Los puntos culminantes del estudio necesitan para que otras pruebas perfeccionen a la administración del síntoma en finales del cuidado de vida

Un estudio que observaba las opiniones y las experiencias personales de los pacientes, familias y profesionales de la atención sanitaria, ha destacado la necesidad de la mejoría en la administración del síntoma en finales del cuidado de vida.

El análisis por el centro de investigación paliativo del cuidado de Marie Curie en la universidad de Cardiff ha determinado varias áreas del tratamiento que fueron percibidas a menudo según lo subóptimo manejado por los profesionales de la atención sanitaria, incluyendo; duela, respirando dificultades, la nutrición, y la hidración. La nutrición y la hidración fueron reconocidas específicamente como siendo “de interés importante”, determinado por cuidadores.

El dolor fue determinado como el área de la administración del síntoma discutida más por los demandados con muchos cuidadores privados que compartían experiencias desconcertantes o traumáticas de su dolor incontrolado de los parientes. Varios preguntaron la capacidad y la confianza de los profesionales de la atención sanitaria en dolor eficazmente de manejo, mientras que otros reluctancia destacada para prescribir o para administrar analgesia adecuada como barrera a controlar el dolor de su pariente.

De acuerdo con su análisis, los investigadores dicen que hay una necesidad de la investigación adicional de probar intervenciones en estas áreas, y final, informe a una aproximación prueba-basada al cuidado clínico. Por ejemplo, los investigadores apuntan preocupaciones a los cuidadores las' alrededor del dolor bajo-reconocido en los pacientes que no pueden comunicar verbalmente, por ejemplo ésos con la demencia, observando que hay actualmente pruebas limitadas alrededor de la validez de las herramientas de la evaluación del dolor.

Los cuidadores privados describieron el apenar de experiencias alrededor de la nutrición y de la hidración artificiales. Los investigadores dicen que esto destaca la necesidad de la comunicación perfeccionada con los pacientes y a sus cuidadores alrededor del proceso de muerte y de su impacto en la consumición y la consumición. Así como ansiedad alrededor de la negación de la comida y de los líquidos, algunos cuidadores describieron casos donde había presión de profesionales de la atención sanitaria para administrar la nutrición artificial a pesar de ella que estaba contra los deseos del paciente.

Varios de los profesionales de la atención sanitaria aserraban al hilo que la investigación adicional fue requerida determinar las necesidades alimenticias de la gente hacia el final de sus vidas y que una base de pruebas más fuertes era necesaria alrededor si y cuando la nutrición artificial debe ser administrada. Las pautas que contorneaban la hidración y la nutrición a finales de la vida han sido desarrolladas posteriormente por la Escuela Universitaria de Enfermería real en 2015, y por el consejo médico general en 2010, pero su impacto en práctica es actualmente desconocido.

Annmarie Nelson, profesor del cuidado de apoyo y paliativo y director científico en el centro de investigación paliativo del cuidado de Marie Curie dijo:

A pesar de los avances estamos viendo en el campo del cuidado paliativo, síntomas tales como dolor y sigue habiendo la disnea en la vanguardia de las preocupaciones de la gente. Qué este análisis muestra es que hay preocupaciones importantes alrededor de síntomas incontrolados entre pacientes y cuidadores pero también entre los profesionales de la atención sanitaria que asierran al hilo que debe haber una dirección más sin obstrucción, determinado en lo que respecta a la nutrición y a la hidración.

El Dr. Jessica Baillie, conferenciante en el oficio de enfermera adulto y el profesor investigador postdoctoral de RCBC País de Gales en la escuela de las ciencias de la atención sanitaria en la universidad de Cardiff dijo:

Mientras que las conclusión apuntan a la importancia de conversaciones abiertas y honestas entre los profesionales de la atención sanitaria y los pacientes y los cuidadores, hay sin obstrucción también una necesidad de pruebas más robustas alrededor de intervenciones y del mayor reconocimiento del hecho de que la investigación paliativa del cuidado es actualmente insuficientemente financiada. Crucial estas pruebas deben informar a práctica clínica para reducir la señal de socorro para ambos pacientes y sus familias.

Alana Beaumont (34) cuidaba para su momia Trish hasta que ella muriera en febrero este año a la edad de 59 de enfermedad respiratoria, IPF. Alana describe la experiencia “absolutamente espantosa” de mirar a su molde-madre muere con lo que ella asierra al hilo era dolor y disnea incontrolados. Ella dice:

Ella pasó sus momentos pasados que gritaba mi nombre constante y sé porqué ella llamaba mi nombre - es porque ella necesitó ayuda. Era increíblemente traumático mirar a su momia luchar para la respiración y gritar su nombre. No quisiera que nadie pasara con eso porque todos lo que podría hacer durante mucho tiempo después de que ella pasara fuera se disculpe a ella.

Hice todo podría pero no hay nada habría podido hacer y he pasado con él en mi mente repetidamente, y cada vez que pienso el ` que llamé a doctores, llamé a enfermeras, llamé hospitales, llamé a especialistas', llamé todos y era apenas como gritaba a nadie y aserraba al hilo muy solo.

Los investigadores conducto un análisis de datos del paliativo y de finales de la sociedad de la fijación de prioridades del cuidado de vida (PeolcPSP) con James Lind Alliance que conducto una encuesta sobre Reino Unido-ancha el libre-texto que se ejecutó a partir de diciembre de 2013 hasta mayo de 2014 para establecer prioridades de la investigación dentro del paliativo y de finales del cuidado de vida. Para este nuevo análisis suplementario, las personas cifraron las 1403 reacciones al levantamiento topográfico y determinaron 190 relacionados con los síntomas, la nutrición y la hidración, que entonces eran analizados temáticamente.