El anticoagulante oral combinado y la terapia antiplaquetaria conectaron al pronóstico pobre en la fibrilación atrial

El anticoagulante oral combinado y la terapia antiplaquetaria se asocia a un pronóstico peor que la anticoagulación solamente en pacientes nuevamente diagnosticados de la fibrilación atrial sin una indicación sin obstrucción para los antiplatelets, según últimos resultados de fractura del registro de GARFIELD-AF presentado hoy en el congreso 2018 de salida.

Profesor Keith Fox, investigador principal, universidad de Edimburgo, Reino Unido, dijo: “Estas conclusión desafían el uso del anticoagulante oral combinado y de la terapia antiplaquetaria en los pacientes con la fibrilación atrial, especialmente ésos sin una indicación para la terapia antiplaquetaria.”

Los anticoagulantes y los antiplatelets son ambas drogas antitrombóticas, significando ellos previenen la formación de coágulos de sangre. Los anticoagulantes hacen esto parando la circulación de las proteínas necesarias para coagular, mientras que los antiplatelets paran las plaquetas que adhieren juntos.

Casi todos los pacientes diagnosticados con la fibrilación atrial deben ser comenzados en la anticoagulación oral para prevenir el recorrido. El agregar los aumentos antiplaquetarios el riesgo de extracción de aire y no se recomienda a menos que esté requerido para prevenir trombosis coronaria o periférica de la arteria - por ejemplo en los pacientes que han recibido un stent, tenían un infarto del miocardio, o tienen enfermedad periférica de la arteria.

Este análisis del registro de GARFIELD-AF investigado si agregar un antiplaquetario a la terapia oral de la anticoagulación en ésos sin una indicación sin obstrucción para un antiplaquetario ofrecería una ventaja o un daño total. Excluyeron a los pacientes si habían sido previamente los antiplatelets prescritos, que incluyeron aspirin y los inhibidores del receptor P2Y12.

El estudio alistó a 25.815 pacientes con la fibrilación atrial nuevamente diagnosticada a partir de 1.317 sitios en 35 países. De ésos, 3.133 pacientes eran antiplaquetarios prescrito y la terapia oral del anticoagulante por primera vez y 22.682 eran anticoagulantes orales prescritos solamente.

Los pacientes que recibían los anticoagulantes y los antiplatelets orales tenían una incidencia más alta de la enfermedad de la arteria coronaria, del síndrome coronario agudo, y del recorrido. Sin embargo, 1.743 pacientes (del 56%) prescribieron ambas drogas no tenían enfermedad de la arteria coronaria o enfermedad periférica de la arteria.

Profesor Fox dijo: “Más que la mitad de pacientes prescribieron ambas drogas no tenían la enfermedad de la arteria coronaria o enfermedad periférica de la arteria, sugiriendo que no tenían una indicación sin obstrucción para la terapia antiplaquetaria.”

Siguieron a los pacientes para una condición atmosférica mínima de 12 meses. Comparado a la anticoagulación oral solamente, el tratamiento combinado con la anticoagulación oral y la terapia antiplaquetaria fueron asociados independientemente a riesgos crecientes de extracción de aire importante (índice del peligro [hora] el intervalo de confianza de 1,45, del 95% [ci] 0.94-2.23), de la muerte por todas causas (hora ci 1.05-1.62 de 1,31, del 95%), y del recorrido (hora ci 1.08-2.35 de 1,60, del 95%).

Las asociaciones entre el tipo del tratamiento y los resultados entonces fueron examinadas en pacientes con una indicación para la terapia antiplaquetaria (con enfermedad de la arteria coronaria o enfermedad periférica de la arteria) y ésos fuera (ninguna enfermedad de la arteria coronaria o enfermedad periférica de la arteria). Comparado a la anticoagulación oral solamente, el tratamiento combinado fue asociado independientemente a riesgos crecientes de la muerte por todas causas (hora ci 1.02-1.85 de 1,37, del 95%) y del recorrido (hora ci 1.02-2.65 de 1,65, del 95%) en pacientes sin una indicación para los antiplatelets, pero no era dañino en ésos con una indicación.

Profesor Fox dijo: “Combinó el anticoagulante oral y la terapia antiplaquetaria era dañina en pacientes sin una indicación para los antiplatelets. En ésos con una indicación, no era dañino pero no aparecía ser ninguna ventaja. Los resultados preguntan el uso del tratamiento combinado en cualquier paciente con la fibrilación atrial, pero determinado en ésos sin una indicación para los antiplatelets.”

Profesor Fox observó que las conclusión se aplican solamente a la anticoagulación completa de la dosis. Él agregó: Los “pacientes con la fibrilación atrial con todo ni enfermedad de la arteria coronaria u otras formas de la ateroesclerosis que reciben ambas medicaciones deben consultar a su doctor.”