Advertencia: Esta página es una traducción de esta página originalmente en inglés. Tenga en cuenta ya que las traducciones son generadas por máquinas, no que todos traducción será perfecto. Este sitio Web y sus páginas están destinadas a leerse en inglés. Cualquier traducción de este sitio Web y su páginas Web puede ser imprecisa e inexacta en su totalidad o en parte. Esta traducción se proporciona como una conveniencia.

El nuevo análisis describe cómo la obesidad “pandémico” de la niñez asciende el cáncer

Un investigador occidental de la Facultad de Medicina de la universidad de la reserva del caso ha compilado pruebas de más de 100 publicaciones para mostrar cómo la obesidad aumenta el riesgo de 13 diversos cánceres en adultos jovenes. El meta-análisis describe cómo la obesidad ha cambio ciertos cánceres a grupos de la misma edad más jovenes, y los mecanismos celulares intensificados que ascienden las enfermedades.

Ahora denuncian el cáncer asociado típicamente a más viejos adultos sobre 50 con el aumento de frecuencia en adultos jovenes. De los 20 cánceres mas comunes de los Estados Unidos, nueve ahora se denuncian en adultos jovenes. En 2016, casi 1 en 10 nuevos casos del cáncer de pecho, y 1 en 4 nuevos casos del cáncer de tiroides estaba en la gente joven envejecida 20-44, según la revista publicada en obesidad. Los datos muestran que con la obesidad que sube entre datos demográficos más jovenes, están tan los regímenes del cáncer.

La nueva revista integra los estudios animales, las juicios clínicas, y los datos de la salud pública para ayudar a explicar regímenes de levantamiento del cáncer entre adultos jovenes. Describe cómo la obesidad “pandémico” de la niñez asciende el cáncer. También ofrece aproximaciones para mejorar el carril--y esperanzadamente evite--esta crisis de salud pública.

La gente joven con los índices de masa corporal (BMIs) sobre 30 es más probable experimentar malignidades agresivas, dice autor a Nathan A. Berger, Doctor en Medicina, profesor de Hanna-Payne del remedio experimental; director del centro para la ciencia, la salud y la sociedad; pieza del centro completo del cáncer del caso; y profesor de medicina, bioquímica, oncología y genética en la Facultad de Medicina occidental de la universidad de la reserva del caso. Según su revista, la obesidad de la niñez puede tener efectos duraderos que podrían llevar al cáncer temprano y tarde en vida.

La obesidad puede alterar permanente una probabilidad de la persona joven de desarrollar el cáncer. Incluso después peso perdidoso, sigue habiendo el riesgo de cáncer. Dice a Berger, “si usted es obeso, usted están en un riesgo más alto del cáncer. Si usted pierde el peso, perfecciona el pronóstico y puede bajar su riesgo, pero nunca sale totalmente.” La obesidad causa cambios a la DNA de una persona que puede agregar hacia arriba en un cierto plazo. Estos cambios incluyen banderas y marcadores genéticos--modificaciones epigenéticas--que el riesgo de cáncer del aumento y puede permanecer de largo después de baja de peso.

Los datos de juicios clínicas y de la obesidad animal estudian exceso de peso adicional del eslabón al cáncer. La obesidad de las demostraciones de la revista de Berger acelera la progresión del cáncer de varias maneras. Los overactivates el sistema inmune para producir subproductos dañinos tiene gusto de los radicales del peróxido y del oxígeno que transforman la DNA. La obesidad también altera el metabolismo de una persona, causando los desequilibrios del factor de incremento y de la hormona que ayudan a las células cancerosas a prosperar. En la tripa, la obesidad cambia microbiota del intestino tales que tumor-ascendiendo especie domine. El reflujo ácido en individuos obesos daña sus tubos que tragan y aumenta riesgo de cáncer del esófago. La investigación de Berger confirma obesidad asciende el cáncer por caminos simultáneos múltiples. “Incluso si un camino se ciega con éxito, el cáncer obesidad-inducido toma otro camino,” él dice.

Berger ofrece los datos cuantitativos y anecdóticos que soportan una asociación entre la obesidad temprana y los cánceres específicos. Él cita un estudio sobre de 1,1 millones de hombres israelíes rastreados en un cierto plazo. Los que eran gordos en la adolescencia (edad 16-19) tenían un riesgo creciente 1,5 dobleces de desarrollar el cáncer de colon por la edad 48.

Otros estudian, dicen a Berger, preguntado adultos para drenar sus formas de la carrocería del adolescente. Los “pacientes que drenaron una forma redonda de la carrocería tenían una incidencia más alta del mieloma múltiple.” Tal prueba anecdótica hace alusión a los efectos a largo plazo de la obesidad de la niñez, que Berger soporta con otros análisis. Los adultos con una historia de la obesidad son dos veces tan probables desarrollar mieloma múltiple. Berger dice que la obesidad puede también acortar cronologías del cáncer, en parte encogiendo el período entre la progresión benigna y mala del cáncer. Esto es probable otra razón que los regímenes agresivos del cáncer están subiendo entre adultos jovenes. El mieloma múltiple ahora se denuncia en adultos jovenes bajo 45, mientras que la edad máxima de la incidencia esperó históricamente constantemente en 69 por décadas.

La revista es un buceo de profundidad en 13 cánceres determinados previamente por la dependencia internacional para la investigación sobre cáncer según lo conectado a exceso de grasas de cuerpo. Pero es una del primera para dirigir específicamente cómo la obesidad asciende la progresión de estos cánceres en adultos jovenes. Incluye las recomendaciones de Berger de romper el eslabón entre la obesidad y los cánceres adultos jovenes.

Berger sugiere el documentar de datos de la salud, incluyendo BMI, en la vida de un paciente es crítico. Muchos enfermos de cáncer presentan después de la baja de peso importante, que podría hacer a doctores pasar por alto factores obesidad-relacionados. Berger espera que el uso creciente de informes médicos electrónicos ayude a construir las bases de datos que pueden descubrir configuraciones de la baja de peso--incluso si ocurrieron las décadas anteriormente o son confundidos por otros problemas de salud. Dice a Berger, “documentando características como dieta y el ambiente de una persona obesa, nosotros pudo poder conseguir una indicación de un pronóstico posible.”

La información detallada sobre la historia del peso de una persona podría ayudar, al igual que temprano las técnicas de la investigación de cáncer adaptadas a la gente joven. Pero, dice a Berger, “la mayoría del modo eficaz de acortar el revelado de este problema es prevenir la extensión del pandémico de la obesidad en niños y adultos.” Sin este paso, 110 millones de niños y adolescentes con la obesidad mundial permanecen a riesgo de cánceres obesidad-asociados que se convierten.