La consumición durante última adolescencia podía ser primer paso a los problemas del hígado en edad adulta

El alcohol es la causa de cabeza de la cirrosis del higado y de las muertes hígado-relacionadas. Los resultados de un estudio a largo plazo grande en Suecia han confirmado que la consumición durante última adolescencia podría ser el primer paso hacia problemas del hígado en edad adulta y que las pautas para la admisión segura del alcohol en hombres pudieron tener que ser revisado hacia abajo, denuncian el gorrón del Hepatology.

La corriente recomendó niveles del atajo en algunos países sugiere que el consumo seguro del alcohol para que los hombres eviten enfermedad del higado alcohólica es 30 gramos por día, áspero equivalente a tres bebidas. “Nuestro estudio mostró que cuánto usted bebe en sus últimas adolescencias puede predecir el riesgo de desarrollar cirrosis más adelante en vida,” explica al principal investigador Hannes Hagström, Doctor en Medicina, doctorado, del centro para las enfermedades digestivas, división de Hepatology, hospital de la universidad de Karolinska, Estocolmo, Suecia. “Sin embargo, qué puede ser considerada un atajo seguro en hombres está menos sin obstrucción.”

Los investigadores conducto un estudio retrospectivo para fijar la asociación entre el alcohol consumido temprano en vida con el último desarrollo de la enfermedad del higado severa. Utilizaron datos de un estudio sobre la base de la población a escala nacional conducto durante 1969-1970 de todos los hombres suecos reclutados en servicio militar. Durante ese período, el alistamiento era obligatorio en Suecia, y solamente 2 3% de hombres fueron eximidos del alistamiento, sobre todo debido a las incapacidades o a la enfermedad severas. Este estudio fue basado en más de 49.000 hombres suecos, envejecidos 18-20, que fueron reclutados en aquel momento. Los investigadores igualaron números de la identidad personal de los datos del alistamiento con los archivos en el registro paciente nacional y las causas de la muerte se registran para establecer si los participantes habían desarrollado enfermedad del higado severa hasta finales de 2009. Los resultados fueron ajustados según índice de masa corporal, fumar, el uso del narcótico, la capacidad cognoscitiva, y la capacidad cardiovascular.

Los datos indicaron que el consumo del alcohol temprano en vida fue asociado a un riesgo creciente de desarrollar enfermedad del higado severa. Después de 39 años de continuación, 383 hombres habían desarrollado la enfermedad del higado severa, que fue definida como diagnosis de la cirrosis del higado, de la enfermedad del higado decompensated (carcinoma hepatocelular, ascitis, varices del esófago, síndrome hepatorrenal, o encefalopatía hepática), de la insuficiencia hepática, o de la muerte de la enfermedad del higado. El riesgo era dosis-relacionado, sin signo de un efecto de umbral y fue pronunciado más en los hombres que consumían dos bebidas por día, cerca de 20 gramos, o más. Antes del ajuste para el índice de masa corporal, el consumo del tabaco, el uso del narcótico, aptitud física cardiovascular, y capacidad cognoscitiva, el riesgo era importante para el consumo diario del alcohol de hasta sólo seis gramos por día. Estos resultados son solamente válidos para los hombres y necesitan ser validados en mujeres.

“Si estos resultados llevan a bajar el atajo nivela para consumo “seguro un” de alcohol en hombres, y si los hombres se adhieren a las recomendaciones, podemos ver una incidencia reducida de la enfermedad del higado alcohólica en el futuro,” dice al Dr. Hagström.

Alejandro Louvet, Doctor en Medicina, doctorado, digestif de des maladies de l'appareil del servicio, Hôpital Huriez, Lille, Francia, observa en un editorial acompañante que a pesar de la carga enorme de la enfermedad, allí no es ningún tratamiento aprobado para la enfermedad del higado alcohólica.

“El actual estudio agrega a nuestro conocimiento sobre los riesgos de consumo crónico del alcohol en una edad más joven,” comenta el Dr. Louvet. Los “niveles seguros de consumo del alcohol se deben revisar para la población en general y las políticas sanitarias públicas se deben adaptar por consiguiente. Las recomendaciones generales de los médicos se deben acompañar por los planes de acción del alcohol-mando, especialmente acceso al alcohol, precios, y publicidad. La educación y la información no son suficientes en sus la propio reducir el consumo del alcohol en la población en general. Por otra parte, las intervenciones apuntadas tuvieron como objetivo el determinar y aconsejando a bebedores excesivos sea útil en un nivel individual.”

Según el informe global de la Organización Mundial de la Salud 2014 sobre el alcohol y la salud, la cirrosis alcohol-relacionada es responsable de 493.300 muertes cada año. Aunque no haya tratamiento aprobado, la enfermedad alcohol-relacionada es el teóricamente 100% evitable, que hace el papel de dimensiones preventivas central en la disminución del impacto del consumo excesivo del alcohol en sociedad.