La terapia génica con telomerase no aumenta el riesgo de cáncer, demostraciones del estudio

Los resultados y las conclusiones negativos en ciencia son quizás menos de interés general, pero no son ningún menos importante. Determinado cuando, como en este caso, demuestran que un nuevo camino terapéutico posible contra fibrosis pulmonar idiopática y otras enfermedades asociadas a los telomeres cortos es de hecho seguro. Los investigadores del centro de investigación nacional español de cáncer (CNIO) han mostrado en un nuevo estudio que la terapia génica con el telomerase que han desarrollado, y cuál ha demostrado ser efectivo en ratones contra las enfermedades causadas por la grasa excesiva y el envejecimiento del telomere, no causa el cáncer ni aumenta el riesgo de desarrollarlo, incluso en una fijación propensa al cáncer.

Este papel se ha publicado en la genética de PLoS del gorrón con la participación del angel Muñoz y Paula Martínez de Miguel del grupo de Telomeres y del Telomerase llevado por Maria A. Blasco en el CNIO. En este estudio, los investigadores de CNIO también colaboraron con por Fàtima Bosch del centro de la terapia génica (CBATEG) en la universidad autónoma de Barcelona.

Telomeres de CNIO y el grupo del Telomerase por años ahora ha estado investigando la posibilidad de usar el telomerase de la enzima para tratar los procesos patológicos relacionados con la grasa del telomere, así como las enfermedades asociadas a enfermedades cardiovasculares y neurodegenerative del envejecimiento -, entre otros - e incluso el proceso sí mismo del envejecimiento. En 2012, diseñaron una estrategia altamente innovadora: una terapia génica que reactiva el gen del telomerase usando virus adeno-asociados (AAV). Estos vectores de la terapia génica no integran en el genoma de la célula huesped, así el telomerase realiza solamente sus acciones telomere-reparativas durante algunas divisiones celulares antes de que el vector se diluya fuera. De este modo, un riesgo potencial asociado a la activación del telomerase, tal como ascender el cáncer, se disminuye. ¿Pero en qué medida? El uso médico potencial del telomerase todavía coincide con los miedos que rodean un riesgo creciente posible de cáncer.

El papel ahora que es publicado aborda específicamente esta pregunta aplicando terapia génica a un modelo animal, un ratón, que reproduce el cáncer de pulmón humano y que, por lo tanto, tiene ya un mayor riesgo de desarrollar esta enfermedad. Los resultados son negativos: “La activación del telomerase mediante [esta terapia génica] no aumenta el riesgo de desarrollar el cáncer”, ni siquiera en estos ratones, donde los tumores se fuerzan para aparecer en relativamente un breve periodo de tiempo, escribe a los autores.

“Estas conclusión sugieren que la terapia génica con telomerase aparezca ser caja fuerte, incluso en un contexto del favorable-tumor”, Blasco conocido. “En nuestra investigación, veíamos ya que esta terapia génica no aumenta el riesgo de cáncer, pero quisimos conducto qué se conoce como “experimento del asesino”, un experimento que crea las condiciones peores para que su hipótesis sea verdad; si sobrevive incluso bajo esas condiciones económicas, la hipótesis es verdad sólida. Por eso elegimos estos ratones; son los animales que desarrollan espontáneamente un tipo de cáncer de pulmón que sea muy similar a la forma humana, que normalmente nunca aparece en ratones normales. No podemos pensar en ningún otro experimento que ofreciera una mejor demostración del seguro de esta terapia”.

Cómo utilizar una espada de doble filo

Telomeres está en los extremos de cromosomas, en el núcleo de cada célula en la carrocería; con cada división celular, los telomeres consiguen una broca más corta, y cuando esta grasa llega a ser excesiva, la célula para el dividir y el tejido del cual se derivan regenera no más. Sabemos que la grasa del telomere desempeña un papel dominante en el envejecimiento: en los modelos animales y en seres humanos, se ha mostrado que cuanto más viejo el individuo es, el más corto sus telomeres. También se ha probado que las mutaciones en los genes relacionados con los telomeres dan lugar a una serie de enfermedades llamadas los síndromes del telomere, incluyendo anemia aplástica y fibrosis pulmonar idiopática.

El Telomerase es la enzima que repara los telomeres, y todos tenemos el gen que lo produce. El telomerase es generalmente solamente activo durante el revelado embrionario (especialmente en las supuestas células pluripotent), pero algunos días después del nacimiento, su expresión se impone silencio. En adultos sanos, la mayoría de las células no contienen el telomerase: sus telomeres no se pueden reparar después de cada división celular, y por eso son más cortos que en individuos más jovenes. Una anomalía es las células cancerosas, en quienes el telomerase es activo, y ése es de hecho una de las razones por las que estas células dividen prolífico: sus telomeres nunca acortan suficientes para parar la división, y como consecuencia, las células cancerosas son virtualmente inmortales.

El Telomerase se ha visto siempre como espada de doble filo: reparando telomeres, prevenimos una de las causas del envejecimiento junto con una serie de enfermedades, pero podría también favorecer la división desenfrenada de tumores emergentes que causaban así el cáncer.

Los investigadores de CNIO han atestiguado la potencia del telomerase en la acción: en 2001, crearon los primeros ratones transgénicos que expresaron el telomerase adulto, y vieron que con el envejecimiento, podría haber un aumento ligero en la incidencia del cáncer. Pero en 2008, probaron que los animales transgénicos para el telomerase también envejecieron más despacio y vivieron el hasta 40% más de largo si, además de expresar el telomerase, también les hacen más resistentes al cáncer. Esta estrategia no es aplicable a los seres humanos porque exigiría el modificar del genoma del escenario embrionario.

Cuál es potencialmente aplicable a los seres humanos es la terapia génica, que activa el telomerase donde se requiere, siguiendo una única inyección local. Hasta el momento, los investigadores han manejado demostrar que esta terapia génica con telomerase está demostrando ser efectiva en ratones contra el infarto - contribuyendo a la regeneración del tejido del corazón -, anemia aplástica, y fibrosis pulmonar idiopática.

En todos los casos, la terapia génica con telomerase se ha considerado para ofrecer efectos terapéuticos. Particularmente, en el caso de la fibrosis pulmonar, que era quizás uno de los resultados más espectaculares, el telomerase era capaz de parar la progresión de esta enfermedad en los modelos animales. Aunque ningunos de los ratones sujetados a la terapia génica desarrollaran más cáncer, el grupo de CNIO deseado para conducto un experimento para disipar ningunos las dudas y para hacer que patenten que la terapia segura basada en el telomerase es posible para acelerar el uso clínico del telomerase para el tratamiento de las enfermedades que no tienen actualmente ninguna vulcanización.

Fuente: https://www.cnio.es/ing/publicaciones/gene-therapy-with-telomerase-do-not-increase-risk-of-cancer