Las neuronas asteroides pueden ayudar al ritmo del mando de la respiración, el estudio de NIH sugiere

Tradicionalmente, los científicos pensaron que las neuronas asteroides llamadas los astrocytes eran partidarios constantes, reservados de su hablador, alambre-como los vecinos, llamados las neuronas. Ahora, un estudio de NIH sugiere que los astrocytes puedan también tener su opinión. Mostró eso que imponía silencio a astrocytes en las ratas causadas centro de respiración del cerebro para respirar en un más de tarifa reducida y un neumático fuera en una rueda de ardilla anterior que normal. Éstos eran apenas dos ejemplos de cambios en la respiración causada manipulando la manera que los astrocytes comunican con las células vecinas.

“Por décadas pensamos que la respiración era exclusivamente controlada por las neuronas en el cerebro. Nuestros resultados sugieren que los astrocytes ayuden activamente a controlar el ritmo de la respiración,” dijeron a Jeffrey C. Smith, Ph.D., investigador mayor en el instituto nacional del NIH de desordenes neurológicos y el recorrido (NINDS) y autor mayor del estudio publicado en comunicaciones de la naturaleza. “Estos resultados agregan a la carrocería cada vez mayor de las pruebas que están cambiando la manera que pensamos en astrocytes y de cómo los trabajos de cerebro.”

El laboratorio del Dr. Smith investiga cómo la respiración es controlada por la despedida rítmica de neuronas en el complejo del preBötzinger, el centro de respiración del cerebro que su laboratorio ayudado para descubrir. Para este estudio, sus personas trabajaron con Alexander Gourine, Ph.D., profesor en la Universidad Londres (UCL), cuyo laboratorio encontró que los astrocytes en las partes vecinas del cerebro pueden regular la respiración detectando cambios en niveles del dióxido de carbono de la sangre.

Por lo menos la mitad del cerebro se comprende de las células llamadas glia y la mayor parte de son astrocytes. Los científicos han mostrado recientemente que los astrocytes pueden comunicar como las neuronas disparando lejos, o liberando, los mensajes químicos, llamados los transmisores, a las células vecinas.

En este estudio, los científicos probaron el papel de astrocytes en la respiración genético modificando la capacidad de astrocytes en el complejo del preBötzinger de liberar transmisores. Cuando callada los astrocytes en ratas reduciendo el transmisor liberan, las ratas respiraron y suspiraron en más de tarifa reducida un que normal. En cambio, si hicieron los astrocytes más habladores aumentando la transmisión, las ratas respiraron a regímenes que descansaban más altos y suspiraron más a menudo.

Las personas también probaron cómo imponer silencio a astrocytes afectó a las reacciones de las ratas a los cambios en niveles del dióxido del oxígeno y de carbono. Aunque el ritmo respiratorio de las ratas aumentara cuando los niveles del oxígeno eran más inferiores o dióxido de carbono nivele más arriba, era todavía más inferior que normal. Imponer silencio a astrocytes también disminuyó el régimen en el cual las ratas suspiraron bajo niveles más con poco oxígeno. Por otra parte, las ratas se convirtieron en mucho anterior que normales agotado. Podrían funcionar con solamente mitad de la distancia que las ratas normales podrían funcionar con en una rueda de ardilla antes de cansar.

“La meta fundamental de la respiración es la cantina del dióxido y del oxígeno de carbono que es crítico para la vida. Nuestros resultados soportan la idea que la ayuda de los astrocytes el cerebro traduce cambios en estos gases a la respiración,” dijeron a Shahriar Sheikhbahaei, Ph.D., antes estudiante doctoral en UCL y el participante en el programa de la sociedad del graduado de NIH, y el autor importante del estudio.

Finalmente, las personas mostraron que estos astrocytes utilizaron el trifosfato de adenosina (ATP) para comunicar con otras células en el cerebro. El desactivar liberó el ATP reducido descansando ritmos respiratorios y la frecuencia de suspiros bajo niveles normales y con poco oxígeno.

“Nuestros resultados despliegan nuestra comprensión de cómo los mandos del cerebro que respiran bajo normal y enfermedad condicionan,” dijeron al Dr. Smith. “Proyectamos seguir este camino para entender cómo los astrocytes ayudan a controlar otros aspectos de la respiración.”

Fuente: https://www.ninds.nih.gov/