Advertencia: Esta página es una traducción de esta página originalmente en inglés. Tenga en cuenta ya que las traducciones son generadas por máquinas, no que todos traducción será perfecto. Este sitio Web y sus páginas están destinadas a leerse en inglés. Cualquier traducción de este sitio Web y su páginas Web puede ser imprecisa e inexacta en su totalidad o en parte. Esta traducción se proporciona como una conveniencia.

La investigación revela porqué la lucha de una más vieja gente conseguir el sueño de las buenas noches

La nueva investigación ha determinado la manera que la edad empeora la capacidad del reloj circadiano en mamíferos de reajustarse cuando está expuesta a la luz, dando por resultado la desorganización a las configuraciones durmientes y a las amenazas consiguientes para el bienestar.

Los investigadores, llevados por una universidad del neurofisiólogo de Kent, encontraron que el envejecimiento da lugar a una reducción importante en sensibilidad a la luz en la parte del cerebro que controla ritmos circadianos, conocida como el núcleo suprachiasmatic (SCN).

La ruptura podría ayudar a los tratamientos del objetivo que apuntan perfeccionar el reloj circadiano fisiológico y del comportamiento “que reajusta” en una más vieja gente.

El Dr. Gurprit Lall, de la escuela de Medway de la universidad de la farmacia, y las otras piezas del equipo de investigación exploraron cambios en uno de los caminos en la parte del cerebro que controlaba ritmos circadianos. Encontraron que un receptor del glutamato (NMDA), usado para transmitir la información liviana, se hacía menos efectivo en reajustar el reloj circadiano como parte del proceso del envejecimiento.

Este cambio estructural en el receptor del glutamato era responsable de la disminución en la reacción liviana observada. Una subunidad del receptor de NMDA exhibió una disminución marcada de la presencia entre un mamífero más viejo, indicando un cambio edad-asociado en la configuración estructural.

El estudio concluyó que el envejecimiento SCN sufre de una reorganizaci n estructural de su luz que recibe componentes; cuáles empeoran final su función en la fijación y mantener un ritmo circadiano estable.