Advertencia: Esta página es una traducción de esta página originalmente en inglés. Tenga en cuenta ya que las traducciones son generadas por máquinas, no que todos traducción será perfecto. Este sitio Web y sus páginas están destinadas a leerse en inglés. Cualquier traducción de este sitio Web y su páginas Web puede ser imprecisa e inexacta en su totalidad o en parte. Esta traducción se proporciona como una conveniencia.

La firma microbiana de la tripa puede ayudar a determinar causas de la desnutrición crónica en niños

La desnutrición crónica, asociada generalmente a una inflamación del intestino delgado, afecta a uno en cada cuatro niños bajo edad de cinco. Es la causa de cabeza de la mortalidad infantil en países de bajos ingresos y es también responsable de impedir severo. El proyecto de Afribiota, llevado por el Institut Pasteur en París, el Institut Pasteur en Madagascar y el Institut Pasteur en Bangui, en colaboración con la universidad de británicos Colombia, Inserm y el Collège de France, fue fijado para avance nuestra comprensión de los mecanismos subyacentes de la desnutrición crónica y para perfeccionar el tratamiento. Un primer estudio demostró recientemente desordenes del microbiota en los niños subalimentados, revelando la existencia de una firma microbiana asombrosamente en la tripa, caracterizada por la presencia dispersa de bacterias que se encuentran normalmente en la nariz y la boca. Las conclusión fueron publicadas en el gorrón PNAS el 20 de agosto de 2018.

La desnutrición crónica afecta a uno en cada cuatro niños bajo edad de cinco mundiales. Demanda más de 3 millones de vidas cada año y los resultados en el revelado cognoscitivo y físico empeorado, especialmente el incremento impedido, que puede ser difícil de vencer.

“Con el tratamiento tradicional, es decir proveyendo de niños afectados los microalimentos, de una dieta equilibrada y de la comida suficiente mientras que tratan las infecciones subyacentes, podemos corregir solamente el 30% de retrasos de incremento,” explicamos Pascale Vonaesch, casquillo de un doctorado en microbiología y pieza de la unidad microbiana molecular de la patogenesia en el Institut Pasteur. “Parece realmente haber varios fenómenos que todavía no se han aclarado.”

La desnutrición crónica no sólo se conecta a una falta de comida; también se asocia a los problemas inmunes y a la inflamación crónica de la tripa, los funcionamientos cuyo no se entienden todavía completo. El proyecto de Afribiota, realizado en colaboración con el Institut Pasteur en París, el Institut Pasteur en Madagascar y el Institut Pasteur en Bangui, fue fijado en 2016 exacto para descubrir más sobre los mecanismos subyacentes de estos desordenes y para desarrollar un tratamiento más efectivo.

En este primer estudio, los científicos se centraron en la flora de la tripa de los niños, uno de sus objetivos que debían caracterizar las poblaciones bacterianas que colonizan el intestino delgado en niños subalimentados.

“Sabemos que estos niños sufren de la inflamación de la tripa. Las vellosidades en el intestino delgado particularmente se embotan, evitando que el intestino realice eficazmente su papel en la digestión y la amortiguación de alimentos,” dice a Felipe Sansonetti, médico e investigador de la microbiología en la unidad microbiana molecular de la patogenesia, que él lleva en el Institut Pasteur. “Solamente no sabíamos en qué medida alteraban a las poblaciones bacterianas usuales.”

Para verter la luz en esta pregunta, los taburetes y el jugo duodenal de 400 niños que vivían en Antananarivo (Madagascar) y Bangui (la República Centroafricana), ambas con y sin la desnutrición crónica, eran analizados. Las culturas bacterianas y los análisis metagenomic tuvieron como objetivo el revelar de todo el presente microbiano de la especie también fueron realizados, rindiendo resultados asombrosamente.

“Preveíamos ver un aumento en bacterias enteropatógenas tales como Campylobacter, Shigella o aún salmonelas en los niños subalimentados,” los comentarios Pascale Vonaesch, “pero no preveíamos ciertamente ver bacterias orofaríngeas!” “Qué también nos sorprendió era el número escarpado de estas bacterias,” agrega a Felipe Sansonetti. “Habíamos observado ya este tipo de fenómeno para ciertos síndromes del intestino irritable y cáncer de colon, pero nunca tales migraciones en grande. Hay 10 a 100 veces más bacterias que en los pacientes del mando.”

Las bacterias orofaríngeas, algunos de los cuales se saben para sus propiedades inflamatorias, parecen haber cruzado literalmente las barreras que las mantienen generalmente el nasopharynx y la boca, emigrando hacia y colonizando el estómago y el intestino. Esta migración inusual, en grande fue observada en niños subalimentados de Madagascar y de la República Centroafricana, es decir independientemente de sus orígenes, hábitos alimentarios y ambiente.

Los orígenes y las consecuencias de esta firma microbiana en la tripa, característicos de la desnutrición crónica, deben todavía ser aclarados, incluso si están emergiendo las teorías iniciales ya. “Sabemos que los niños afectados por la desnutrición también tienen a menudo higiene oral pobre y sufrimos de fríos relanzados. Tan podría haber un crecimiento excesivo de oral y la flora nasofaríngea que puede después ser tragada y, en ausencia de mandos efectivos, llegar en el sistema digestivo,” sugiere a Felipe Sansonetti. “Es importante clarificar esta información de modo que poder publicar mensajes efectivos de la prevención.”

A largo plazo, esta firma microbiana de la tripa, así como datos del epidemiológico, investigación biológica y antropológica realizada para el proyecto de Afribiota, debe ayudar a determinar las causas de la desnutrición crónica, facilita diagnosis y perfecciona final el tratamiento de esta amenaza global de la salud.