El HSS toma a pacientes jovenes con retos físicos en un viaje que practica surf

El hospital para la cirugía especial (HSS) hizo una salpicadura esta semana con un viaje que practicaba surf para los pacientes jovenes. Dando el nuevo significado al término “atención a los pacientes,” la academia adaptante de los deportes en el pabellón de los niños de Lerner en el HSS trató a 12 pacientes, junto con algunos de sus hermanos, para enarenar y resaca en Long Beach, Long Island.

La academia permite a gente joven con parálisis cerebral u otro reto físico experimentar las ventajas del ejercicio. Los viajes y las experiencias recreativas del programa apuntan construir su confianza en sí mismo, animan independencia, y aumentan actividad física y movilidad. Las excursiones se ofrecen sin el costo, gracias a la generosidad de donantes.

Actividades que practican surf y las otras adaptantes son deportes competitivos o recreativos para las personas con discapacidades. Gobierna a veces o el equipo se modifica para cubrir las necesidades de participantes. Algunos están comprensible nerviosos al principio, pero exceden sus propias expectativas y tienen casi siempre un chorro.

Colocando en edad a partir del 6 a 22, muchos pacientes que firmaron hacia arriba para practicar surf tienen parálisis cerebral u otra condición que afecte al movimiento de la carrocería, al mando de músculo, a la postura y al balance. Varias las personas jovenes han tenido cirugías múltiples por los cirujanos ortopédicos pediátricos en el HSS y van allí para la terapia física.

Algunos utilizaron una silla de ruedas de la playa para conseguir al agua, pero ése no los paró de la toma de altura en la tabla hawaiana. El equilibrio en una tabla hawaiana mientras que en el agua sería un reto para cualquier principiante, pero con ayuda de sus instructores, muchos pacientes experimentaron la emoción de un curso de la vida que se ponía de pie en la tabla hawaiana mientras que montaban una onda.

Brooklyn de seis años McDonald fue excitada apenas que hablaba de ella. “Iba grande, yo la amó,” ella clamó contra. “Cogí muchas ondas,” ella agregó, ya usando la mazarota de la persona que practica surf. Emocionaron a su mamá para ver lo que podría lograr su hija. “Era impresionante,” dijo a Andrea McDonald, que ha tomado Brooklyn en varios viajes adaptantes de los deportes patrocinados por el HSS. “Intentamos traerla a estas acciones porque casi es la única oportunidad que ella tiene que participar en algo que es inclusivo,” ella explicó.

“Estos niños son audazes, hicieron tan bien practicar surf,” dijo a Bridget Assip, terapeuta físico pediátrico en el viaje. “Les beneficia porque ellos no dude en el agua. Pueden hacer cosas que pueden tener un rato más duro el hacer en tierra. Las familias y los cabritos se divertían un gran día en la playa y tanto en el agua.”

La academia adaptante de los deportes ofrece varias actividades de la diversión que beneficien a pacientes a lo largo del año, incluyendo equitación, escalada, tenis y baloncesto. El baile con el Rockettes está en el orden del día para a finales de este año.

Fuente: https://www.hss.edu