semana, y “el sweet spot” a tiempo, cuando el riesgo del corazón de un curso de la vida del comportamiento sedentario puede ser perfeccionado - que es edad tarde-central… que el resultado era una revocación de décadas de una forma de vida sedentaria en el corazón para la mayor parte de los participantes del estudio.” Él agregó que el ejercicio necesita convertirse en parte como de la rutina diaria que aplica sus dientes con brocha o que cambia la ropa. Este estudio entero mostró que es posible invertir los efectos de una vida sedentaria y también reducir el riesgo de enfermedad cardíaca.

Source:

http://circ.ahajournals.org/content/early/2018/01/03/CIRCULATIONAHA.117.030617

Dr. Ananya Mandal

Written by

Dr. Ananya Mandal

Dr. Ananya Mandal is a doctor by profession, lecturer by vocation and a medical writer by passion. She specialized in Clinical Pharmacology after her bachelor's (MBBS). For her, health communication is not just writing complicated reviews for professionals but making medical knowledge understandable and available to the general public as well.

Citations

Please use one of the following formats to cite this article in your essay, paper or report:

  • APA

    Mandal, Ananya. (2019, June 19). Nunca demasiado tarde invertir efectos cardiacos del envejecimiento sedentario. News-Medical. Retrieved on October 25, 2020 from https://www.news-medical.net/news/20180109/Never-too-late-to-reverse-cardiac-effects-of-sedentary-aging.aspx.

  • MLA

    Mandal, Ananya. "Nunca demasiado tarde invertir efectos cardiacos del envejecimiento sedentario". News-Medical. 25 October 2020. <https://www.news-medical.net/news/20180109/Never-too-late-to-reverse-cardiac-effects-of-sedentary-aging.aspx>.

  • Chicago

    Mandal, Ananya. "Nunca demasiado tarde invertir efectos cardiacos del envejecimiento sedentario". News-Medical. https://www.news-medical.net/news/20180109/Never-too-late-to-reverse-cardiac-effects-of-sedentary-aging.aspx. (accessed October 25, 2020).

  • Harvard

    Mandal, Ananya. 2019. Nunca demasiado tarde invertir efectos cardiacos del envejecimiento sedentario. News-Medical, viewed 25 October 2020, https://www.news-medical.net/news/20180109/Never-too-late-to-reverse-cardiac-effects-of-sedentary-aging.aspx.