Las debilitaciones específicas dentro de seis redes en grande del cerebro conectaron a los comportamientos de la drogadicción

La revista sistemática de estudios neuroimaging tarea-relacionados encontró a individuos adictos para demostrar actividad creciente en estas redes durante el tramitación relacionado con drogas pero disminuciones a través del resto de las funciones

Las debilitaciones específicas dentro de seis redes en grande del cerebro durante la exposición de la señal de entrada de la droga, la toma de decisión, el mando inhibitorio, y el tramitación social-emocional son asociadas a comportamientos de la drogadicción, según una revista sistemática de más de 100 estudios neuroimaging publicados por los expertos en la Facultad de Medicina de Icahn en el monte Sinaí y el miércoles 6 de junio publicado en la neurona del gorrón.

La drogadicción es un desorden que abarca no sólo droga-buscar excesivo y tomar, pero también cambios del fundamental en la cognición y el tramitación emocional. Comprende síntomas clínicos de la base y las manifestaciones del comportamiento incluyendo un ciclo crónico de recaída de la intoxicación, el bingeing, repliegue, y anhelando eso propulsan uso incontrolable de la droga a pesar de consecuencias adversas y una reducción en el placer derivado de la droga. Mientras que mucha de la investigación temprana sobre la drogadicción centrada en la comprensión de las propiedades rewarding de la droga, investigación reciente ha hecho cada vez más sin obstrucción que las debilitaciones cognoscitivas y emocionales soportan el lanzamiento, la escalada, y el mantenimiento del ciclo del apego. Una mejor comprensión de los mecanismos de los nervios empeorados que son la base en la drogadicción humana es crítica a pavimentar la manera para el revelado de intervenciones apuntadas, prueba-basadas del tratamiento y de aproximaciones oportunas de la prevención.

El modelo empeorado de la inhibición de la reacción y de la atribución (iRISA) de la prominencia, primero publicado en 2002 por Rita Goldstein, doctorado, profesor de la psiquiatría y neurología y director del Neuropsychoimaging del apego y del programa de investigación relacionado de las condiciones en la Facultad de Medicina de Icahn en el monte Sinaí, y Nora Volkow, director de NIDA, propuso que las debilitaciones de dos funciones neurofisiológicas amplias; inhibición de la reacción (un proceso cognoscitivo que permiso que los individuos inhiben sus impulsos) y atribución de la prominencia (la propiedad de marcar algo con etiqueta como valioso o importante) -; y sus substratos de los nervios que son la base contribuyen al ciclo del apego a través de una amplia gama de substancias del abuso. El modelo del iRISA utiliza modalidades neuroimaging múltiples incluyendo proyección de imagen de resonancia magnética, electroencefalograma (EEG) y los potenciales acción-relacionados derivados, tomografía por emisión de positrones, y prueba neurofisiológica de explorar la neurobiología subyacente de la drogadicción humana y el movimiento a la prominencia excesiva atribuido a la droga y a las señales de entrada relacionadas con drogas a expensas de otros reforzadores salientes como asociado con autodominio empeorado (especialmente en un contexto relacionado de la droga) y consumo de drogas creciente en individuos enviciados droga.

“Conducto la revista actual para poner al día el modelo del iRISA con las pruebas más recientes de la literatura neuroimaging sistemáticamente revisando 105 estudios neuroimaging tarea-relacionados publicados desde 2010,” dice al Dr. Goldstein, horma y autor mayor del papel. “Encontramos debilitaciones constantes en la función del cerebro en seis redes en grande del cerebro durante el funcionamiento de diversas tareas. Mientras que la implicación de estas redes específicas del cerebro era tarea-específica, observamos generalmente que en contexto relacionado con drogas (e.g., durante la exposición a las señales de entrada de la droga) una droga envició a individuos había aumentado el combate de las redes del cerebro que eran la base de la toma de decisión, mando inhibitorio, y tramitación social-emocional, pero una reacción embotada durante tareas relacionadas no-droga, según lo predicho en el modelo del iRISA.”

Específicamente, las personas de estudio del monte Sinaí fijaron la función del cerebro en la drogadicción a través de varias redes del cerebro, incluyendo conclusión de análisis del entero-cerebro de las diferencias importantes del grupo. Ordenaron los resultados a través de seis redes en grande del cerebro que mostraron la debilitación de la función del cerebro en el apego, abarcando la “red de la recompensa,” cuáles incluyen las regiones subcorticales y corticales del cerebro activadas durante la valoración del valor subjetivo; la “red estriada del hábito,” que es la base de aprendizaje del comportamiento automatizado; la “red de la prominencia,” regiones implicadas en (con referencia a) la dirección de recursos attentional hacia estímulos salientes; y la “red ejecutiva,” que soporta la selección de reacciones del comportamiento posibles (a menudo también nombradas la red del mando inhibitorio).

Dos redes adicionales, que no fueron discutidas en las revistas anteriores del modelo del iRISA, fueron encontradas para ser relevantes a la función del cerebro en la drogadicción: “uno mismo-dirigió la red,” que se activa durante procesos cognoscitivos uno mismo-dirigidos/de referencia, y la “red de la memoria,” implicado en el aprendizaje flexible, de la multi-señal de entrada y la memoria.

“Nuestra revista es la primera aproximación sistemática para integrar lo que sabemos sobre la función de cada uno de estas redes en una sintomatología subyacente modelo completa de la drogadicción a través del ciclo del apego,” dice a Ana Zilverstand, doctorado, profesor adjunto de la psiquiatría en la Facultad de Medicina de Icahn en el monte Sinaí y primer autor del papel. “Demostramos los déficits comunes que eran la base de la independiente de la drogadicción de la droga primaria de la opción, que se asocian a las dimensiones de diario, de la vida real, uso de la droga y que predicen inicio, la escalada, y la recaída en uso de la droga. Nuestro trabajo podía informar al revelado los tratamientos apuntados específicamente para aliviar estos déficits cerebro-del comportamiento.”