La nueva droga muestra potencial de prevenir el efecto secundario doloroso de la terapia

Diagnostican a cerca de 50.000 personas en los E.E.U.U. anualmente con los cánceres de la culata de cilindro, del cuello, nasales y orales. La mayoría se tratan con la radiación, y de ésos, el 70-80 por ciento desarrolla un efecto secundario doloroso y debilitante llamado mucositis oral severo (SOM). Mientras que algunas drogas están disponibles para tratar el SOM una vez se convierte, ningunos puede prevenirlo. Pero hoy, los investigadores están denunciando sobre una nueva droga, llamada GC4419, que aparece hacer apenas eso. Aunque aún en juicios clínicas, haya sido señalado ya por los E.E.U.U. Food and Drug Administration como “terapia de la ruptura.”

Los investigadores presentarán sus resultados hoy en la reuniónth del nacional 256 y la exposición de la sociedad de substancia química americana (ACS). ACS, la sociedad científica más grande del mundo, está celebrando la reunión aquí a jueves. Ofrece más de 10.000 presentaciones en una amplia gama de temas de la ciencia.

“Es emocionante denunciar público sobre la estructura y síntesis de GC4419 por primera vez,” dice a Dennis P. Riley, Ph.D., líder del estudio. “Creemos que GC4419 tiene el potencial de dirigir una necesidad médica incumplida importante en el tratamiento de los enfermos de cáncer que experimentan radioterapia, y observamos adelante a comenzar una juicio de la fase 3 con GC4419 en pacientes de cáncer de cabeza y cuello este año.”

El mucositis oral (OM) es una complicación dolorosa y problemática durante el tratamiento contra el cáncer, especialmente la radioterapia, que analiza las células epiteliales que forran la boca. Los pacientes que sufren de OM experimentan dolor severo, la inflamación, la ulceración y sangrar. La mayoría de la recepción de los pacientes chemoradiotherapy desarrolla el SOM, según lo definido por la Organización Mundial de la Salud como pendiente 3 o 4 de OM. En los casos más severos, los pacientes no pueden tragar o consumir los líquidos o la comida sólida, llevando a menudo al uso de tubos que introducen y de analgesias narcóticas. Los pacientes son también susceptibles a las infecciones que pueden llevar a la hospitalización.

La radioterapia crea los niveles radicales elevados del superóxido, que se creen para ser responsables la mayor parte de los efectos secundarios asociados a este tratamiento, incluyendo OM. “La enzima sintetizada que diseñamos y que hicimos a los imitadores la función de la dismutasa natural del superóxido, una enzima que convierta superóxido al peróxido molecular del oxígeno y de hidrógeno,” dice a Riley, que está con la terapéutica de Galera. El “peróxido de hidrógeno es muy tóxico a las células cancerosas pero no a las células normales. Así, creamos dos oportunidades de perfeccionar radioterapia: reducir la toxicidad para las células normales mientras que aumenta la toxicidad las cacerígenas.”

El diseño y crear de la dismutasa sintetizada del superóxido eran complejos, y las personas de Riley intentaron muchas variaciones de los imitadores sintetizados de la enzima antes de establecer en GC4419. La investigación comenzó hace décadas cuando Riley trabajó en Monsanto/Searle. Las moléculas que sus personas trabajaban con tenido cuatro centros quirales del carbono, que significaron que había un gran número de imitadores potenciales.

“Tuvimos que entenderlo que el isómero trabajaría mejor y sería el “más druggable, “” denunciamos. “Nuestra síntesis actual implica el usar de un patrón para hacer los 15 el complejo macrocylic membrado del anillo en un único paso del GMP [buena práctica de fabricación]. Utiliza el dicarboxyaldehyde de pyridine-2,6-, manganeso (II) cloruro y un tetramine lineal sintetizado de S, diaminocyclohexane S-1,2. Es un “uno-pote elegante simple” síntesis que rinde la molécula deseada con el más de 99,5 por ciento de pureza de la substancia química.”

GC4419 terminó con éxito juicios clínicas de la fase 1 y 2, mostrando seguro y eficacia en la prevención del SOM en los pacientes de cáncer de cabeza y cuello que experimentaban radioterapia. Si otras juicios clínicas son acertadas y GC4419 consigue la aprobación del FDA, Riley dice, “no hay razón que no podría ser utilizado para prevenir efectos secundarios de la radioterapia de otros cánceres. Usted puede pensar en el cáncer pancreático, por ejemplo, en el cual usted puede ser que quiera utilizar la radiación de la alto-dosis para la enfermedad localmente avance, solamente el páncreas está demasiado cercano a otros órganos que no puedan manejar los efectos secundarios de la radiación. Estamos estudiando actualmente efecto antitumores de GC4419 en una juicio clínica de la fase el 1/2 en cáncer pancreático en el Doctor en Medicina centro del cáncer de Anderson. Si es acertada, esta droga tiene el potencial de cambiar la administración de la radioterapia puesto que el 70 por ciento de todos los tumores sólidos se trata con la radiación.”

Fuente: https://www.acs.org/