El estudio cambia la práctica clínica para los niños con diabetes

Los niños con diabetes pueden caer las jeringas de la insulina. Ésta será nueva práctica clínica después de que un estudio reciente, ahora publicado en diabetes y endocrinología de la lanceta. Los investigadores de Bergen y de Exeter han estado llevando el trabajo, que hace a niños por todo el mundo reemplazar las jeringas de la insulina por las tablillas.

“Todos los niños diagnosticados con diabetes antes de 6-7 meses de la edad deben ser dados una prueba rápida del gen al tratamiento del cambio cuanto antes de la insulina a las tablillas del sulfonylurea. Pueden contar con un efecto largo y muy bueno del tratamiento del mando del azúcar de sangre, y el tratamiento es seguro”, dice a profesor Pål Rasmus Njølstad en la universidad de Bergen.

Fue descubierto en 2004 que las dosis relativamente altas de las tablillas del sulfonylurea se podrían utilizar para tratar la diabetes en niños. Este principio ha dado una nueva vida para los niños con este tipo de diabetes, porque el 90% pueden parar inyecciones de la insulina e incluso lograr un mejor mando del azúcar de sangre, por lo menos por un año sin el mismo problema inferior del azúcar de sangre. Sin embargo, ha sido desconocido si este tratamiento se puede mantener a largo plazo, especialmente pues los sulfonylureas fallan por la mitad de ésos con el tipo - diabetes 2 después de cinco años de tratamiento.

Los resultados están disponibles ahora de un estudio multicentro internacional de centros en Bergen, Exeter, Roma, París, y Kraków. Esto incluyó a 81 personas que hace 10 años tenidos cambiado el tratamiento de la insulina al sulfonylurea hace tabletas. Fue encontrado que el efecto de falla del tratamiento, que se considera a menudo en el tipo - diabetes 2, existe raramente en este tipo de diabetes infantil. El Sulfonylurea es seguro en este tratamiento, incluso con las dosis relativamente altas necesarias. Un mando excelente de la glucosa en sangre fue conservado después de diez años de tratamiento. Algunos niños experimentaron inicialmente cierta recuperación de características neurológicas, pero la mayor parte de no tenían ninguna mejoría sin obstrucción en los problemas.

“Estas conclusión darán a muchos niños un nuevo y una mejor calidad de vida”, dice Njølstad. “Éste es uno de los pocos ejemplos de durar el efecto del remedio de la precisión”.