El estudio muestra eslabón entre la reducción de la retina y el signo temprano de la enfermedad de Parkinson

Los aros pueden ser una ventana al cerebro para la gente con la enfermedad de Parkinson temprana. La gente con la enfermedad pierde gradualmente a las neuronas que producen la dopamina, una substancia que ayude al movimiento del mando. Ahora un nuevo estudio ha encontrado que la reducción de la retina, el guarnición de las células nerviosas en el dorso del aro, está conectada a la baja de tales neuronas. El estudio se publica en la aplicación en línea Neurology®, el gorrón médico del 15 de agosto de 2018 de la academia americana de neurología.

“Nuestro estudio es el primer para mostrar un eslabón entre la reducción de la retina y un signo sabido de la progresión de la enfermedad -- la baja de las neuronas que producen la dopamina,” dijo al autor Lee Jee-Joven, Doctor en Medicina, doctorado del estudio, del gobierno metropolitano de Seul - centro médico de Boramae de la universidad de nacional de Seul en Corea del Sur. “También encontramos el diluente la retina, mayor es la severidad de la enfermedad. Estos descubrimientos pueden significar que los neurólogos pueden eventual poder utilizar una exploración del aro simple para descubrir la enfermedad de Parkinson en sus primeros tiempos, antes de que los problemas con el movimiento comiencen.”

El estudio implicó a 49 personas con una edad media de 69 quién fueron diagnosticadas con la enfermedad de Parkinson al promedio dos años de anterior pero quién todavía no había comenzado la medicación. Fueron comparados a 54 personas sin la enfermedad que fueron igualadas para la edad.

Los investigadores evaluaron a cada participante del estudio con un examen de la vista completo así como las exploraciones de alta resolución del aro que utilizan ondas livianas para tomar retratos de cada capa de la retina. Además, 28 de los participantes con la enfermedad de Parkinson también tenían proyección de imagen de la tomografía por emisión de positrones del transportador (PET) de la dopamina para medir la densidad de células dopamina-que producían en el cerebro.

Los investigadores encontraron la retina el enrarecer, especialmente en las dos capas internas de las cinco capas de la retina, en ésos con la enfermedad de Parkinson. Por ejemplo, para ésos con la enfermedad de Parkinson, el interno la mayoría de la capa de la retina en una sección del aro tenía un espesor medio de 35 micrómetros (μm) comparados a un espesor medio del μm 37 para ésos sin la enfermedad.

Además, la reducción de la retina correspondió con la baja de las neuronas que producen la dopamina. También correspondió con la severidad de la enfermedad. Cuando la incapacidad de la enfermedad se mide en una escala de una a cinco, la gente con la reducción de la retina, o el espesor menos del μm de 30, tenía promedio decenas ligeramente sobre dos, mientras que gente con la menos reducción, o el espesor del μm cerca de 47, tenía promedio decenas de cerca de 1,5.

“Estudios más grandes son necesarios confirmar nuestras conclusión y determinar apenas porqué la reducción de la retina y la baja de células dopamina-que producen se conectan,” dijo a Lee. “Si están confirmadas, las exploraciones de la retina pueden no sólo permitir el tratamiento anterior de la enfermedad de Parkinson pero una supervisión más exacta de los tratamientos que podrían reducir la progresión de la enfermedad también.”

Una limitación del estudio era que las exploraciones de la retina se centraron solamente en un área limitada de la retina. El estudio era también una foto a tiempo y no siguió a participantes durante un largo periodo del tiempo.

Fuente: https://www.aan.com/PressRoom/Home/PressRelease/1666