Advertencia: Esta página es una traducción de esta página originalmente en inglés. Tenga en cuenta ya que las traducciones son generadas por máquinas, no que todos traducción será perfecto. Este sitio Web y sus páginas están destinadas a leerse en inglés. Cualquier traducción de este sitio Web y su páginas Web puede ser imprecisa e inexacta en su totalidad o en parte. Esta traducción se proporciona como una conveniencia.

El estudio revela los nuevos genes del riesgo para la rinitis alérgica

Las personas internacionales de los científicos llevados por Helmholtz Zentrum München y universidad de Copenhague han presentado el estudio más grande hasta ahora en rinitis alérgica en el gorrón “genética de la naturaleza”. Los datos de casi 900.000 participantes revelaron lugares geométricos en el genoma humano cuyos cambios aumentan importante el riesgo de enfermedad.

La rinitis alérgica, también conocida como fiebre de heno, es la forma más común de la alergia. Es accionada por los alergénicos llevados por aire, incluyendo los pólenes, ácaro del polvo de la casa y dander del animal. Alrededor 400 millones de personas de la enfermedad afectan por todo el mundo, y la tendencia está subiendo, especialmente en países occidentalizados.

“Para perfeccionar la prevención y el tratamiento de esta enfermedad, primero necesitamos entender porqué la carrocería se defiende contra seguro, las substancias real inofensivas,” dijo al Dr. Marie Standl, culata de cilindro de un grupo de investigación en el instituto de la epidemiología en Helmholtz Zentrum München. Ella es el primer autor del estudio actual e implicado importante en la evaluación estadística elaborada de los datos de casi 900.000 personas de la prueba.

Búsqueda de la redada para los genes del riesgo

El objetivo del estudio, que fue realizado en el marco del consorcio de EAGLE (genética y epidemiología tempranas de Lifecourse), era determinar diferencias genéticas entre la gente con y sin rinitis alérgica. Con este fin, los investigadores realizaron una búsqueda de la redada para los genes respectivos del riesgo y estrecharon secuencialmente hacia abajo el número de genes del candidato: En un primer paso, compararon el genoma de alrededor 60.000 pacientes con rinitis alérgica con el sobre de 150.000 mandos sanos, revelando un centro común de 42 genes importantes del riesgo, algunos de los cuales habían sido descritos previamente en la literatura.

En un segundo paso, 20 genes hasta ahora desconocidos del riesgo se podían confirmar en base de datos de otros 60.000 pacientes y de 620.000 mandos sanos. “Cuanto más alto es el número de participantes del estudio, más seguras las conclusiones que podemos extraer,” dijo a Standl, explicando la importancia de una gran cantidad de los datos. “Los genes determinados del riesgo pueden explicar el cerca de ocho por ciento de todas las cajas de rinitis alérgica.”

Los autores entonces utilizaron bases de datos para investigar qué funciones se podrían destinar a estos genes. De hecho, la mayor parte de éstos eran sabidos para tener una asociación con el sistema inmune, por ejemplo en el atascamiento de antígenos. Además, un recubrimiento fuerte de los genes del riesgo para la rinitis alérgica y las enfermedades autoinmunes fue observado.

“Los lugares geométricos del riesgo que hemos determinado pueden ayudar a entender que los mecanismos que causaban rinitis alérgica y esperanzadamente también encontrar los objetivos para el tratamiento y la prevención” dijeron al Dr. Klaus Bønnelykke, que dirigió el estudio así como los co-autores Juan Waage y Hans Bisgaard de COPSAC (estudios anticipados de Copenhague en asma en niñez), universidad de Copenhague. “Aún, los genes que determinamos explican solamente en parte porqué tan mucha gente desarrolla rinitis alérgica. Un paso siguiente importante es entender cómo los genes del riesgo obran recíprocamente con nuestro ambiente.”