Advertencia: Esta página es una traducción de esta página originalmente en inglés. Tenga en cuenta ya que las traducciones son generadas por máquinas, no que todos traducción será perfecto. Este sitio Web y sus páginas están destinadas a leerse en inglés. Cualquier traducción de este sitio Web y su páginas Web puede ser imprecisa e inexacta en su totalidad o en parte. Esta traducción se proporciona como una conveniencia.

El estudio Más grande-nunca para examinar cambios anatómicos en los cerebros de los pacientes de la epilepsia

Técnicas neuroimaging usadas de la investigación un consorcio internacional para analizar los cerebros de más de 3.800 voluntarios en los países diferentes. El estudio más grande de su clase nunca conducto establecida para investigar semejanzas y diferencias anatómicas en los cerebros de individuos con diversos tipos de epilepsia y para buscar los marcadores que podrían ayudar con pronóstico y el tratamiento.

La frecuencia y la severidad de la captura de la epilepsia, así como la reacción del paciente a la medicación, varían con la parte del cerebro afectado y de otros factores mal entendidos. Los datos de la literatura científica sugieren que áspero una mitad de pacientes no responda bien a las drogas antiepilépticas. La investigación ha mostrado que estos individuos son más probables desarrollar debilitaciones cognoscitivas y del comportamiento a lo largo de los años.

El nuevo estudio conducto por un grupo de trabajo específico dentro de un consorcio internacional llamado ENIGMA, cortocircuito para aumentar la genética de NeuroImaging con meta-análisis, establecido para investigar varias enfermedades neurológicas y psiquiátricas. Veinticuatro muestras seccionadas transversalmente a partir de 14 países fueron incluidas en el estudio de la epilepsia.

En conjunto, el estudio incluyó los datos para 2.149 personas con epilepsia y 1.727 temas sanos del mando (sin desordenes neurológicos o psiquiátricos). El instituto de investigación brasileño para la neurología y Neurotechnology (BRAINN), que participó en el estudio multicentro, era el centro con la muestra más grande, comprendiendo 291 pacientes y 398 mandos. Recibido en el Brasil, en la universidad de estado de Campinas (UNICAMP), BRAINN es una investigación, una innovación y un centro de la difusión (RIDC http://cepid.fapesp.br/en/home/) soportado por el asiento de investigación de Sao Paulo - FAPESP.

“Cada centro era responsable de cerco y de analizar datos sobre sus propios pacientes. Todo el material entonces fue enviado a la universidad del centro de la genética de la proyección de imagen de California meridional en los E.E.U.U., que consolidaron los resultados y realizaron un meta-análisis,” dijo a Fernando Cendes, profesor en UNICAMP y coordinador de BRAINN.

Un estudio diferenciado

Sujetaron a todos los voluntarios a las exploraciones de MRI. Según Cendes, un protocolo específico fue utilizado para detectar imágenes tridimensionales. “Este post-processing permiso de la imagen con el socorro de los programas informáticos, que dividió las imágenes en segmentos en millares de puntos anatómicos para la evaluación y la comparación individuales,” él dijo.

Según el investigador, los avances en técnicas neuroimaging han habilitado la detección de cambios estructurales en los cerebros de la gente con la epilepsia que no había sido notada previamente.

Cendes también destacó que éste es el primer estudio de la epilepsia empleado un número realmente grande de pacientes, que permitieron que los investigadores obtuvieran datos más robustos. “Había muchas discrepancias en estudios anteriores, que comprendieron a algunos docena o cientos voluntarios.”

Dividieron a los pacientes incluidos en el estudio en cuatro subgrupos: epilepsia de lóbulo temporal mesial (MTLE) con esclerosis hippocampal izquierda, MTLE con esclerosis hippocampal correcta, epilepsia generalizada (genética) idiopática, y un cuarto grupo que comprende los diversos subtipos menos comunes de la enfermedad.

