El nuevo estudio revela cómo las buenas bacterias del ` ayudan en la regulación de nuestro metabolismo

La investigación nos informa que el commensal o las “buenas” bacterias que habitan nuestros intestinos ayuda a regular nuestro metabolismo. Un nuevo estudio en las moscas del vinagre, publicadas el 21 de junio en metabolismo de la célula, muestra una manera asombrosamente que hacen esto.

El estudio, llevado por Paula Watnick, el Doctor en Medicina, doctorado, de la división de enfermedades infecciosas en el hospital de niños de Boston, revela que los caminos inmunes naturales, más conocidos como nuestra primera línea de defensa contra la infección bacteriana, tienen un trabajo lateral que sea igualmente importante.

En el intestino, las células digestivas utilizan un camino inmune natural para responder a las bacterias dañinas. Pero otras células intestinales, células del enteroendocrine, utilizan el mismo camino, conocido como IMD, para responder a las “buenas” bacterias -- ajustando metabolismo de la carrocería para adietar y condiciones intestinales.

“Algunos caminos inmunes naturales no están apenas para la inmunidad natural,” dice Watnick. Los “caminos inmunes naturales también están escuchando las 'buenas bacterias - y están respondiendo metabólico.”

Síndrome metabólico, hígado graso en moscas

Watnick y sus colegas sabían de su investigación anterior que las bacterias que viven en los intestinos de las moscas hacen un ácido graso de cadena corta, el acetato, que es esencial para propia transmisión de señales del metabolismo y de la insulina del lípido de las moscas. Las moscas sin bacterias en sus intestinos (y por lo tanto, ningún acetato) acumularon gotitas gordas en sus células digestivas. El laboratorio de Norberto Perrimon, doctorado, en la Facultad de Medicina de Harvard había encontrado previamente gotitas gordas similares en las moscas cuyas células del enteroendocrine faltaron el tachykinin, insulina-como la proteína importante en incremento, metabolismo de lípido y la transmisión de señales de la insulina.

“Cuando hay un problema que tramita la glucosa o los lípidos, las grasas consiguen adheridas en estas gotitas en las células que no se diseñan para el almacenamiento gordo,” ella dicen.

El nuevo estudio utilizó otra vez las moscas del vinagre, que son fáciles de criar y de manipular genético, y tiene célula pulsa hacia adentro sus intestinos como los seres humanos. Cuando Watnick y los colegas examinaron moscas con mutaciones en el camino inmune natural de IMD, vieron otra vez gotitas gordas en sus intestinos.

Watnick cree estas gotitas gordas, es causado por la baja de bacterias intestinales, baja del tachykinin o la baja del camino inmune natural, es el equivalente del hígado graso. Su acumulación es un signo que la carrocería no puede metabolizar correctamente los hidratos de carbono y las grasas. Esencialmente, Watnick piensa que estas moscas tienen síndrome metabólico, asociado común a diabetes de la obesidad y del tipo 1.

Definición del papel del sistema inmune en metabolismo

¿Cómo se relacionan las bacterias intestinales, el sistema inmune natural y el metabolismo? Con una serie de experimentos, las personas comenzaron a tomar el pelo fuera exactamente cómo las bacterias ejercen su influencia metabólica. Mostraron eso:

  • El camino inmune natural estimula las células del enteroendocrine para producir el tachykinin.
  • En ausencia de bacterias o de su producto de descomposición, se hace el acetato, ningún tachykinin.
  • Cuando las moscas libres de gérmenes se dan el acetato, se reactiva el camino inmune natural y su metabolismo normaliza.
  • Un receptor inmune natural específico en las células del enteroendocrine, PGRP-LC, se requiere para recibir la señal del acetato.

“Sabemos que las bacterias controlan nuestro metabolismo, pero nadie realizó que las bacterias obraban recíprocamente con caminos inmunes naturales de la transmisión de señales en células del enteroendocrine,” dice Watnick. “Estos caminos son quizá realmente un sistema que permite que las células reconozcan las bacterias por diversas razones.”

Una acción recíproca doble

El estudio también mostró que la activación del camino inmune natural en células del enteroendocrine es esencial para el incremento normal y el revelado de la mosca. Cuando Watnick y los colegas desactivaron el camino, consiguieron moscas incremento-impedidas. Introducir a las moscas el acetato o directamente la reactivación del camino inmune natural los consiguió que crecían otra vez.

Aunque Watnick ahora quisiera confirmar estas conclusión en un modelo mamífero, el estudio más futuro esboza qué aparece ser una acción recíproca doble entre nuestro microbiome y nuestro metabolismo. Las buenas bacterias fermentan los alimentos en nuestra dieta y liberan los ácidos grasos de cadena corta como el acetato, que nos ayudan a optimizar nuestro uso y almacenamiento de alimentos. Las bacterias “malas” patógenas hacen el contrario: Consumen los ácidos grasos, impidiendo metabolismo saludable. Un desequilibrio en nuestro microbiome intestinal se ha conectado a la obesidad y contribuye a veces a la desnutrición. (Más en esta crítica completa sida autor por Watnick con las piezas Adán Wong y Audrey Vanhove del laboratorio).

Y porque el acetato se produce con la fermentación, Watnick y los colegas especule que la consumición de hidratos de carbono más fermentables puede reforzar niveles del acetato y ascender buen metabolismo. Tales comidas pueden ayudar a contrarrestar desequilibrios en nuestras bacterias de la tripa, tales como ésas causadas por uso antibiótico prolongado, sugieren.

Fuente: https://vector.childrenshospital.org/2018/06/microbiome-metabolism-immune-system/