Advertencia: Esta página es una traducción de esta página originalmente en inglés. Tenga en cuenta ya que las traducciones son generadas por máquinas, no que todos traducción será perfecto. Este sitio Web y sus páginas están destinadas a leerse en inglés. Cualquier traducción de este sitio Web y su páginas Web puede ser imprecisa e inexacta en su totalidad o en parte. Esta traducción se proporciona como una conveniencia.

El estudio pone el asiento para tratar la droga, adictos al alcohol con el estímulo no invasor del cerebro

En un estudio que investiga el uso del estímulo magnético transcranial (TMS) para la drogadicción, los investigadores en la universidad de Carolina del Sur médica son los primeros para demostrar que la técnica no invasor del estímulo del cerebro puede humedecer actividad cerebral en respuesta a señales de entrada de la droga en utilizadores crónicos del alcohol y utilizadores crónicos de la cocaína. Las conclusión se publican en psiquiatría biológica: Neurología cognoscitiva y Neuroimaging.

Aunque los 50 años pasados de investigación clínica y preclínica hayan demostrado que el apego es una enfermedad de cerebro, todavía hay tratamientos circuito-basados no de los nervios para la dependencia de substancia o las funciones del cerebro implicadas en el desorden. “Aquí, por primera vez, demostramos que una nueva técnica no invasor del estímulo del cerebro puede ser la primera herramienta disponible llenar este claro crítico en el revelado del tratamiento del apego,” dijimos autor a Colleen mayor Hanlon, doctorado.

Actividad cerebral elevada en respuesta a señales de entrada de la droga--designado reactividad de la señal de entrada--ocurre con muchos tipos de drogas, incluyendo la nicotina, el alcohol, la marijuana, y la cocaína. La reactividad de la señal de entrada también predice recaída en el apego, así que las aproximaciones del tratamiento que apuntan el conjunto de circuitos de los nervios relacionado con la reactividad de la señal de entrada pueden afectar directamente recaída señal de entrada-inducida en pacientes.

“Por lo tanto, estos resultados tienen un enorme potencial de afectar la neurología básica del descubrimiento así como revelado clínico apuntado del tratamiento para la dependencia de substancia,” dijo al Dr. Hanlon.

El primer autor del papel Tonisha Kearney-Ramos, doctorado, y los colegas realizaron dos estudios independientes al mismo tiempo, uno que implica a 25 personas con desorden del uso de la cocaína y el otro que implica a 24 personas con alcohol utiliza desorden. Los participantes recibieron una sesión de TMS, que apuntó el estímulo magnético al conjunto de circuitos crítico para los comportamientos del consumo de drogas--la corteza prefrontal ventromedial. La sesión real del estímulo fue comparada contra una sesión del impostor que imitó la experiencia de recibir TMS sin el estímulo real del cerebro.

Las imágenes cerebrales antes y después de TMS revelaron que cuando los utilizadores del alcohol vieron imágenes de alcohol-relacionado cuenta, por ejemplo una botella del licor, la única sesión de TMS redujo importante su reactividad de la señal de entrada de la droga. Lo mismo era verdad para los utilizadores de la cocaína al ver imágenes de señales de entrada cocaína-relacionadas.

“Puesto que la reactividad de la señal de entrada se ha asociado previamente a abstinencia, estos estudios sugieren un mecanismo común para los efectos del tratamiento a través de desordenes, con la porción del fMRI como lectura de los nervios prometedora de los efectos del tratamiento,” dijo a Cameron Carretero, Doctor en Medicina, editor de la psiquiatría biológica: Neurología cognoscitiva y Neuroimaging.

Sin embargo, es todavía no entendible si los cambios en la actividad cerebral observada en el estudio traducen al uso reducido de la droga o del alcohol. Los participantes no denunciaron ninguna cambios en su droga o alcohol que anhelaban después de TMS. Los autores piensan que las sesiones relanzadas del estímulo apuntado pueden ser necesarias considerar cambios en el craving uno mismo-denunciado. Los investigadores esperan contestar a esta pregunta en una juicio clínica en curso que implica sesiones múltiples de TMS en utilizadores de la cocaína.

Además de abuso de substancia, la señal de entrada-reactividad elevada es un síntoma de la base de muchas enfermedades, tales como trastorno por estrés postraumático, desorden de ansiedad generalizada, lesión cerebral traumática, fumando, y la obesidad, dijo al Dr. Hanlon. “Por lo tanto, el tratamiento descrito en este manuscrito puede tener implicaciones mucho más alla del campo del abuso de substancia.”