El análisis revistió a los pacientes que habían tenido epilepsia por los años y los pacientes que habían sido diagnosticados recientemente. Según Cendes, el análisis - cuyos resultados fueron publicados en el cerebro del gorrón internacional - tuvo como objetivo la identificación de las regiones atrofiadas del cerebro en las cuales el espesor cortical era más pequeño que en el grupo de mando.

Primer análisis

Los investigadores primero analizaban datos de los cuatro subgrupos pacientes en conjunto y los compararon con los mandos para determinar si había cambios anatómicos comunes a todas las formas de la epilepsia. “Encontramos que los cuatro subgrupos visualizaron atrofia en las áreas de la corteza del sensible-motor y también en algunas piezas del lóbulo frontal,” a Cendes dijimos.

Las “exploraciones ordinarias de MRI no muestran cambios anatómicos en casos de epilepsia generalizada genética,” Cendes dijo. “Una de las metas de este estudio era confirmar si las áreas de la atrofia también ocurren en estos pacientes. Encontramos que lo hacen.”

El este encontrar, él agregó, muestra que en el caso de MTLE, hay cambios en regiones con excepción de los en las cuales se produzcan las capturas (el hipocampo, el parahippocampus, y el amygdala). La debilitación del cerebro es, por lo tanto, más extensa que pensó previamente.

Cendes también observó que una proporción más grande del cerebro fue comprometida en los pacientes que habían tenido la enfermedad para más de largo. “Esto refuerza la hipótesis que más regiones del cerebro atrofían y ocurre una debilitación más cognoscitiva mientras que progresa la enfermedad.”

El paso siguiente era un análisis separado de cada subgrupo paciente en busca de los cambios que caracterizan cada forma de la enfermedad. Las conclusión confirmadas, por ejemplo, que MTLE con esclerosis hippocampal izquierda está asociado a cambios en diversos circuitos neuronales de ésos se asociaron a MTLE con esclerosis hippocampal correcta.

La “epilepsia de lóbulo temporal ocurre en una región específica del cerebro y por lo tanto se llama una forma focal de la enfermedad. Es también el subtipo tratamiento-refractario más común de la epilepsia en adultos,” Cendes dijo. “Sabemos que tiene efectos diversos y más severos cuando implica el hemisferio izquierdo que la derecha. Son diversas enfermedades.”

“Estas dos formas de la enfermedad no son simples espejo-imágenes de uno a,” él dijo. “Cuando el hemisferio izquierdo está implicado, las capturas son más intensas y difusas. Era pensado que suceso éste porque el hemisferio izquierdo es dominante para el lenguaje, pero ésta no aparece ser la única razón. De alguna manera, es más vulnerable que el hemisferio correcto.”

En el grupo de GGE, los investigadores observaron la atrofia en el tálamo, una región de profundo-mentira central del cerebro encima del hipotálamo, y en la corteza de motor. “Éstos son cambios sutiles pero fueron observados en pacientes con epilepsia y no en los mandos,” Cendes dijo.

Las epilepsias generalizadas genéticas (GGEs) pueden implicar todas las regiones del cerebro pero se pueden controlar generalmente por las drogas y son menos perjudiciales a los pacientes.

Progresos futuros

De la posición ventajosa del coordinador para el centro FAPESP-financiado, las conclusión publicadas en el artículo beneficiarán a la investigación en el área y también tendrán implicaciones futuras para la diagnosis de la enfermedad. Paralelamente a su análisis anatómico, el grupo también está evaluando los cambios genéticos que pueden explicar ciertas configuraciones hereditarias en atrofia del cerebro. Los resultados de este análisis genético serán publicados pronto.

“Si sabemos hay más o las firmas menos específicas de los diversos subtipos epilépticos, en vez de buscar cambios por todas partes en el cerebro, podemos centrarnos en las regiones sospechadas, reduciendo costo, tiempo que salva y el aliento de la potencia estadística del análisis. Después, podremos correlacionar estos cambios con cognoscitivo y disfunción del comportamiento,” Cendes dijo.

Fuente: http://agencia.fapesp.br/neuroimaging_techniques_help_identify_brain_alterations_in_patients_with_epilepsy_/27481/