El estudio ofrece nuevas pistas a cómo el virus de Ebola causa daño en la retina

Un nuevo estudio, conducto por los investigadores de la universidad de Liverpool, publicada en oftalmología del JAMA determina las características específicas de las lesiones retinianas de Ebola, que ofrecen otras pistas en cuanto a cómo el virus viaja a la retina y estropea.

Los virus, como Ebola, pueden tirante ocultados en nuestras carrocerías explotando una vulnerabilidad en nuestros sistemas inmunes. Esta vulnerabilidad se llama “privilegio inmune,” y viene de una vieja observación que el tejido no nativo trasplantado en ciertas partes de la carrocería no saque la inmunorespuesta usual. Esto incluye el cerebro, la médula espinal, y los aros. Los científicos creen que es esto porque el cerebro, la médula espinal, y los aros son simple demasiado delicados e importantes soportar la inflamación que es típica de una inmunorespuesta a la infección.

En 2016 personas del aro llevadas por el Dr. Paul Steptoe, exámenes de aro comparados de los sobrevivientes de Ebola en Sierra Leone y de una población del mando. Un total de 82 sobrevivientes de Ebola que habían denunciado previamente que los síntomas oculares y 105 mandos inafectados del civil y del personal militar experimentaron el examen oftálmico, incluyendo proyección de imagen retiniana del widefield. Las personas determinaron una cicatriz retiniana única en el 15% de los sobrevivientes de Ebola que denunciaron síntomas de aro después de recuperarse.

En el último estudio los investigadores utilizaron una prueba no invasor de la proyección de imagen llamada tomografía de la coherencia Optical (OCT) para tomar los retratos de las retinas de los sobrevivientes con esta cicatriz retiniana de Ebola. Estas imágenes ofrecen una vista de alta resolución, seccionada transversalmente de la retina.

Estas imágenes ayudan a demostrar que dentro de estas cicatrices retinianas de Ebola hay múltiplo, los ámbitos de especial importancia microscópicos del daño a las capas retinianas correspondiente a los fotorreceptores con un colapso de las estructuras retinianas sobrepuestas. Esta configuración de marcar con una cicatriz soporta una teoría que el virus viaja a lo largo de las estructuras neuronales dentro de la retina.

Los investigadores también determinaron las áreas de la retina anormal que rodeaban las cicatrices retinianas de Ebola en el 89% de casos. Las áreas afectadas aparecen más oscuras que la retina normal y son debido a un cambio en la reflexión de una capa de la capa retiniana llamada la zona del elipsoide que contiene una alta concentración de mitocondrias que sean las estructuras que crean energía para funcionar con la célula.

El Dr. Paul Steptoe, dijo: “Esto es la primera vez que este aspecto se ha asociado a una infección retiniana e implica el virus puede causar un efecto más amplio a las células retinianas circundantes más allá del límite de las cicatrices. Nuestras observaciones de estas áreas continúan como parte de los sobrevivientes a largo plazo de un Ebola del estudio.

“En los casos que hemos determinado, la posición de las cicatrices no implicó la pieza de la retina responsable de la visión central fina, pero en sobrevivientes donde están cercanas las cicatrices a esta área, hemos descubierto defectos permanentes del campo de visión.

“La retina ofrece un paisaje en el cual observar y entender mejor las complicaciones a largo plazo de la enfermedad de virus de Ebola que incluyen problemas oftálmicos y neurológicos.”

Fuente: https://www.liverpool.ac.uk/

Advertisement