La investigación de ANU explora manera de reducir efectos secundarios indeseados de medicamentos comunes

La nueva investigación de la universidad de nacional australiano (ANU) ha perforado hacia abajo al nivel molecular para encontrar semejanzas a través de seis drogas farmacéuticas usadas en alivio del dolor, anestésico del dentista, y el tratamiento de la epilepsia, a fin de encontrar una manera de reducir efectos secundarios indeseados.

Uno en cinco australianos experimenta dolor crónico, y 250.000 australianos viven con la epilepsia, el 40 por ciento cuyo son los niños.

Hasta ahora, los investigadores han sabido que las drogas que tratan dolor y epilepsia son efectivas, algunos de los cuales incluso se han utilizado clínico desde los años 50. Pero detalles moleculares de cómo trabajan y porqué causan los efectos secundarios no se han estudiado hasta relativamente recientemente, gracias a la nueva tecnología.

El Dr. Amanda Buyan de la escuela de la investigación de ANU de la biología dijo gracias a la potencia de cómputo nacional (NCI) de la superinformática de la infraestructura en ANU, los investigadores pueden ahora ejecutar simulaciones más grandes y más complejas para conseguir un mejor retrato de qué está continuando.

La “comprensión del detalle molecular de cómo trabajan nos da pistas a porqué estas drogas pudieron efectuar a una porción de la carrocería que queremos, pero puede también efectuar a la parte de la carrocería que no queremos efectuar,” ella dijo.

La “comprensión de esto puede esperanzadamente informar a los científicos futuros que trabajan en descubrimiento de la droga que ésta es cómo pensamos que estos tipos de drogas trabajan.”

El Dr. Buyan espera que la investigación informe mejor a científicos sobre la posibilidad de cambiar la estructura de drogas existentes, o en el diseño de una nueva droga para asegurarse de que hace qué se piensa sin los efectos secundarios.

“Espero que lleve a las drogas que son cambiadas ligeramente para ser más específico o para llevar a una diversa avenida que pudo ser más fructuosa.”

Fuente: http://www.anu.edu.au/